See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Relacionan el riesgo de alzhéimer y la depresión

Un estudio halla que la naturaleza exacta de la relación aún no está clara

LUNES 7 de abril (HealthDay News/Dr. Tango) -- Investigadores holandeses señalan que la depresión parece más que duplicar el riesgo de desarrollar enfermedad de Alzheimer.

La depresión ha sido relacionada con un mayor riesgo de alzhéimer y muchos sospechan que el riesgo está unido a cambios en el cerebro causado por la depresión. La teoría ha sido que la depresión encoge áreas específicas y deja al cerebro vulnerable para el desarrollo del alzhéimer. Sin embargo, este estudio encontró que ese no era el caso.

"No sabemos todavía si la depresión contribuye al desarrollo de la enfermedad de Alzheimer o si otros factores desconocidos causan tanto depresión como demencia", dijo la Dra. Monique M.B. Breteler, investigadora principal, del Centro Médico de la Universidad Erasmus en Rótterdam "Necesitaremos llevar a cabo más estudios para entender la relación entre la depresión y la demencia".

En el estudio, Breteler y colegas recopilaron datos de 486 personas entre los 60 y 90 años que no tenían demencia.

Entre estos individuos, 134 tenían al menos un episodio de depresión, de acuerdo con el informe que aparece en la edición del 8 de abril de Neurology.

Durante un promedio de seis años de seguimiento, 33 personas desarrollaron enfermedad de Alzheimer. Los investigadores hallaron que los que habían tenido un episodio de depresión eran 2.5 veces más propensos a desarrollar Alzheimer en comparación con las personas que nunca habían tenido depresión. Para las personas que habían tenido depresión antes de los 60, el riesgo de desarrollar alzhéimer era cuatro veces mayor que el de aquéllas que nunca habían tenido depresión, informaron los investigadores.

Uno de los objetivos de la investigación de Breteler era determinar si la depresión causaba cambios en el cerebro que incrementaran el riesgo de la enfermedad de Alzheimer, tal como sospechaban otros científicos.

Los investigadores habían planteado que la depresión daba lugar a la pérdida de células en áreas del cerebro conocidas como el hipocampo y la amígdala, y que, por lo tanto, incrementaba el riesgo de alzhéimer. Sin embargo, el grupo de Breteler no encontró ninguna diferencia en cuanto al tamaño de esas áreas del cerebro en personas con o sin depresión.

Además, el equipo de Breteler halló que las personas que tenían síntomas de depresión al comienzo del estudio no eran más propensas a desarrollar alzhéimer que las que no tenían síntomas.

Aunque el estudio halló una conexión entre la depresión y el alzhéimer, los expertos siguen debatiendo la existencia real de esa conexión.

"Hay varios trabajos sobre la relación entre la depresión y el alzhéimer, con resultados contradictorios", señaló Yaakov Stern, profesor de neuropsicología clínica de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York. "Nadie sabe a ciencia cierta si existe una conexión entre la depresión y el Alzheimer".

Otro experto cuestionó el hecho de que con el tratamiento de la depresión se pueda prevenir la demencia.

"La depresión podría ser un factor de riesgo para desarrollar demencia. Me parece que sí", dijo el Dr. Gary Kennedy, director de psiquiatría geriátrica del Centro Médico Montefiore de la ciudad de Nueva York. "La depresión también es uno de los efectos secundarios de la demencia.

"Entonces, existe una relación superpuesta que hace que sea difícil analizar la cuestión más interesente de si tratar la depresión podría prevenir la demencia", dijo Kennedy.

Kennedy anotó que los estudios han mostrado que la depresión en las personas mayores parece ser una señal prematura del desarrollo de la demencia. Sin embargo, aún se desconoce si se trata del comienzo de la demencia o de un factor de riesgo independiente para la demencia, señaló.

Aunque las implicaciones clínicas para la asociación entre la depresión y la demencia no estén claras, Kennedy cree que las personas mayores que tienen depresión deberían ser tratadas. "De hecho, constituye una razón más para que la depresión sea tratada de manera agresiva", destacó.

También se suma al debate sobre la relación entre la depresión y el alzhéimer, un trabajo que aparece en la edición de abril de Archives of General Psychiatry, que sugiere que la depresión podría ser un factor de riesgo para el Alzheimer.

En el estudio, Robert S. Wilson y sus colegas del Centro Médico de la Universidad Rush hallaron que entre 917 hombres y mujeres mayores, los que tenían síntomas de depresión al comienzo del estudio eran más propensos a desarrollar alzhéimer.

"Entender los mecanismos que relacionan los síntomas depresivos con la demencia podría dar lugar a nuevos enfoques para retrasar la aparición de la demencia, pues las investigaciones en animales sugieren varios medios por los que se podrían modificar los efectos adversos del estrés crónico", escribió el equipo de Wilson.

Más información

Para más información sobre la enfermedad de Alzheimer, visite la Alzheimer's Association.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Yaakov Stern, Ph.D., professor, clinical neuropsychology, Columbia University, New York City; Gary Kennedy, M.D., director, geriatric psychiatry, Montefiore Medical Center, New York City; April 8, 2008, Neurology
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined