See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Vigile bien de cerca esa tristeza de la temporada de fiestas

Según los expertos, la depresión de las personas mayores es tan tratable como cualquier otra forma

LUNES 25 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Cuando las familias se reúnen para la temporada de fiestas, deben vigilar las señales de depresión en sus parientes de la tercera edad, según la experta del Sistema de salud de la Universidad de Michigan, la Dra. Helen C. Kales.

Entre las señales de una posible depresión en las personas mayores se encuentran: un aumento en la ansiedad y la irritabilidad; tener menos alegría o estar más tranquilos de lo normal; una pérdida de interés en las cosas que antes disfrutaban; y hablar mucho sobre personas que han muerto.

La depresión en la tercera edad afecta a hasta una de cada siete personas mayores, y es más común entre los que están sufriendo o han tenido problemas graves de salud física y los que tienen antecedentes de trastornos de salud mental.

"Una de las cosas que sucede durante las fiestas es que los familiares que llegan de visita detectan estos síntomas y cambios por primera vez. Por ejemplo, que su padre o familiar no cuida tan bien de sí mismo o de su hogar como antes", apuntó Kales en una declaración preparada.

"Que la depresión es una parte normal del envejecimiento y que uno se vuelve viejo, cansado y triste de forma natural, es un mito. El envejecimiento normal no está asociado con la depresión, y la depresión en la tercera edad es igual de tratable que en cualquier otra edad", afirmó Kales, profesora asistente de psiquiatría de la Facultad de medicina de la U-M y directora de la Clínica de psiquiatría geriátrica en el Sistema de atención de salud del VA en Ann Arbor.

Comentó que muchos adultos de la tercera edad tal vez no reconozcan el aumento en el cansancio, los cambios en el estado de ánimo, la pérdida del apetito y otros cambios como señales de depresión. O tal vez simplemente ignoren tales señales.

"Se les enseñó a levantarse por su propio esfuerzo y a no llorar cuando algo les salía mal. Así que podría serles muy difícil hablar de problemas emocionales o de experimentar depresión. Es probable que crean que deben permanecer impasibles y resolverlo ellos mismos", explicó Kales.

Si los familiares más jóvenes notan las señales de depresión en un pariente mayor, necesitan hablarles al respecto. Mencionarlo al médico de la persona podría también ser una buena idea.

Más información

La American Academy of Family Physicians tiene más información sobre adultos de la tercera edad y depresión.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTE: University of Michigan Health System, news release, December 2006
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined