See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La mayoría de estadounidenses de edad avanzada vive más tiempo y mejor

Sin embargo, un informe encuentra que los problemas aún persisten y que existen disparidades entre razas

JUEVES 27 de marzo (HealthDay News/Dr. Tango) -- Los estadounidenses mayores viven más tiempo y disfrutan de un mejor estado de salud y seguridad financiera, de acuerdo con un informe reciente.

No obstante, aún siguen existiendo disparidades entre grupos raciales y étnicos.

En 2006, se calcula que unos 37 millones de estadounidenses tenían 65 años o más, lo que equivale al dos por ciento de la población. Para 2030, se calcula que habrán 71.5 millones de personas de 65 años o más, casi el 20 por ciento de la población de acuerdo con el informe, Older Americans 2008: Key Indicators of Well-Being (Adultos mayores estadounidenses en 2008: indicadores claves del bienestar).

"Este informe llega en un momento crítico", dijo el jueves en una declaración preparada el director del National Center for Health Statistics, Edward Sondik. "A medida que envejece la generación nacida después de la Segunda Guerra Mundial y la población de adultos mayores de EE.UU. siga creciendo y sea cada vez más diversa, los líderes comunitarios, los que crean políticas y los investigadores tienen una necesidad aún mayor de datos fiables para entender en qué punto se encuentran los adultos mayores estadounidenses de hoy y qué podrían enfrentar en el futuro".

El informe examinó cinco áreas amplias del bienestar: economía, estado de salud, riesgos y comportamientos de salud, y atención de la salud.

Aunque la esperanza de vida de los estadounidenses de 65 años sigue aumentando, es más baja que en otros países como Canadá, Francia, Japón y Suecia. Por ejemplo, las mujeres japonesas de 65 años viven 3.2 años más que las mujeres de Estados Unidos. Entre los hombres, la diferencia es de 1.2 años, de acuerdo con el informe.

En términos del estado de salud general, indicadores claves como las tasas de tabaquismo, las tasas de vacunación contra la gripe y la neumonía y la exploración del cáncer de mama han mejorado, pero se han estancado en los últimos años.

En cuanto a las enfermedades crónicas, las mujeres reportaron mayores niveles de artritis en comparación con los hombres. Los hombres informaron tener niveles más altos de enfermedad cardiaca y cáncer. Entre los estadounidenses de origen africano, hubo mayores niveles de hipertensión y diabetes en comparación con los blancos. Los hispanos reportaron mayores niveles de diabetes que los blancos no hispanos.

El número de personas obesas de 65 años en adelante pasó de 22 por ciento en el periodo de 1988-1994 a 31 por ciento en el periodo 2000-2006. Al mismo tiempo, no hubo cambios significativos en el número de adultos mayores que hacían actividad física. De hecho, la mayoría de los días los estadounidenses de 65 años o más informaron que pasaban la mitad de su tiempo frente a la televisión. Sin embargo, las personas de 75 años o más, invertían más tiempo en la lectura, la relajación y la reflexión, en comparación con las personas de 55 a 64 años.

Además, a medida que la gente envejecía, invertía menos tiempo en visitar a los amigos o asistir a funciones sociales. El nivel de socialización pasó de 13 por ciento para las personas de 55 a 64 años a 10 por ciento para los de 75 años en adelante. Y el tiempo dedicado a los deportes, ejercicio, recreación y viajes también se redujo con la edad, de acuerdo con el informe.

La capacidad de los adultos mayores para obtener, procesar y entender información o servicios de salud, algo que se conoce como educación en salud, disminuye con la edad. El 39 por ciento de las personas de 75 años o más tenía una educación en salud por debajo de lo básico, en comparación con el 23 por ciento de las personas de 65 a 74 años y el 13 por ciento de las personas de 50 a 64 años.

Los crecientes costos de la atención de la salud, sobre todo de los medicamentos recetaos, también afectan a los estadounidenses mayores: De 1992 a 2004, los costos aumentaron de $8,644 a $13,052. En 2004, los medicamentos de venta bajo receta conformaron el 61 por ciento los costos de salud individuales de los estadounidenses mayores, halló el informe.

Se espera que estos costos sean mitigados por el plan de cobertura de medicamentos recetados Medicare Parte D. Entre 2006 y 2007, el número de personas inscritas en el programa pasó de 18.2 millones a 19.7 millones, de acuerdo con el informe.

A pesar de los crecientes costos, muchos estadounidenses mayores tienen más estabilidad económica. De 1974 a 2006, el número de estadounidenses mayores que vivía por debajo del nivel de la pobreza pasó de 15 a 9 por ciento. Además, el número de estadounidenses mayores con altos ingresos pasó de 18 a 29 por ciento.

Sin embargo, aún hay disparidades raciales. El patrimonio neto de los blancos de 65 años en adelante es seis veces más alto que el de los estadounidenses mayores de origen africano. Y cada vez más estadounidenses mayores, sobre todo mujeres, siguen trabajando después de los 55 años.

El informe fue elaborado por el Federal Interagency Forum on Aging-Related Statistics (Foro federal interagencial de estadísticas relacionados al envejecimiento), que representa a las quince agencias responsables de recopilar datos sobre envejecimiento. El último informe se publicó en 2006.

Un experto cree que la falta de actividad física y de actividad social son los dos factores más importantes que afectan la salud de los estadounidenses de edad avanzada.

"Es triste cuando se piensa en todo el dinero y el esfuerzo que se ha invertido para concienciar sobre actividad física, pero la cantidad real no ha aumentado en los últimos diez años", dijo Colin Milner, director ejecutivo del International Council on Active Aging. "Esto indica que estamos haciendo algo mal".

Milner cree que son necesarios nuevos medios para hacer que la gente sea más activa. La gente no se da cuenta de que un poco de actividad física puede tener un gran impacto sobre su salud, dijo.

"La gente ve la actividad física y piensa: 'Olvídalo. No puedo hacerlo, soy demasiado viejo'", señaló Milner. "Podemos ahorrar cerca de $77 mil millones en costos de salud si hacemos más actividad física", destacó.

Milner señaló que también le preocupa que la gente mayor pase demasiado tiempo frente a la televisión y de que se aísle socialmente.

"¿Cuánto tiempo pasará antes de que desterremos la socialización de nuestro estilo de vida?", planteó Milner. "Para 2020, la depresión será la segunda causa principal de muerte prematura de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud. Y ahora la gente sigue apartando la vida social de su estilo de vida".

Más información

Para ver el informe completo, visite el U.S. Federal Interagency Forum on Aging-Related Statistics.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES Colin Milner, chief executive officer, International Council on Active Aging, Vancouver, British Columbia, Canada; March 27, 2008, report, Older Americans 2008: Key Indicators of Well-Being, Federal Interagency Forum on Aging-Related Statistics
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined