See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Tener menores niveles de estrógeno en el cerebro podría aumentar el riesgo de Alzheimer en mujeres

Investigadores afirman que esto podría explicar por qué las mujeres son ligeramente más propensas a la enfermedad

LUNES 19 de diciembre (HealthDay News) -- Tener menores niveles de estrógeno en el cerebro podría aumentar el riesgo en las mujeres de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, sugiere una nueva investigación.

Un informe, que aparece en la edición en línea de esta semana de Proceedings of the National Academy of Sciences, parece ser el primero en demostrar dicha asociación. Los hallazgos podrían conducir a nuevos medicamentos candidatos para ayudar a prevenir esta enfermedad debilitante, señalaron los expertos.

"Esto ayudará a vigorizar la investigación en esta área", dijo el Dr. Sam Gandy, presidente del Consejo de Asesoría Científica y Médica de la Asociación de Alzheimer y director del Instituto Farber de Neurociencias de la Universidad Thomas Jefferson de Filadelfia. "Esto nos dará una razón a fin de seguir tratando de trabajar en protocolos para la terapia de reemplazo hormonal que puedan ser beneficiosos. Estoy muy emocionado con este artículo".

Los expertos han notado durante mucho tiempo que las mujeres están en mayor riesgo de desarrollar el Alzheimer que los hombres. Aunque parte de esto puede explicarse por el hecho de que las mujeres viven generalmente más tiempo, probablemente esa no sea toda la historia.

"La hipótesis más común es que las mujeres sufren una reducción de estrógeno tras la menopausia", dijo la Dra. Rena Li, autora principal del artículo, profesora asociada y científica principal del Instituto de investigación de salud SUN de Sun City, Arizona.

Efectivamente, esta investigación epidemiológica indica que, bajo ciertas circunstancias, las mujeres que están en terapia de reemplazo hormonal (TRH), experimentan un declive en su riesgo de Alzheimer, dijo Gandy.

Sin embargo, los ensayos clínicos han sido ampliamente desconcertantes y no han mostrado ninguna función preventiva de la TRH, agregó Gandy.

También hay otra función más en la teoría de la menopausia: "Si la reducción del estrógeno es el mecanismo, entonces todas las mujeres que alcanzan la menopausia deberían tener cierto de grado de Alzheimer, y eso no es cierto", apuntó Li.

De hecho, menos de un cuarto de las mujeres desarrollarán la enfermedad.

Li especuló que el estrógeno podría estar implicado de forma diferente a lo teorizado anteriormente. Su equipo volcó la atención sobre el hecho de que la grasa, el tejido cerebral y el tejido de los ovarios también pueden producir estrógeno. El tejido de los varios deja de producir estrógeno en la menopausia, pero esto probablemente no sea así en los otros tejidos, enfatizó.

Para este estudio, Li y sus colegas estudiaron los niveles de estrógeno y la expresión de la aromatasa, una enzima relacionada con la producción de estrógeno, en autopsias del tejido cerebral de pacientes de Alzheimer de sexo femenino.

Y resultó que el cerebro de los pacientes de Alzheimer tenía niveles mucho menores de estrógeno que el cerebro de personas de control de igual sexo y edad.

Los investigadores cruzaron luego una variedad de ratones manipulados genéticamente para desarrollar la enfermedad de Alzheimer con otra variedad manipulados para que tuvieran una deficiencia de estrógeno en el cerebro. Observaron cualquier incremento en los niveles de placas de la proteína beta-amiloide, un signo característico del Alzheimer, en el tejido cerebral de los roedores.

"Una vez más, el caso fue que la deficiencia de estrógeno estuvo relacionada con un incremento en la carga de la placa", señaló Gandy. "Las placas aparecieron más temprano y fueron más severas".

Así que, mientras otros investigadores se centraron en los estrógenos en circulación, medidos por los niveles en la sangre, Li cambió el enfoque para centrarse en el estrógeno cerebral.

"Todo el artículo se centra en el cerebro", apuntó. "Nadie había estudiado antes el estrógeno cerebral. Todo el mundo se centraba en la sangre".

El equipo de Li está utilizando ahora el modelo de animales desarrollado para examinar medicamentos e investigar fármacos que puedan revertir la deficiencia del estrógeno cerebral que induce la patología del Alzheimer.

"La idea es de que si disponemos de una evidencia lo suficientemente sólida de que el estrógeno, por sí mismo, es lo suficiente bueno para el Alzheimer, podremos trabajar entonces en el desarrollo de moléculas de estrógeno que sean específicas para el receptor del estrógeno cerebral y que dejen solo el metabolismo periférico del estrógeno", explicó Gandy.

Más información

La Alzheimer's Association puede darle más información sobre la enfermedad de Alzheimer.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Rena Li, M.D., Ph.D., principal scientist/associate professor, Sun Health Research Institute, Sun City, Ariz.; Sam Gandy, M.D., Ph.D., chairman, Medical and Scientific Advisory Council, Alzheimer's Association and director, Farber Institute for Neurosciences, Thomas Jefferson University, Philadelphia; Dec. 19-23, 2005, early online edition, Proceedings of the National Academy of Sciences
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined