Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

¿El alcohol evita la demencia?

De uno a seis tragos a la semana puede evitar el deterioro cognitivo

Martes, 18 de marzo (HealthDayNews) -- Personas mayores quienes ingieren de uno a seis bebidas alcohólicas a la semana tienen menor riesgo de demencia que los que son completamente abstemios.

Esa es la sorprendente conclusión de una nueva investigación en la edición del 19 de marzo de la "Journal of American Medical Association".

Aunque ha habido varios estudios sobre el alcohol y el funcionamiento cognitivo, los resultados han sido mixtos, indicó el autor de un nuevo estudio, indicó el doctor Kenneth J. Mukamal, un internista en el Centro Médico Beth Israel Deaconess en Boston.

En los pasados tres a cuatro años, sin embargo, mayores estudios han estado sugiriendo que los tomadores moderados parecen tener un menor riesgo de demencia, añadió.

El actual estudio resulta ser el más extenso que examina este tema en detalle, indicó Mukamal, y también incluye evaluaciones repetidas de cuántas personas estuvieron bebiendo antes de enlistarse en el estudio.

Mukamal y sus colegas evaluaron a 373 personas con un comienzo reciente de demencia y a 373 controles quienes estaban entre los 5,888 participantes en el Estudio de Salud Cardiovascular. Todos los participantes tenían 65 años o más.

Quienes consumieron de uno a seis tragos a la semana tuvieron las probabilidades más bajas de desarrollar demencia un riesgo 54 por ciento menor que quienes eran abstemios. Quienes habían tomado de cero a un trago a la semana tuvieron un riesgo 35 por ciento menor; quienes consumieron de siete a 13 bebidas alcohólicas a la semana tuvieron un 31 por ciento menor de riesgo; y quienes consumieron 14 a 21 bebidas a la semana, un riesgo 22 por ciento mayor.

La asociación entre tomar con moderación y la demencia era similar para los hombres y las mujeres, pero los riesgos de tomar en grandes cantidades parece ser más aparente entre los hombres, indicó Mukamal.

"Tal vez los hombres tomadores fuertes de licor lo hacen de una forma mayor que las tomadoras fuertes", especuló. "También puede haber algún asunto de contexto. Los tomadores fuertes varones pudieran estar bebiendo grandes cantidades de alcohol solos. Las mujeres quienes toman dicha cantidad pudieran estar haciendo esto de una forma más social y puede haber una idea de que los contactos sociales pueden evitar la demencia".

Los mecanismos biológicos exactos todavía no están claros, aunque existe especulación. Estudios previos han demostrado que los tomadores moderados y leves tuvieron menos lesiones en la materia blanca, lo que los científicos piensan podrían estar vinculadas con bloqueos de los vasos sanguíneos. Tales bloqueos están implicados en ataques cardiacos y en la demencia.

"Muy similar a cómo el consumo de alcohol evita los ataques cardiacos al prevenir bloqueos en los vasos sanguíneos, lo mismo podría estar ocurriendo con la demencia", expuso Mukamal. "Al preservar el flujo sanguíneo al cerebro, podemos evitar la demencia".

Los resultados no están convenciendo a todos los expertos.

"Es muy difícil concluir que el alcohol tiene un impacto en nuestro riesgo de demencia", dijo el doctor Antonio Convit, un profesor asociado de psiquiatría y director médico del Centro para la Salud Cerebral en la Escuela de Medicina de New York University de la ciudad de Nueva York. "Mientras más sabemos, más nos percatamos de que estos estudios no están señalando a la misma dirección".

En particular, Convit señaló al afamado Estudio Rótterdam, que encontró que uno de dos tragos por día fue la cantidad más beneficiosa pero sólo para los hombres. El nuevo estudio encontró que estos niveles en realidad aumentaron el riesgo de demencia.

Parte de la discrepancia se pudiera explicar mediante el hecho de que la población de Rotterdam era más joven (los participantes tenían 55 años o más), indicó Mukamal.

Aún así, Convit no está planeando revisar por ahora lo que dice a sus pacientes.

"Debido a los conocidos riesgos cardiovasculares, yo les diría que moderar el consumo de alcohol un trago al día ciertamente no parece causar ningún daño", comentó. "Pero en cuanto a la demencia, no existe beneficio alguno que pueda ver por medio de estos estudios".

Mukamal concuerda con esa recomendación. "Para las personas en este grupo de edades, el alcohol interactúa con muchos medicamentos", sostuvo. "No es algo simple hacer alguna clase de recomendación, pero para las personas que están ingiriendo más de uno a seis tragos a la semana, esto podría ser una razón para reducir esa cantidad. La guía actual indica que no más de una al día para las personas mayores, y esto se ajusta adecuadamente con esto".

La enfermedad de Alzheimer, que es una forma de demencia, afecta actualmente a 4 millones de personas en los Estados Unidos, con 360,000 nuevos casos diagnosticados cada año. El número total de personas con demencia en mucho mayor.

Más información

Para más sobre la enfermedad de Alzheimer, visita la Asociación de Azlheimer.

La Asociación Psicológica Americana tiene información de los cambios cognitivos relacionados con la edad.

Fuentes: Kenneth J. Mukamal, M.D., M.P.H., internista, Centro Médico Beth Israel Deaconess, Boston; Antonio Convit, M.D., profesor asociado, psiquiatría y director médico, Centro para la Salud Cerebral, Escuela de Medicina de New York University, ciudad de Nueva York; 19 de marzo de 2003, "Journal of the American Medical Association"
Consumer News in Spanish