Estudio cuestiona programas de aseguramiento de calidad de Medicare

El dinero pagado a grupos asesores de hospitales podría no estar dando resultado

MARTES 14 de junio (HealthDay News/HispaniCare) -- Los hospitales vinculados a organizaciones de mejoramiento de calidad (QIO, por sus siglas en inglés), programas financiados por Medicare para supervisar y ayudar a mejorar la atención médica, no mejoraron su rendimiento más que los hospitales que no participaron en este esfuerzo, reportan los investigadores.

"Hallamos que la calidad está mejorando en los hospitales independientemente de la implicación de las QIO", afirmó la investigadora principal Claire Snyder, de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Johns Hopkins.

"Medicare está invirtiendo $200 millones anualmente, y creemos que es importante que esto produzca algún valor", agregó.

Los hallazgos aparecen en la edición del 15 de junio del Journal of the American Medical Association.

Desde sus inicios en 1965, Medicare se ha preocupado de que los beneficiarios reciban un cuidado médico apropiado y eficaz. Para asegurar la calidad, la agencia ahora contrata las QIO para trabajar con los hospitales en la mejora del rendimiento, entre otras cosas, mediante el ofrecimiento de materiales educativos y el uso de recopilación de datos y retroalimentación para hacer un seguimiento del rendimiento a través de indicadores de calidad. Las QIO también asisten a los hospitales en la implementación de cambios claves en el sistema.

Para evaluar qué tan exitosas han sido las QIO, Claire Snyder y el coinvestigador Gerard Anderson analizaron datos de cuatro QIO que trabajan para mejorar la calidad del cuidado en cinco estados (Maryland, Nevada, Nueva York, Utah y Washington) y el Distrito de Columbia.

En su estudio, Snyder y Anderson analizaron los datos de registros médicos de más de 40,000 beneficiarios de Medicare diagnosticados con uno de cinco problemas clínicos: fibrilación auricular (un tipo de ritmo cardiaco irregular), ataque cardiaco, insuficiencia cardiaca, neumonía y apoplejía. Estudiaron 15 indicadores de calidad asociados con resultados mejorados en la prevención o el tratamiento de esos problemas, a partir de 1998 y de nuevo de 2000 a 2001.

Los investigadores hallaron poca correlación entre la mejora del hospital y el hecho de que un hospital estuviera participando o no con una QIO.

"Al inicio, hubo diferencias estadísticamente significativas entre los hospitales participantes y los no participantes en cinco de los 15 indicadores de calidad, siendo el rendimiento de los hospitales participantes mejor en tres de cinco", escribieron Snyder y Anderson.

Sin embargo, de 2000 a 2001 esa diferencia estadística casi desapareció, ya que no se notaron diferencias en 14 de los 15 indicadores de calidad. La única excepción fue que los hospitales participantes mejoraron más en el indicador de inmunización de la neumonía en comparación con los no participantes, hallaron los investigadores.

Snyder destacó que muchas organizaciones y hospitales están trabajando por sí mismos en mejorar la calidad de la atención, aunque no están aprovechando los servicios de las QIO. "Existe un clima de mejora de la calidad", apuntó.

El Institute of Medicine está evaluando actualmente el programa de QIO, agregó Snyder. "Esperamos que este estudio ayude a informar sus deliberaciones", aseguró. "Basándonos en estos hallazgos, se necesita evaluar más los programas de las QIO, y potencialmente, se requerirá algún replanteamiento".

La American Health Quality Association (AHQA), que representa a las QIO, no está de acuerdo con estos hallazgos.

"Ella tuvo una buena idea", señaló David Schulke, vicepresidente ejecutivo de la AHQA. "Pero los sistemas de datos que tuvieron lugar durante ese tiempo no le permitieron hacer las cosas que ahora podemos hacer".

Debido a esto, Schulke considera que el estudio estuvo analizando datos incompletos lo que desvirtuó los hallazgos, por lo que no son representativos del cuadro actual de las QIO. "Tendremos más datos disponibles posteriormente este año de los Centros para Servicios de Medicare y Medicaid que resolverán esos problemas, y ofrecerán a las personas una mayor comprensión de lo que está sucediendo", declaró.

Schulke cree que los hospitales que trabajan con las QIO funcionan mejor que los hospitales que no lo hacen. Pero las instituciones no tienen que usar una QIO para ofrecer una atención de calidad, anotó. "Ciertamente habrá hospitales que no necesiten el apoyo de una QIO. Y realizan un trabajo maravilloso", señaló.

"El programa de QIO ha sido exitoso", sostuvo Schulke. "Ha ayudado a los hospitales". Schulke considera que gastar $200 millones cada año es un dinero bien invertido. "Es una cantidad pequeña de dinero", destacó. "El presupuesto para QIO equivale a menos del 1 por ciento de los gastos de Medicare, así que se trata de una pequeña gota en un mar muy grande".

Más información

Para más información sobre Medicare, visite el Center for Medicare & Medicaid Services.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Claire Snyder, Ph.D., Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, Baltimore; David Schulke, executive vice president, American Health Quality Association, Washington, D.C.; June 15, 2005, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish