La atención de la salud no está comprometida por varias afecciones

Estudio halla que la atención podría hasta mejorar ligeramente con cada problema médico adicional

MIÉRCOLES 13 de junio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Tener varias afecciones crónicas de salud no reducirá la calidad de la atención que usted reciba. De hecho, un estudio reciente concluye que tener más de un problema crónico parece mejorar ligeramente la atención.

Con cada enfermedad crónica adicional, los investigadores hallaron que la calidad de la atención de la salud mejoró otro 2 por ciento.

"Se ha supuesto que, a medida que los pacientes se vuelven más complejos, el sistema de atención de la salud tiene problemas para manejarlos y que no hay suficiente tiempo. Aquí el hallazgo sorprendente fue que la calidad de la atención no se redujo", según el Dr. Paul Sekelle, médico de planta del Sistema de salud de VA del área metropolitana de Los Ángeles e investigador sobre salud de RAND Corporation en Santa Mónica, California.

Los hallazgos aparecen publicados en la edición del 14 de junio del New England Journal of Medicine.

El 65 por ciento de las personas que están en Medicare tienen más de una afección crónica y el 32 por ciento tiene al menos cuatro, según el estudio.

Shekelle y sus colegas examinaron tres grupos diferentes de más de 7,500 adultos para evaluar la calidad de la atención de la salud utilizando elementos de "proceso" en lugar de resultados.

Los elementos de proceso son elementos esperados de la atención estándar. Algunos ejemplos serían: ¿Recibió el paciente la vacuna contra la gripe? Si es hipertenso, ¿se abordaron otros factores de riesgo de la enfermedad cardiaca? ¿Se le dijo a las mujeres que se hicieran mamografías si eran de cierta edad? ¿Recibieron los fumadores que tenían enfermedad cardiaca asesoría para dejar de fumar?

El estudio halló que, entre más problemas tuviera una persona, más probable sería que recibiera la atención de salud recomendada. Entre las afecciones crónicas comunes examinadas se encontraban diabetes, insuficiencia cardiaca, depresión, hipertensión y enfermedad cardiaca.

"La calidad de la atención, medida según si a los pacientes se les ofrecieron los servicios recomendados, aumenta de manera directamente proporcional con la cantidad de afecciones crónicas del paciente", escribieron los autores del estudio.

"Hallamos que esto sucede en los tres conjuntos de datos, por lo que probablemente sea un fenómeno real", aseguró Shekelle.

Hay varias razones por las que las personas que tienen afecciones criónicas podrían recibir mejor atención, explicó Shekelle. Una es que simplemente podrían tener más oportunidades de obtener los procedimientos necesarios porque acuden más frecuentemente al consultorio de su médico. Otra posibilidad es que las personas que tienen afecciones crónicas también podrían estar recibiendo atención de un especialista.

Sin embargo, no todos están convencidos de que los criterios del estudio sean la mejor manera de medir la calidad de la atención de la salud.

"Este es un estudio interesante, pero no deberían mirarse únicamente los indicadores de proceso sino también los resultados, como la mortalidad, la readmisión hospitalaria y la calidad de vida", aseguró el Dr. Louis Teichholz, director de la división de cardiología del Centro Médico de la Universidad de Hackensack en Nueva Jersey.

Además, agregó, una diferencia del 2 por ciento podría ser estadísticamente significativa, pero es el impacto clínico lo que realmente cuenta. "Clínicamente, si se ha ganado 2 por ciento o no, ¿qué diferencia hace a la larga?", se preguntó.

Un hallazgo potencialmente más importante de este estudio, según Teichholz, es qué tan lejos necesita ir el sistema de atención de la salud para llegar a reunir estos indicadores de proceso.

En una escala de cero a cien, los tres conjuntos de datos alcanzaron entre 50 y 60 o entre 60 y 70, lo que, según Teichholz, significa que "en general, no nos está yendo muy bien con esas medidas".

Agregó que el estudio señaló que la "calidad es una batalla sin fin y necesitamos continuar mejorando".

Shekelle estuvo de acuerdo. "Todavía nos queda mucho camino por recorrer para poner el sistema de atención de la salud en un punto en que le estemos dando a los pacientes siempre la atención que necesitan", dijo.

Tanto Teichholz como Shekelle aseguraron que la gente mejora su propia atención enterándose acerca de las afecciones que tengan y de los objetivos de tratamiento.

"EL paciente es un asociado y necesita saber y estar mejor educado. Si un paciente aprende más y cumple con los medicamentos y visitas de seguimiento, la calidad de la atención mejorará", aseguró Teichholz.

Más información

Para saber más acerca de cómo elegir un médico, visite el U.S. National Institute on Aging.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Paul Shekelle, M.D., Ph.D., staff physician, Greater Los Angeles VA Healthcare System, and health researcher, RAND Coporation, Santa Monica, Calif.; Louis Teichholz, M.D., division director of cardiology, and medical director of cardiac services, Hackensack University Medical Center, N.J.; June 14, 2007, New England Journal of Medicine
Consumer News in Spanish