See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Una variante genética podría elevar el riesgo de Alzheimer entre las mujeres

Un estudio halla que los hombres también portan esa variación

LUNES, 12 de enero (HealthDay News/Dr. Tango) -- Los científicos han descubierto una variante genética en el cromosoma X que parece aumentar el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

El riesgo era más pronunciado entre las mujeres que tenían la variante en ambos cromosomas X, aunque tanto las mujeres como los hombres que tenían sólo una variante del gen estaban también en mayor riesgo.

"En pocas palabras, se trata del primer estudio que muestra un gen en el cromosoma X y el primer efecto para el Alzheimer en un sexo específico", dijo el Dr. Steven Younkin, autor principal del informe que aparece en línea el 11 de enero en la revista Nature Genetics. "Esto no quiere decir que las mujeres están en mayor riesgo de Alzheimer".

Aunque la presencia de la mutación ofrece una fuerte evidencia de mayor riesgo, se necesitan realizar más investigaciones para determinar qué tan grande es el riesgo, agregó Younkin, profesor George M. Eisenberg de neurociencia del Colegio de medicina de la Clínica Mayo en Jacksonville, Florida.

El Dr. Anton Porsteinsson, director del programa de atención, investigación y educación del Alzheimer, y de la Clínica de trastornos de memoria de la Facultad de medicina de la Clínica de Rochester, calificó el hallazgo de interesante.

"Para mi, el hecho de su relación con el cromosoma X es intrigante porque hay más mujeres que hombres con Alzheimer", apuntó.

De acuerdo con la información de fondo del trabajo de investigación, el Alzheimer de aparición tardía es la causa más común de demencia en personas mayores, ya que afecta al 10 por ciento de los que tienen 65 años o más.

Una mutación en el gen APOE 4 es el único factor de riesgo genético que ha sido relacionado "sólidamente" con el riesgo del Alzheimer de aparición tardía, dijo Porsteinsson. Otros genes han sido asociados con la enfermedad de aparición temprana.

"El esfuerzo por encontrar variantes genéticas adicionales ha sido difícil", dijo Younkin.

Para el estudio, Younkin y sus colegas escanearon cientos de miles de genes en 844 personas que tenían Alzheimer y 1,255 personas sanas que sirvieron como "controles".

No había nada genético en el primer pase que los investigadores pudieran asociar de forma inequívoca con la enfermedad de Alzheimer.

Pero en un segundo pase, con más pacientes y controles, se descubrió una fuerte asociación entre una mutación del gen PCDH11X y la enfermedad de Alzheimer.

"Este hallazgo fue lo suficiente significativo para convencernos de que teníamos algo real", dijo Younkin.

Los hallazgos adquirieron más peso porque los investigadores examinaron las autopsias de los participantes que habían fallecido para confirmar el diagnóstico del Alzheimer. De todas formas, los diagnósticos clínicos tienen una precisión de 90 por ciento, dijo Porsteinsson.

Las mujeres con dos copias del gen tenían un riesgo de Alzheimer 75 por ciento mayor. Las mujeres que sólo tenían una copia del gen tenían un riesgo 26 veces mayor, mientras que los hombres que tenían una copia tenían un riesgo 18 por ciento mayor.

El gen forma parte de una familia de genes relacionados con el sistema nervioso e involucrados en la adhesión celular.

"Estamos básicamente ante un hallazgo que tiene que ver con la codificación de un gen relacionado con el desarrollo del sistema nervioso central", explicó Porsteinsson. "Y el Alzheimer es en última instancia una enfermedad del sistema nervioso central".

No está claro cómo el gen podría actuar para incrementar el riesgo de Alzheimer. Sin embargo, una vez se sepa, la búsqueda de nuevos tratamientos se podría acelerar, señalaron los investigadores.

"Es trivial, pero cierto. La razón por la que todos buscamos genes es que cada uno abre una puerta para identificar a las personas en riesgo y para identificar terapias potenciales si podemos determinar cómo funciona", dijo Younkin.

Pero primero, estos hallazgos necesitan replicarse. "Lo que quiere decir que tenemos mucho trabajo por delante", dijo Porsteinsson.

Más información

Para más información, visite la Alzheimer's Association.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Steven Younkin, M.D., Ph.D., George M. Eisenberg professor of neuroscience, Mayo Clinic College of Medicine, Jacksonville, Fla.; Anton Porsteinsson, M.D., director, Alzheimer's Disease Care, Research and Education Program, and director, Memory Disorders Clinic, and associate professor of psychiatry, University of Rochester School of Medicine, Rochester, N.Y.; Jan. 11, 2009, Nature Genetics, online
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined