Todavía no están seguros de la terapia con testosterona

Los hombres mayores que sufren de 'menopausia masculina' podrían beneficiarse, pero los riesgos todavía no están claros

By E.J. Mundell HealthDay Reporter

Updated on September 25, 2006

DOMINGO 17 de octubre (HealthDayNews/HispaniCare) -- En los hombres mayores, la falta de potencia sexual, la reducción en la masa muscular, la tendencia a engordar y una falta general de energía podrían apuntar a los que algunos llaman "menopausia masculina".

Para luchar contra ese declive en la testosterona circulante, muchos hombres estadounidenses recurren a la terapia hormonal.

Sin embargo, los expertos aconsejan tener cuidado. Afirman que no hay datos confiables sobre los beneficios y riesgos de tratar este declive relacionado a la edad.

De hecho, hasta encontrar un nombre aceptable para la enfermedad ha sido difícil.

"Aunque algunas personas hablan sobre la 'menopausia masculina', obviamente los hombres no tienen la menopausia. Es un nombre errado", afirmó el Dr. Glenn Cunningham, vocero de la Endocrine Society y profesor del Baylor College of Medicine en Houston.

"En las mujeres, la menopausia es relativamente abrupta, y ocurre a una edad estándar. Pero en los hombres, el declive es gradual, tiene lugar durante décadas y no es completo, ya que usualmente sólo una perdida parcial de la hormona", apuntó.

Cunningham dijo que otro término popular, "andropausia", es probablemente incorrecto por razones similares. "La prensa popular lo ha adoptado y usado por algún tiempo, sin embargo, es algo que la gente comprende", apuntó.

Lo que está claro es que todos los hombres experimentan algún nivel de declive gradual en su actividad física, sexual y hormonal a medida que entran a la edad madura.

"Tampoco hay duda de que los niveles de testosterona bajan con la edad avanzada", afirmó el Dr. Shalender Bhasin, jefe de la división de endocrinología en la Universidad Charles R. Drew de Los Ángeles y profesor de medicina en la Facultad de Medicina de la UCLA.

"Pero, ¿está el declive [físico] experimentado por los hombres mayores relacionado con los niveles en disminución de testosterona? Sobre este punto, no hay acuerdo", señaló Bhasin.

Por supuesto, un ensayo clínico prospectivo a gran escala sobre los riesgos y beneficios de la terapia de reemplazo de testosterona podría ofrecer las respuestas. Pero hasta este momento "sólo hay alrededor de una docena de estudios, todos a corto plazo y con una pequeña cantidad de hombres", apuntó Bhasin.

Si bien algunos hombres que participaron en estos ensayos más pequeños experimentaron cierta mejoría, "ninguno de estos estudios fue suficientemente grande para demostrar de manera clara los beneficios para la salud de los hombres más viejos", añadió Bhasin.

Los riesgos asociados con el uso a largo plazo de una poderosa hormona como la testosterona son igualmente poco claros, añadió. "Las dos principales áreas de controversia son si administrar terapia de testosterona a hombres mayores aumentaría el riesgo de enfermedad de la próstata, incluyendo el cáncer, y si aumentará su riesgo de enfermedad del corazón. Aún no hay pruebas en ninguna de las dos direcciones".

Bhasin, junto con tres expertos más en endocrinología, recientemente solicitó una subvención al Institute of Medicine (IOM) para patrocinar un ensayo clínico a gran escala sobre el asunto, pero no se les concedió. En lugar de esto, el panel de IOM recomendó una serie de ensayos más pequeños que primeramente establecerían si la terapia de testosterona tiene beneficios reales o no antes de pasar a un gran ensayo enfocado en su seguridad.

Si bien comprende la decisión, Bhasin afirmó que "la consecuencia práctica de esto es que los estudios para demostrar los riesgos de la complementación de testosterona ni se iniciarán hasta la próxima década".

Mientras tanto, una atención aumentada de la prensa y una población en envejecimiento han llevado a miles de hombres estadounidenses a recurrir al uso de testosterona complementaria en la ausencia de buenos datos científicos, señaló.

"Las ventas de testosterona han estado aumentando exponencialmente", aseguró Bhasin. "En cada uno de los últimos cuatro años las ventas se han duplicado, y se estima que sobrepasaron los 500 millones de dólares el año pasado. Algunas de estas ventas son para indicaciones no aprobadas, y en la era del Internet, obtener productos andrógenos no es muy difícil".

Por otro lado, este aumento en la demanda indica una necesidad legítima y creciente entre los hombres mayores, indicó. "Las personas están viviendo más, y los hombres y mujeres mayores están interesados en tener una mejor calidad de vida", dijo Bhasin. "Y eso eso es algo razonable".

Cunningham apunta que el declive en la testosterona varía ampliamente según el individuo y la terapia de reemplazo ciertamente no es para todo el mundo. "Pienso que sólo aquellos hombres que tengan deficiencias en la testosterona deben ser considerados para terapia de reemplazo", dijo. "Y si los hombres entre los 40 y 50 eligen tomar el tratamiento, deben tener un seguimiento cuidadoso".

Mientras tanto, el debate continúa.

"Hay una tremenda polarización de la opinión", afirmó Bhasin. "Hay proponentes que casi recomiendan colocar testosterona en el agua, y hay opositores que consideran que el tratamiento sería equivalente a la negligencia médica. Y el hecho es que simplemente no sabemos".

Más información

Para saber más acerca de la terapia hormonal y el envejecimiento, visite el National Institute on Aging.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ