LUNES 23 de mayo (HealthDay News/HispaniCare) -- Generalmente, el colesterol alto es considerado como un factor de riesgo para la demencia, aunque los estudios que han examinado esa relación han producido resultados contradictorios.

Ahora, un nuevo estudio que aparece en la edición del 24 de mayo del boletín Neurology sugiere que los niveles altos de colesterol podrían reducir el riesgo de demencia en la vejez.

Una explicación posible es que el colesterol alto cumple una función protectora contra la demencia en las personas mayores, especularon los autores estadounidenses y suecos del estudio. Otra alternativa es que los niveles altos de esta pegajosa sustancia en el cuerpo podrían ser un marcador de personas mayores que son más robustas y de alguna manera menos vulnerables a los efectos adversos del colesterol, afirman.

"Estos hallazgos generan más preguntas que respuestas", concedió Michelle M. Mielke, investigadora del Centro del Envejecimiento y la Salud de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Johns Hopkins, una de las autoras del estudio. "Por tanto", apuntó, "recomendamos enérgicamente a los consumidores que no realicen cambios en sus dietas o medicamentos sin consultar primero con sus médicos".

Rachel Whitmer, una científica investigadora del Kaiser Permanente de California del Norte, quien se especializa en el envejecimiento cognitivo, estuvo de acuerdo. El nuevo estudio "no contestó preguntas que aún permanecen sobre la mesa, pero hizo surgir nuevas preguntas emocionantes". El estudio es único porque se tomaron varias medidas del colesterol durante la vejez, no simplemente en un sólo momento, anotó.

"Este estudio es otro ejemplo de la importancia del tiempo en cuanto a cuándo se mide un factor de riesgo, y la necesidad de considerar factores de riesgo para la demencia durante el curso completo de la vida", señaló Whitmer.

Mielke dijo que se necesita más investigación porque el estudio genera preguntas con importantes implicaciones.

"Por un lado, encontrar que el colesterol alto protege a las personas mayores contra la demencia sería un gran paso hacia adelante para encontrar maneras de prevenir o retrasar el inicio de la enfermedad, además de identificar nuevos mecanismos potenciales subyacentes a la patología", anotó. "Por otro lado, si el colesterol alto es un marcador de robustez en la vejez. Este hallazgo podría también ser importante porque nos ayudaría a identificar qué hace que estos individuos sean invulnerables al desarrollo de la demencia y otras enfermedades".

Aunque las personas piensan que el colesterol es algo malo para uno, es esencial para muchas funciones fisiológicas, incluido el mantenimiento de las membranas celulares y la función cerebral apropiada. Casi todo el mundo produce suficiente colesterol para satisfacer esas necesidades, de manera que no necesitan añadir más a sus dietas. Sin embargo, de acuerdo con Mielke, los procesos metabólicos apropiados son diferentes en las personas mayores. Estudios sugieren que el colesterol bajo podría ser dañino para las células envejecientes.

Para comprender la relación entre el colesterol y la demencia, los autores analizaron datos de 392 hombres y mujeres, todos mayores de 70 años de edad, residentes de Goteborg, Suecia. Al inicio de la investigación y en visitas de seguimiento durante un periodo de 18 años, los participantes recibieron una serie de evaluaciones, incluido un examen físico, un electrocardiograma, una batería de pruebas sanguíneas y un examen neuropsiquiátrico. A los 85 y 88 años de edad, las pruebas también incluyeron una entrevista y un escanograma por TC.

A los participantes que murieron o que no participaron en los exámenes de seguimiento se les hizo seguimiento a través de registros sanitarios, el sistema hospitalario del país o certificados de defunción. De esta manera, los autores pudieron obtener datos de todos los individuos del estudio.

De los 392 participantes originales, 10 tenían demencia en la evaluación inicial y fueron excluidos del estudio. De los restantes 382 participantes, 93 desarrollaron demencia posteriormente.

El estudio encontró que los niveles altos totales de colesterol a los 70 y 75 años de edad estaban asociados con un riesgo reducido de demencia a los 75 y 79. Los niveles más altos a los 70, 75 y 79 se asociaron con un riesgo reducido entre los 79 y 88 años de edad.

La relación entre el colesterol y la demencia podría variar considerablemente dependiendo de cuándo fue medido durante la vida de la persona o durante el curso de la enfermedad, anotaron los autores.

"Se hace cada vez más aparente que no podemos confiar en respuestas simples. Por ejemplo, que el colesterol alto siempre sea malo para uno y que el colesterol bajo siempre sea bueno", apuntó Mielke. "Podría depender de cuándo una persona tenga el colesterol alto".

En un estudio separado en el mismo boletín, investigadores israelíes encontraron una relación entre la historia familiar de demencia y alucinaciones y la enfermedad de Parkinson. Los investigadores usaron cuestionarios para determinar la presencia de alucinaciones, algo común en los pacientes que están siendo tratados por la dolencia neurológica. Se utilizaron registros médicos y entrevistas para determinar la historia familiar de Parkinson y demencia.

Las alucinaciones ocurrieron en 32 por ciento de los 276 pacientes del estudio. "Aún no está claro si las alucinaciones están relacionadas con predisposiciones genéticas o comparten factores de riesgo comunes asociados con la demencia", anotaron los autores.

Más información

La American Academy of Family Physicians puede darle más información sobre las señales comunes de la demencia.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ