En algunos supervivientes, los síntomas del polio se repiten

El síndrome pospolio puede atacar muchos años después del ataque inicial

LUNES 10 de mayo (HealthDayNews) -- Cuando Robert "Zig" Burns tenía 12 años, le dio un ataque de polio y le dijeron que jamás volvería a caminar.

Pero se obligó a sí mismo a pasar de un pulmón artificial a muletas a un bastón, y luego, dos años después, a un campo de fútbol y una cancha de tenis.

Ahora, 52 años más tarde, Burns vuelve a usar soportes.

En el pasado, la vida era increíblemente cruel para el estimado de 1.6 millones de personas que habían sobrevivido el polio, que todavía viven en los Estados Unidos hoy en día, y para 20 millones de supervivientes en todo el mundo. Ahora, la vida está nuevamente regalándoles una marca especial de sufrimiento a los que no recibieron dosis de la vacuna de Jonas Salk contra el polio cuando el virus se convirtió en una epidemia en los 1950s.

Burns es uno de estos desafortunados. Actualmente, sufre de síndrome pospolio, una colección de síntomas que son un lamentable recuerdo de la enfermedad original.

Burns contrajo polio por primera vez en el verano de 1952, cuando tenía 12 años de edad y estaba pasando su primer verano en una casa de playa en la costa de New Hampshire. Su padre, uno de los millones de padres que vivían en terror mortal del polio, había comprado la cabaña frente al mar para que la familia no tuviera que nadar en las piscinas o lagos, que eran reservas comunes del virus.

Sin embargo, para el final de julio, Burns recuerda que se estaba sintiendo letárgico y se quedaba en la casa todo el día, lo cual era poco característico en él.

"Solía jugar fútbol del amanecer al anochecer", dijo. Sus padres se sintieron tan preocupados que lo llevaron a su casa en Lowell, Massachussets. El dolor en sus piernas lo mantuvo despierto toda la noche.

"El único alivio era caminar todo el tiempo", dijo respecto a una noche en especial. "Finalmente, casi al amanecer, me fui a la cama. Cuando quise pararme para ir al baño, me caí en mi propia cara. Estaba paralizado".

Burns fue llevado inmediatamente al Hospital de Niños de Boston, donde se quedaría más de dos meses, y empezó su batalla por recuperarse.

Actualmente, su más reciente batalla con el pospolio ha durado una década.

Sus problemas comenzaron hace 10 años, luego de un grave accidente automovilístico. Tenía problemas persistentes con su espalda, y había comenzado a caerse nuevamente. Nadie sabía qué estaba pasando, y el mismo Burns creía que los problemas no tenían nada que ver con el polio, hasta que leyó Post-Polio Syndrome: A Guide for Polio Survivors and Their Families (Síndrome pospolio: una guía para los supervivientes de polio y sus familias), de la Dra. Julie Silver, hace apenas un año.

"Pensé, 'Dios mío, está escribiendo sobre mí'", recuerda el banquero de 64 años.

El síndrome pospolio "no es una reaparición de polio, aunque incluye algunos síntomas similares a los experimentados por las personas con polio, como fatiga, dolor muscular y en las articulaciones, que gradualmente empeoran", explicó Christopher P. Howson, vicepresidente de programas globales de Marcha de la moneda en White Plains, N.Y. La organización fue conocida primero como la National Infantile Paralysis Foundation cuando patrocinó los ensayos de la vacuna de Salk hace medio siglo.

Otros síntomas del síndrome pueden incluir dificultades para dormir, tragar y respirar, pero diferentes personas experimentan el síndrome de manera diferente, lo que hace que sea muy difícil de reconocer.

Hasta un 40 por ciento de los supervivientes de polio pueden sufrir del síndrome, el cual fue descrito por profesionales médicos a principios de los 80 por primera vez. Pero los médicos, muchos de los cuales se hicieron mayores de edad cuando los estragos del polio sólo eran una memoria distante, muchas veces les dicen a sus pacientes que están simplemente envejeciendo.

Se sabe poco acerca de las causas del síndrome pospolio, o por qué algunas personas son más susceptibles que otras.

El polio causa que las neuronas motoras (las células nerviosas en la médula espinal que controlan los músculos) mueran. Sin embargo, algunas de estas células logran sobrevivir, y luego del ataque inicial, envían nuevas conexiones nerviosas para compensar la pérdida.

Algunos expertos especulan que el síndrome pospolio "puede ser resultado, al menos parcialmente, de estrés en las neuronas motoras supervivientes. Algunas investigaciones sugieren que podría deberse parcialmente al envejecimiento", apuntó Howson. "Después de los 60, la mayoría de personas comienzan a perder neuronas motoras en la médula espinal. Las personas que no han perdido neuronas motoras por el polio pueden perder un número considerable antes de experimentar debilidad, pero los supervivientes de polio no tienen esa salvaguardia, lo que acelera el envejecimiento".

"El síndrome post-polio tiende a afectar más severamente a las personas que se rehabilitaron más activamente", añadió.

No hay cura para esta afección. Los tratamientos incluyen asegurar que la personas descansen lo suficiente, que no usen ni esfuercen excesivamente sus músculos, y que reorganicen sus vidas para que sean tan libres de estrés como sea posible.

"No hay ningún medicamento específico que pueda hacer que el síndrome desaparezca, pero hay mucha ayuda disponible para las personas con síndrome post-polio, incluyendo integrarse al programa de ejercicios correcto, y medicamentos para el dolor y el control de peso", dijo Silver, que es directora del International Rehabilitation Center for Polio en Spaulding Rehabilitation de Framingham, Massachussets, y profesora asistente de medicina física y rehabilitación en la Facultad de Medicina de Harvard.

"En general, [el síndrome pospolio] es lentamente progresivo pero, con el tratamiento apropiado, se puede lograr una gran diferencia en cómo funciona una persona y tal vez en qué tan rápidamente progrese", añadió.

Burns, quien ya tiene 8 nietos, ha tenido que volver a manejar síntomas que creía que habían desaparecido hacia tiempo.

Usa soportes en ambas piernas, y ha hecho modificaciones en su casa de Dracut, Massachussets. Instaló agarraderas en la tina que le permiten entrar y salir más fácilmente. Los pisos de madera en el primer piso de la casa hacen que sea más fácil que se arrastre o deslice de un mueble al otro (usualmente al final del día, cuando se ha quitado sus soportes). El segundo piso está alfombrado, lo que ha causado que se caiga en numerosas ocasiones. "Eso me asusta un poco", dijo.

Más Información

Encuentre recursos sobre el síndrome pospolio en International Rehabilitation Center for Polio y Pospolio Health International.

FUENTES: Robert "Zig" Burns, banker, Dracut, Mass.; Christopher P. Howson, Ph.D., vice president, global programs, March of Dimes, White Plains, N.Y.; Julie Silver, M.D., assistant professor, physical medicine and rehabilitation, Harvard Medical School, Boston, director, International Rehabilitation Center for Polio at Spaulding Rehabilitation Medicine, Framingham, Mass., and author, Post-Polio Syndrome: A Guide for Polio Survivors and Their Families; photo courtesy of International Rehabilitation Center for Polio (IRCP) at Spaulding Rehabilitation Medicine, Framingham, Mass.
Consumer News in Spanish