Planear la atención médica para su jubilación

Comience a ahorrar desde ahora porque es más costosa de lo que usted podría pensar

JUEVES 21 de septiembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Los nacidos después de la Segunda Guerra Mundial cumplen 60 años este año y millones de estadounidenses pronto llegarán a una conclusión que les dará mucho en qué pensar, que no han ahorrado suficiente dinero para cubrir sus gastos de atención médica en su jubilación.

Cada vez más, las empresas están eliminando los beneficios de salud para los jubilados o reduciendo la cobertura. Incluso si usted es uno de los pocos afortunados que tiene un plan de salud financiado por su empleador, podría encontrarse que tiene que compartir los costos de manera significativa. Y si planea retirarse antes de que pueda ser elegible para Medicare, es probable que tenga que pagar la prima completa por su cuenta.

"De la misma manera que no va a heredar el reloj de oro, no va a recibir los mismos beneficios que recibieron su padre y su abuelo" cuando esté jubilado, señaló Tracey A. Baker, vicepresidenta de Cooper, Jones & McLeland Ltd., una empresa de planeación financiera de Fairfax, Virginia.

Baker, miembro de la Financial Planning Association (FPA), aseguró que los costos de atención médica con frecuencia son el segundo gasto más alto de los jubilados, después de la hipoteca. Aún así, la mayoría de los estadounidenses no saben tanto como deberían acerca de lo que cubre su seguro y sobre lo que cubre o no cubre Medicare.

De hecho, un estudio de 2005 cofinanciado entre FPA y Aetna Inc. halló que la gente subestima en gran medida lo que serán sus gastos de atención médica cuando se jubilen. El 52 por ciento de los encuestados aseguró que esperaba gastar menos de $300 al mes, aunque los jubilados de la encuesta gastaban más del doble de esta cantidad.

Entonces, ¿cómo se empieza el proceso de planeación?

"Bueno, me parece que el primer paso es simplemente reconocer el hecho de que la salud necesita formar parte de la planeación para la jubilación", aseguró Barbara Stucki, gerente de proyectos del National Council on the Aging de Washington, D.C. "No es un asunto de ingreso, simplemente".

Muchos estadounidenses están viviendo más y más saludablemente que sus abuelos, además de que aquellas enfermedades que alguna vez significaron la muerte segura, como el ataque cardiaco y el accidente cerebrovascular, más probablemente dejarán al paciente con alguna discapacidad. Así que tener los recursos, digamos, para hacer remodelaciones en la casa, podría mejorar dramáticamente la calidad de vida.

"Por ejemplo", aseguró Stucki", si alguien vive en una casa de dos pisos, quizá necesite poner un baño en el primero".

La gente también debería planear costos rutinarios de salud que encontrarán cada mes, como primas para seguro complementario, lo que con frecuencia se llama "medigap". Los planes más populares cuestan $155 en promedio, según Anne Werner Richardson, consultora de asuntos de salud y envejecimiento de Washington, D.C.

Si usted se inscribe en Medicare Part B, como lo hacen la mayoría de los beneficiarios, su prima mensual ($88.50 en 2006) será deducida de su cheque del Seguro Social. Además, hay un deducible anual de $124. "Eso alcanza $1,186 anuales sólo por Part B", anotó Richardson.

Los medicamentos de venta bajo fórmula médica son otro gasto rutinario. Si usted se inscribe en Medicare Part D, es probable que tenga que pagar una prima mensual, un deducible anual y parte del costo de sus medicamentos. Su costo real dependerá de los medicamentos que tome y la cobertura que tenga.

Para compensar gastos catastróficos, como permanencia extendida en un hogar para ancianos, Baker recomienda de manera vehemente a sus clientes que compren seguro de atención a largo plazo. Un encuesta de 2005 del MetLife Mature Market Institute señaló que una habitación privada en un hogar par ancianos cuesta $203 diarios, en promedio. Eso alcanza $74,095 por un solo año.

"La atención a largo plazo es parecida al seguro de vivienda", dijo. "Se trata de un seguro que uno nunca espera que vaya a necesitar pero que sería devastador si no se tuviera".

Si cree que Medicaid pagará la atención de un hogar para ancianos si está en dificultades financieras, se equivoca. Las reglas para reunir las condiciones necesarias para ese programa federal y estatal ahora son mucho más estrictas. Desde febrero de 2006, cualquiera que tenga más de $500,000 en activos de vivienda, por ejemplo, ya no puede optar por Medicaid. Eso significa que las personas con casa pero sin dinero que en el pasado podrían haber recibido atención calificada, ya no podrán, advirtió Stucki.

"La gente necesita pensar muy bien sobre cómo manejar su dinero y qué tipo de calidad de vida y opciones desea", dijo.

Más información

La U.S. Social Security Administration tiene herramientas en línea para ayudarle a planear su jubilación.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Tracey A. Baker, CFP, vice president, Cooper, Jones & McLeland Ltd., Fairfax, Va.; Barbara Stucki, Ph.D., project manager, Use Your Home to Stay at Home initiative, National Council on the Aging, Washington, D.C.; Anne Werner Richardson, consultant, health and aging issues, Washington, D.C.; Oct. 20, 2005, press release, Financial Planning Association; MetLife Mature Market Institute, Westport, Conn., The MetLife Market Survey of Nursing Home and Home Care Costs, September 2005
Consumer News in Spanish