La primera colonoscopia es clave en la detección del cáncer

Un estudio halla que es mucho más valiosa que las exploraciones de seguimiento

MARTES 16 de octubre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un estudio reciente sugiere que la primera colonoscopia para extirpar los pólipos precancerosos desempeña un mayor papel en la reducción del riesgo de muerte por cáncer de colon que las exploraciones de seguimiento que se hacen años más tarde.

Los investigadores encontraron que los pacientes que prescinden de las colonoscopias de seguimiento en la década posterior al procedimiento inicial aún aprovechan los beneficios obtenidos en la primera extirpación de los pólipos, conocida como polipectomía.

Las colonoscopias que se hacen después de la polipectomía, sin embargo, adquieren más importancia en la protección contra la muerte por cáncer de colon en la segunda década siguiente a la primera colonoscopia, señalaron los autores del estudio.

"La colonoscopia inicial tiene un gran impacto, un efecto enorme, en la reducción de las muertes por cáncer de colon", dijo la autora principal del estudio Ann G. Zauber, bioestadista asistente adjunta del departamento de epidemiología y bioestadísticas del Centro oncológico Memorial Sloan-Kettering de la ciudad de Nueva York.

"El riesgo de muerte por cáncer de colon descendió un 90 por ciento tras la colonoscopia inicial", apuntó. "Y en los primeros 10 años, el 90 por ciento de esa reducción se debió al primer procedimiento. Sólo el 10 por ciento de la reducción en el riesgo se debió a las colonoscopias de seguimiento".

Zauber presentó sus hallazgos el lunes en la reunión anual del American College of Gastroenterology en Filadelfia.

Las conclusiones de su equipo son el producto de una revisión de datos sobre la incidencia y mortalidad del cáncer de colon recopilados por el estudio Estudio nacional de pólipos. El estudio dio seguimiento al desarrollo de pólipos y de cáncer colorrectal invasivo después de la primera colonoscopia.

Para el nuevo estudio, Zauber y sus colegas introdujeron los datos del Estudio nacional de pólipos en un modelo computarizado que proyectaba la incidencia y mortalidad del cáncer de colon para 30 años en el futuro. La revisión englobó a tres tipos distintos de pacientes: los que no se habían hecho exploraciones preventivas de ningún tipo; los que sólo habían recibido la colonoscopia inicial y la polipectomía; y los que habían sido sometidos a la colonoscopia/polipectomía inicial y las exploraciones de seguimiento.

Los investigadores del Sloan-Kettering anotaron que las investigaciones previas habían indicado que una combinación de polipectomía inicial y exploraciones de seguimiento reducía la incidencia del cáncer de colon entre un 76 y 90 por ciento. Los trabajos anteriores también mostraron que este método preventivo dual reducía la tasa de muertes por cáncer colorrectal entre un 69 y 92 por ciento.

Sin embargo, el nuevo análisis evaluó minuciosamente esas observaciones, y encontró que la mayor parte del beneficio dependía de la colonoscopia inicial y no de la vigilancia de seguimiento.

Los nuevos hallazgos también sugieren que depender demasiado de las exploraciones de seguimiento, que pueden ejercer presión sobre los recursos de atención de la salud a la vez que exponen a los pacientes a riesgos habituales asociados con cualquier procedimiento invasivo, podría no estar justificado.

Aún así, Zauber declaró que las colonoscopias de seguimiento sí tienen algún merito a largo plazo. Con el tiempo, aumenta la importancia relativa de la vigilancia, anotó; a fin de cuentas representa alrededor del 45 por ciento de la reducción en el riesgo en la segunda década tras la primera colonoscopia.

Zauber enfatizó que los nuevos hallazgos no deberían alterar las recomendaciones actuales del American College of Gastroenterology respecto a la vigilancia a corto plazo: En otras palabras, los pacientes de alto riesgo, como los que tienen un historial previo de cáncer de colon o pólipos, deberían someterse a colonoscopias de seguimiento cada tres a cinco años.

"Las directrices son bastante buenas para los pacientes de mayor riesgo", dijo Zauber. "Y no quiero desanimar a la gente de la vigilancia. Sin embargo, los pacientes de menor riesgo deberían esperar quizá hasta el final del periodo de seguimiento antes de volver a por otra colonoscopia".

El Dr. Joseph Martz, jefe de la división de cirugía colorrectal del Centro médico Beth Israel de la ciudad de Nueva York, también otorgó una ventaja a la atención de seguimiento.

"La vigilancia es muy importante porque entre el 3 y 4 por ciento de los pólipos de tamaño superior a un centímetro podrían ser ignorados en la primera colonoscopia", anotó. "Ocultos tras un pliegue o en cualquier otro lugar. Y si en la primera colonoscopia no se detecta un pólipo éste tiene el potencial de convertirse en cáncer en los próximos tres o cinco años. Por tanto, no se puede minimizar la importancia de la vigilancia continuada, aunque este estudio demuestre que el beneficio sea equívoco en los primeros 10 años".

Otros dos estudios del cáncer de colon, centrados en la exploración de los adultos mayores, fueron presentados el lunes en la reunión de gastroenterología.

Investigadores de la Universidad de Búfalo y del VA Western New York hallaron que las colonoscopias detectan pólipos más frecuentemente entre pacientes mayores de 80 años que entre los más jóvenes. Concluyeron que la edad en sí misma no deberían constituir el único factor decisivo para considerar si un paciente mayor debería someterse o no al procedimiento.

Y un equipo de la Clínica Scripps en la Jolla, California, halló que la colonoscopia parece aumentar las tasas de supervivencia entre los mayores al detectar pólipos en pacientes de hasta 84 años que no tenían síntomas a pesar de la presencia del cáncer colorrectal.

Más información

Para aprender más sobre la exploración del cáncer colorrectal, visite el American College of Gastroenterology.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Ann G. Zauber, Ph.D., associate attending biostatistician, department of epidemiology and biostatistics, Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, New York City; Joseph Martz, M.D., chief, division of colorectal surgery, Beth Israel Medical Center, New York City; Oct. 15, 2007, presentations, American College of Gastroenterology annual meeting, Philadelphia
Consumer News in Spanish