See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El plan de medicamentos de Medicare ayuda a los pacientes a combatir el cáncer

A pesar de que se temía lo contrario, un estudio halla que amplía el acceso a los medicamentos

MARTES 12 de septiembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Según un informe reciente, el temor a que el nuevo plan de medicamentos de Medicare limitara el acceso a los medicamentos no se ha hecho realidad, por lo menos en lo que se refiere al tratamiento del cáncer.

De hecho, los investigadores descubrieron que Part D ampliaba el acceso a las terapias contra el cáncer y sólo hacían falta copagos de bajo monto.

Cada año, 700,000 beneficiarios de Medicare son diagnosticados con algún tipo de cáncer. En 2004, Medicare invirtió $7.3 mil millones en tratamientos para el cáncer, lo que incluye medicamentos para la quimioterapia. Los investigadores anotaron que, antes de que el plan de medicamentos Part D fuera lanzado este año, Medicare no reembolsaba algunas terapias ambulatorias, incluidos muchos medicamentos orales y autoinyectables.

Para el estudio, publicado en la edición de septiembre y octubre de Health Affairs, los investigadores examinaron los casi 3,000 planes de medicamentos que tienen que ver con Part D y hallaron que los medicamentos que se recetan con mayor frecuencia para el cáncer estaban disponibles y que cuando un medicamento de marca no tenía cobertura, su equivalente genérico sí que la tenía.

"En promedio, el 75 por ciento de los medicamentos para el cáncer tenía cobertura de planes de medicamentos y los medicamentos genéricos tenían cobertura con mayor frecuencia que los medicamentos de marca", aseguró Jennifer Bowman, investigadora líder y directora de Avalere Health, LLC, la empresa consultora que realizó el estudio. "Entre el 98 y el 99 por ciento de los medicamentos genéricos tenía cobertura, mientras que apenas entre el 70 y el 71 por ciento de los de marca la tenía".

La razón por la que los planes son tan inclusivos es que Medicare exigía que todos los planes debían cubrir todos los medicamentos de ciertas clases, como los del cáncer, explicó Bowman. "Nos parece que esa política era importante", agregó.

Además, los copagos eran bajos, sostuvo Bowman. Los copagos para los 20 medicamentos contra el cáncer que con mayor frecuencia se hallaron en los formularios de los planes oscilaban entre $5 y $40. Además, menos del 5 por ciento de los planes tenía cantidades limitadas de suministro de medicamentos que un paciente podía obtener de una sola vez. Ninguno de los planes exigía que los pacientes no obtuvieran un buen resultado con un medicamento para que se les pudiera dar otro.

Sin embargo, cerca del 10 por ciento de los medicamentos para el cáncer, sobre todo los de marca, necesitan una autorización previa de un médico antes de que el farmaceuta pueda surtir la receta. Bowman advirtió que esto podría limitar el acceso de los pacientes a estos medicamentos.

El estudio no trata sobre el acceso a los medicamentos para el cáncer cuando los pacientes caen en el llamado "hueco de la rosquilla", esa brecha en la cobertura de Part D que tiene lugar cuando el consumo de medicamentos del paciente sobrepasa los $2,250 en un año. Luego de ese umbral, los pacientes deberán pagar el costo total de sus medicamentos, además de la prima de su plan, hasta que el total anual de medicamentos alcance $5,100. Esta "brecha" le puede costar a los beneficiarios de Medicare $3,600 en costos para pagar del bolsillo.

"No sabemos si los pacientes dejan de tomar el medicamento durante este periodo, si se pasan a otro medicamento o si suspenden la terapia completa", comentó Bowman.

Un experto considera que este estudio muestra que Medicare Part D está funcionando.

"Esto constituye una excelente noticia para los beneficiarios de Medicare y los beneficios de medicamentos de receta de Medicare Part D", aseguró Mary R. Grealy, presidenta de Medicare Today y del Healthcare Leadership Council, un grupo de presión del sector. "Esto demuestra la importancia de este beneficio para todos los beneficiarios de Medicare que no tenían cobertura para sus recetas, pero sobre todo para los que tienen cáncer.

Antes de que Plan D entrara en vigencia, Medicare sólo ofrecía cobertura para los medicamentos que administrara el médico, por lo que hacía falta acudir a consulta y, por supuesto, no cubría otros medicamentos autoadministrados, anotó Grealy.

"Este estudio recalca la importancia del diseño del programa. Los formularios de un plan deben incluir todos los medicamentos de ciertas clases terapéuticas, como los antineoplásticos [cáncer]", dijo.

Grealy considera que Part D es un ejemplo de una asociación exitosa entre el gobierno y las aseguradoras privadas. "El estudio recalca el valor de hacer que los planes privados de salud participen y compitan en el programa de Medicare para ofrecerle el mejor valor a los beneficiarios de Medicare por medio de buena cobertura y costo eficiente", sostuvo Grealy. "Es una situación en la que todos ganan, el programa de Medicare y los beneficiarios".

Sin embargo, otro experto considera que el estudio no refleja los problemas que encuentran los pacientes que tienen que vadear las complejidades de Part D.

"Por ejemplo, una autorización previa es una barrera enorme para las personas que no son muy sofisticadas o no tienen un defensor experimentado", aseguró Robert M. Hayes, presidente de Medicare Rights Center. "Es virtualmente imposible para la mayoría que tiene Medicare superar las barreras de utilización que imponen los planes".

En un estudio relacionado publicado en el mismo boletín, investigadores de RAND Corporation, una entidad sin fines de lucro, hallaron que incrementar los copagos de los pacientes para medicamentos especializados y costosos no le ahorrará dinero a los planes de salud de las aseguradoras ni de los empleadores.

Los investigadores aseguraron que la estrategia ha funcionado en el pasado con medicamentos de receta menos esenciales. Sin embargo, el nuevo estudio de más de 1 millón de pacientes halló que simplemente buscan maneras de pagar más por medicamentos cruciales para tratar enfermedades graves como el cáncer, la artritis reumatoide, la esclerosis múltiple y la enfermedad renal.

"Lo que sucede con estos medicamentos especializados costosos es que las personas los usarán independientemente del costo porque simplemente no hay más opciones", aseguró en una declaración preparada Dana Goldman, coinvestigadora, presidenta y directora de economía de la salud de RAND. "Teniendo en cuenta el alto costo de estos medicamentos especializados, las aseguradoras tendrían más éxito hallando [otras] maneras de gestionar su uso", dijo.

Más información

Medicare tiene más información sobre planes de salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Jennifer Bowman, director, Avalere Health, LLC, Washington, D.C.; Robert M. Hayes, president, Medicare Rights Center, New York City; Mary R. Grealy, chair, Medicare Today, and president, Healthcare Leadership Council, Washington, D.C.; September/October 2006, Health Affairs; Sept. 12, 2006, news release, RAND Corp.
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined