Un estudio muestra cómo el ejercicio ayuda al corazón de las mujeres

Gran parte del beneficio procede de cambios en la presión arterial y la inflamación

LUNES 22 de octubre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Alrededor del 60 por ciento de la protección ofrecida a las mujeres por medio de los ejercicios contra la enfermedad cardiaca y el accidente cerebrovascular procede de su efecto sobre unos cuantos factores de riesgo, señala un estudio estadounidense en la revista Circulation.

Los investigadores evaluaron los factores de riesgo cardiovasculares y los niveles de ejercicio en más de 27,000 mujeres, de 45 a 90 años (con una edad media de 55 años) inscritas en el Women's Health Study, que fueron seguidas durante más de 11 años para el nuevo diagnóstico del ataque cardiaco y accidente cerebrovascular.

Las mujeres que más se ejercitaban eran 40 por ciento menos propensas a tener un ataque cardiaco o accidente cerebrovascular que las que hacían la menor cantidad de ejercicio.

"La actividad física regular es enormemente beneficiosa en la prevención del ataque cardiaco y accidente cerebrovascular", dijo en una declaración preparada la autora principal, la Dra. Samia Mora, catedrática de medicina en la Facultad de medicina de Harvard en las divisiones de medicina preventiva y cardiovascular en el Hospital Brigham and Women's, de Boston.

"Hallamos que incluso los cambios modestos en los factores de riesgo para la enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular, sobre todo los relacionados con la inflamación/hemostasis y la presión arterial, puede tener un impacto profundo en la prevención de eventos clínicos. Este estudio es el primero en examinar la importancia de una variedad de factores de riesgo conocidos para explicar cómo la actividad física previene la enfermedad cardiaca y el accidente cerebrovascular", apuntó Mora.

El equipo de Harvard halló que los cambios relacionados con el ejercicio en biomarcadores inflamatorios y hemostáticos (fibrinógenos, proteína C reactiva y molécula 1 de adhesión intracelular) tuvieron el mayor impacto, y redujeron el riesgo de el ataque cardiaco y accidente cerebrovascular en 33 por ciento.

"Los factores inflamatorios y hemostáticos como grupo tienen funciones y papeles superpuestos y, en nuestro estudio, tuvieron el mayor efecto en la mediación de la cardioprotección relacionada con el ejercicio, más que la presión arterial y el peso corporal", apuntó Mora.

La mejora relacionada con el ejercicio en la presión arterial fue el segundo efecto más importante (una reducción de 27 por ciento en el riesgo), seguido de los lípidos (grasas sanguíneas), índice de masa corporal, anormalidades en la glucosa, función renal, y homocisteína.

Debido a la falta de evidencia clínica, la inclusión de biomarcadores inflamatorios y hemostáticos como factores de riesgo en la evaluación de la enfermedad cardiovascular aún no es reconocida por la American Heart Association.

Más información

La American Academy of Family Physicians tiene más información sobre el ejercicio.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTE: American Heart Association, news release, Oct. 22, 2007
Consumer News in Spanish