Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Nuevas directrices descartan la evaluación de la próstata para los mayores de 75

Una fuerza de trabajo gubernamental señala que los riesgos superan los beneficios

LUNES, 4 de agosto (HealthDay News/Dr. Tango) -- Las directrices gubernamentales actualizadas no ven bien las evaluaciones para el cáncer de próstata a ninguna edad y categóricamente recomiendan no hacerlas en los mayores de 75.

La regla de los mayores de 75 "es mucho más explícita que cualquier otra recomendación actual" para el uso de la prueba de antígeno prostático específico (APE), según Michael L. LeFevre, miembro de la U.S. Preventive Services Task Force que está actualizando su informe de 2002.

Las nuevas recomendaciones aparecen publicadas en la edición del 5 de agosto de los Archives of Internal Medicine.

"La vigencia del beneficio de la evaluación, si es que existe, es de diez años", agregó LeFevre, profesor de medicina comunitaria y familiar de la Universidad de Misurí. "La esperanza de vida promedio para los mayores de 75 es de menos de diez año, por lo que la evaluación puede hacerles más daño que bien".

Por la misma razón, los menores de 75 que tienen problemas de salud graves cuya expectativa de vida es menor a diez años tampoco deben hacerse la evaluación, según el informe de la fuerza de trabajo.

Incluso para los hombres más jóvenes que no tienen problemas de salud, "no hay certeza de si los beneficios superen al daño, a partir de la evidencia existente", señaló LeFevre.

El cáncer de próstata es el tipo más común de cáncer en los EE. UU., además del de piel, pues afecta a uno de cada seis hombres. Algunas pruebas de evaluación comunes son la de APE, que examina los niveles en la sangre de una proteína, y el examen rectal digital, que sirve para palpar directamente cualquier aumento en el tamaño de la glándula misma. Sin embargo, ninguna de las dos pruebas puede distinguir entre los cánceres de próstata potencialmente mortales y los que se desarrollarán tan lentamente que los hombres mueren con el cáncer pero no por causa de él.

"La mayoría de los perjuicios se relacionan con el tratamiento, más que con la evaluación"; señaló LeFevre. La cirugía y otros tratamientos para el cáncer de próstata pueden causar impotencia y dañar la función urinaria e intestinal, agregó.

"Los hombres mayores de 75 deberían tratar de tomar una decisión informada en este momento", comentó LeFevre sobre las pruebas de evaluación. "La evidencia actual no es suficiente para que podamos conocer el equilibrio entre el beneficio y el daño".

La información actual muestra que la tercera parte de los hombres en los EE. UU. reciben pruebas de APE, según el informe de la fuerza de trabajo.

Los hombres deben hablar con sus médicos acerca de la prueba de evaluación del cáncer de próstata, recomendó LeFevre. "Esa discusión debe tener lugar antes de la evaluación y debe incluir lo que hace y no hace la prueba, las consecuencias de detectar cáncer y la incertidumbre de si los beneficios superan los daños, a partir de la evidencia actual", señaló LeFevre.

El establecimiento médico hace recomendaciones diversas sobre la evaluación del cáncer de próstata. La posición de la American Cancer Society es que la prueba se le debe ofrecer anualmente a los hombres que tenga una esperanza de vida de al menos diez años a partir de los cincuenta. Los hombres que están en mayor riesgo, como los que tienen un pariente cercano que tenga cáncer, deben iniciar las pruebas a los 45, mientras que los que tengan varios parientes cercanos deben comenzar a los 40, según recomienda la asociación.

Las nuevas directrices " no serán del agrado de los oncólogos y de mucha gente", comentó la Dra. Susan F. Slovin, médica tratante asociada especializada en cáncer de próstata del Centro oncológico conmemorativo Sloan-Kettering de Nueva York.

"Como oncólogos, queremos mantenernos un paso más adelante que el cáncer", comentó Slovin. "Estamos tratando de intervenir más precozmente e identificar a los pacientes que están en riesgo. Siempre estamos tratando de interceder, de hacer algo".

Muchos hombres mayores seguirán deseando someterse a evaluación del cáncer de próstata, agregó Slovin. "Estos pacientes están bien informados y su percepción no coincidirá con las recomendaciones", advirtió. "No son los hombres de 75 de hace cincuenta años. Son físicamente más jóvenes y en muchos casos continúan con su actividad sexual".

Slovin ve que el péndulo de la evaluación va en dirección opuesta a la nueva recomendación. "Estamos comenzando a hacer recomendaciones para que algunos se hagan evaluar desde los 35", dijo.

Pero no todo el mundo estuvo de acuerdo con esa idea. El Dr. Otis W. Brawley es epidemiólogo del cáncer de próstata y director médico de la American Cancer Society. Consideró que las nuevas directrices iban "por el camino correcto".

"Desde 1997, la American Cancer Society ha estado en contra de las evaluaciones masivas", señaló Brawley. "Pero dentro de la relación entre médico y paciente, se le debe ofrecer una prueba al paciente y se le debe informar sobre los riesgos y los beneficios potenciales para que pueda tomar una decisión informada".

La asociación no está en contra de las evaluaciones para los mayores de 75, "pero estamos en el proceso de reevaluar nuestras recomendaciones para los hombres de todas las edades", señaló Brawley.

En una noticia relacionada, el estudio más grande de su tipo está sembrando dudas sobre el valor de pronóstico del puntaje de Gleason, una colección de factores que los médicos utilizan para medir si la biopsia de un paciente señala o no a un cáncer potencialmente agresivo. El puntaje, que va desde 2 (el cáncer menos agresivo) hasta 10 (el más agresivo), con frecuencia se usa para decidir si los hombres deben recibir tratamiento activo o solo "espera vigilante".

Mediante el uso de muestras de biopsias y prostatectomía de unos 3,000 pacientes atendidos entre 1982 y 2007, los investigadores de la Clínica Lahey de la Universidad de Tufts de Burlington, Massachusetts, informaron que el sistema de puntajes para las biopsias tenía un índice de precisión general de apenas 63 por ciento. De hecho, a partir de pruebas tomadas de próstatas extirpadas, se halló que el 30 por ciento de los hombres tenían un grado mayor (más agresivo) de cáncer de lo que el puntaje de Gleason había sugerido, mientras que el 7 por ciento tenía un grado menor al que había indicado el puntaje.

Los hallazgos fueron publicados en la edición de agosto de European Urology.

Más información

El U.S. National Cancer Institute tiene más información sobre la evaluación del cáncer de próstata.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Michael LeFevre, M.D., professor of family and community medicine, University of Missouri, Columbia; Otis W. Brawley, M.D., prostate cancer epidemiologist and chief medical officer, American Cancer Society; Susan F. Slovin, associate attending physician, Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, New York City; Aug. 5, 2008, Annals of Internal Medicine, July 31, 2008, news release, Lahey Clinic, Burlington, Mass.
Consumer News in Spanish