Los estadounidenses que no tienen seguro aumentan los costos de Medicare

Estudio halla que en cuanto pasan de los 65, necesitan más atención que los que anteriormente tenían seguro

MIÉRCOLES 11 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un estudio reciente halla que los estadounidenses que no tenían seguro antes de los 65 y obtuvieron acceso a Medicare le cuestan al programa mucho más que los que tenían seguro de salud.

Los datos sobre más de 5,000 personas de mayor edad de un estudio nacional hallaron que los que anteriormente no tenían seguro acudían 13 por ciento más veces al médico, eran hospitalizadas 20 por ciento más veces y tenían gastos médicos totales 51 por ciento superiores luego de que su atención comenzó a ser cubierta por el programa del gobierno.

"Ofrecer cobertura de seguro de salud para estos adultos [antes de los 65] no sólo mejoraría la salud sino que desplazaría parcialmente los costos de expandir la cobertura", aseguró el Dr. J. Michael McWilliams, asociado de investigación del departamento de políticas de atención de la salud de la Facultad de medicina de la Harvard y autor líder de un estudio publicado en la edición del 12 de julio del New England Journal of Medicine.

El informe no intentó calcular los posibles ahorros para los estadounidenses mayores de 65 si la cobertura anterior se había ofrecido en algún momento. "Sin hacer un ensayo aleatorio, sería difícil saber exactamente cuál sería el efecto", aseguró McWilliams.

Sin embargo, la cobertura de salud al principio de la vida claramente ofrecería beneficios en cuanto a la calidad de vida de los estadounidenses, dijo. "Para los adultos que no tienen seguro en este grupo de edad, las consecuencias de no tenerlo pueden ser bastante impresionantes", aseguró McWilliams.

El aumento de los gastos de Medicare para los que anteriormente no tenían seguro se concentró sobre los adultos que tenían las afecciones crónicas más comunes, hipertensión, diabetes, enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular, según los investigadores. No hubo aumento comparable en las demandas de atención médica entre los adultos que no estuvieron asegurados en la cincuentena o la sesentena pero que no tenían ninguna de estas afecciones, en comparación con un grupo emparejado que tenía seguro de salud durante esos años.

En general, en el estudio participaron 5,158 adultos, 1,385 de los cuales no tenían seguro médico antes de los 65 y 3,773 que sí.

Las mayores necesidades de salud para personas que anteriormente no tenían seguro que tenían afecciones crónicas persistió al menos hasta los 72, anotó McWilliams.

Otro experto aseguró que los hallazgos no fueron ninguna sorpresa.

"Este estudio demuestra de manera concluyente lo que nos dice el sentido común, que quienes tienen cobertura en salud constante son más sanos", aseguró Robert M. Hayes, presidente de Medicare Rights Center, un grupo de defensa del consumidor con sede en la ciudad de Nueva York.

Ofrecer seguro de salud del gobierno antes de los 65 "implicará que la gente que entra a Medicare tendrá mejor salud y menos necesidades de atención de la salud", aseguró Hayes. Aunque los estudios más recientes "sugieren que ese cubrimiento ofrecerá ahorros en la atención médica de alto costo, al final es más un asunto de valores y moral que de dinero", sostuvo.

El informe de Harvard llega en un momento en el que el futuro de Medicare está siendo debatido intensamente. Según los investigadores, el programa ahora cubre a cerca de 43 millones de estadounidenses mayores y discapacitados, cuyo costo en dos mil alcanzó $374 mil millones, el 14 por ciento del presupuesto federal. Se predice que el gasto federal en Medicare alcanzará $524 mil millones en 20011.

Jonathan Weiner es profesor de políticas y gestión de salud de la Facultad de salud pública Bloomberg de la Johns Hopkins en Baltimore. Aseguró que estaba desilusionado porque el informe de la Harvard no tenía un cálculo de los ahorros potenciales para Medicare del grupo de mayores de 65 si la cobertura era ofrecida anteriormente para los que no tenían seguro.

"También me hubiera gustado tener más información sobre sus efectos sobre la calidad de vida y su duración", aseguró Weiner. "Aún así, aventuraría la hipótesis de que la sociedad ahorraría dinero. Además, no hay duda de que estas personas serían más saludables y tendrían una mejor calidad de vida si tuvieran seguro desde antes".

Tener seguro de salud sigue siendo especialmente un reto para quienes están en el grupo de edad entre los 60 y los 64, según Weiner, porque más de la mitad están desempleados y por ende están más allá de la cobertura ofrecida por la empresa.

"La atención de la salud es especialmente costosa par este grupo de edad", aseguró. "Claramente, arreglar esta parte del problema será costoso. Además el impacto de las políticas de seguro de salud sobre la longevidad no es claro".

Más información

La U.S. National Library of Medicine ofrece información básica sobre el seguro de salud (lo que incluye un cálculo de la cantidad de estadounidenses que no tienen seguro).


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: J. Michael McWilliams, M.D., research associate, Harvard Medical School department of health care policy, Boston; Jonathan Weiner, Ph.D., professor, health care policy and management, Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, Baltimore; Robert M. Hayes, president, Medicare Rights Center, New York City; July 12, 2007, New England Journal of Medicine
Consumer News in Spanish