See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El riesgo de accidente cerebrovascular de los hombres aumenta sustancialmente hacia los 45

Estudio halla que los factores contribuyentes con frecuencia son los que se observan en pacientes mayores

JUEVES, 26 de febrero (HealthDay News/Dr. Tango) -- Las probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular aparentemente aumentan sustancialmente cuando los hombres se acercan a los 45.

Además, un estudio halló que los riesgos relacionados con el accidente cerebrovascular incluso a una edad tan temprana son sorprendentemente similares a los factores de riesgo observados en pacientes de mayor edad.

Los llamados "accidentes cerebrovasculares silenciosos", que no tienen síntomas obvios pero pueden causar daño residual, también son comunes en este grupo de hombres más jóvenes, según informaron los investigadores en la edición del 26 de febrero de la revista Stroke.

"Los factores de riesgo son la mayoría de aquellos en los que comenzamos a pensar sobre las personas de mayor edad, sobre todo el colesterol, aunque también el tabaquismo, la hipertensión y la diabetes. Esto es algo que necesitamos comenzar a contemplar a una edad temprana", señaló el Dr. Michael Palm, profesor asistente de neurociencia y terapéutica experimental y medicina interna del Colegio de medicina del Centro de ciencias de la salud Texas A&M.

"Si esperamos hasta los cincuenta, muchos de estos factores de riesgos estarán bastante bien establecidos y estarán causando problemas", dijo.

Debido a que muchos de estos factores de riesgo se pueden modificar, "existe la necesidad de desarrollar estrategias de prevención primaria agresivas", agregó el Dr. Jukka Putaala, autor líder del nuevo estudio. "El grupo objetivo óptimo para intervenciones de prevención primarias (sobre todo entre los hombres), podría ser de entre 35 y 44 años".

El fenómeno de los accidentes silenciosos en los hombres más jóvenes también debe ser explorado, señaló Putaala, porque ese tipo de accidentes "subclínicos" se relaciona con un mayor riesgo de accidentes posteriores, así como declive cognitivo entre las personas de mayor edad.

Putaala y sus colegas del Hospital de la Universidad Central de Helsinki (Finlandia) evaluaron a más de mil pacientes entre los quince y los 49 que habían sido admitidos al hospital entre 1997 y 2007 con un accidente isquémico, que es causado por la obstrucción de un vaso sanguíneo.

Como se esperaba, la aparición del accidente cerebrovascular aumentó dramáticamente con la edad. Entre los menores de treinta, las mujeres tenían más probabilidades de sufrir un accidente de este tipo, mientras que alrededor de los 44, fueron los hombres.

Los investigadores hallaron que el sesenta por ciento de los pacientes de accidente cerebrovascular tenía hipocolesterolemia, el 44 por ciento fumaba y el 39 por ciento tenía hipertensión.

"Comúnmente se consideraba que la gente que sufría accidentes cerebrovasculares cuando era joven tenía un conjunto de causas distinto que el de las personas que eran mayores", señaló el Dr. Roger Bonomo, director de atención del cuidado accidente cerebrovascular del Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York. "Esto identifica una tendencia hacia [factores de riesgo] de hacerse más como personas de mayor edad para los hombres después de los cuarenta".

Sin embargo, advirtió Bonomo, el nuevo estudio se realizó con una población específica de Finlandia y los hallazgos podrían no aplicar tan de cerca a otros grupos de personas.

Otro estudio en la misma edición de la revista halló que sentirse adormilado durante el día parece incrementar el riesgo de morir de enfermedad cardiovascular entre las personas sanas de mayor edad.

Entre el diez y el treinta por ciento de los adultos mayores informan sobre somnolencia nocturna, según investigadores franceses que realizaron el estudio.

Entre un grupo de más de 9,000 personas a partir de los 65, la somnolencia diurna excesiva (SDE) se relacionó con un aumento de 33 por ciento en el riesgo de muerte. Tanto los roncadores ruidosos como los no roncadores que tenían SDE estaban en mayor riesgo de muerte. No hubo relación entre la somnolencia diurna excesiva y morir de cáncer.

"Esto es importante porque me parece que el médico general no siempre tiene en cuenta la SDE", señaló el Dr. John P. Erwin III, profesor asistente de medicina interna del Colegio de medicina del Centro de ciencias de la salud Texas A&M y cardiólogo del Hospital Scott & White.

"Nos enseñan en la facultad que la necesidad de sueño se reduce con la edad. Lo que la ciencia ha hallado en los últimos años nos aleja de eso y vemos bastantes pacientes que se quejan de eso en consulta. Esto probablemente subraya la necesidad de ser más agresivo en remitir a los pacientes a las clínicas de sueño", dijo.

La posibilidad de que la somnolencia sea una indicación de depresión también debe ser explorada, señaló Erwin, porque la depresión se relaciona con un mayor riesgo de enfermedad cardiaca.

Más información

Para más información, visite la National Stroke Association.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Jukka Putaala, M.D., stroke neurologist, Helsinki University Central Hospital, Finland; John Erwin III, M.D., associate professor of internal medicine, Texas A&M Health Science Center College of Medicine, and senior staff cardiologist, Scott & White Hospital, Temple; Roger Bonomo, M.D., director, stroke care, Lenox Hill Hospital, New York City; Michael Palm, M.D., assistant professor of neuroscience and experimental therapeutics and internal medicine, Texas A&M Health Science Center College of Medicine, and director, Parkinson's Program and Headache Program, Texas Brain and Spine Institute, Bryan, Texas; Feb. 26, 2009, Stroke
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined