Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Se vincula Vioxx con mayor riesgo de ataque cardiaco

Probabilidades disminuyen luego de los primeros tres meses

Martes, 20 de abril (HealthDayNews) -- Un popular medicamento contra la artritis parece incrementar el riesgo de ataque cardiaco, pero sólo en los primeros tres meses luego de comenzar con el medicamento.

Las personas que tomaron Vioxx (nombre genérico de rofecoxib) tenían un 24 por ciento de riesgo elevado de ataque cardiaco en comparación con pacientes que toman Celebrex (celecoxib) o drogas antiinflamatorias no esteróidicas (NSAID, por sus siglas en inglés), aclama un estudio en la edición del 19 de abril de Circulation.

Una portavoz para Merck & Co., fabricante de Vioxx, fue rápida en señalar que este estudio no es definitivo sobre el tema.

"Esto es un análisis de observación, con limitaciones, y realmente debe interpretarse en el contexto de los datos que tenemos para estudios controlados al azar para Vioxx", manifestó Mary Elizabeth Blake. "Datos de dos estudios controlados no demostraron diferencia en el índice de eventos trombóticos cardiovasculares serios en pacientes que tomaban Vioxx vs. pacientes que toman un placebo".

Otro estudio, sin embargo, no mostraron un índice mayor de problemas cardiovasculares en pacientes que tomaban 50 miligramos de Vioxx.

El autor del estudio también concordó con que los datos no son razón suficiente para descontinuar el medicamento. "Cuando se examinan los inhibidores selectivos cox-2 o evaluamos las NSAID en general, es muy importante sopesar los riesgos potenciales contra los beneficios potenciales", expresó al autor del estudio doctor Daniel Solomon, médico asociado en Brigham and Women's Hospital en Boston. "Estos medicamentos tienen un beneficio. Necesitamos saber qué grupos de pacientes son los que reciben el mayor beneficio".

No obstante, Solomon indicó que para el 2000 se presentaron más de 41 millones de recetas para coxibs (otro nombre para inhibidores cox-2, medicación a los que pertenecen Vioxx y Celebrex), lo que hace cualquier efecto adverso a la salud un problema potencial. Personas que sufren de osteoartritis comúnmente toman coxibs porque no conllevan el mismo riesgo de úlceras estomacales ni sangrado intestinal que las NSAID como el ibuprofén.

Los autores del estudio examinaron 54,475 pacientes de 65 años o más quienes se trataron con coxib, una NSAID tradicional o ninguna. Individuos que tomaban Vioxx tuvieron un aumento de 24 por ciento en riesgo de ataques cardiacos en comparación con individuos que tomaban Celebrex quienes no tuvieron un riesgo elevado. El riesgo resultó ser el más alto en aquellos que toman más de 25 miligramos de Vioxx al día durante los primeros 60 días de uso.

Participantes que tomaban Vioxx tuvieron un riesgo 17 por ciento mayor de ataques cardiacos en comparación con los que tomaban NSAID tales como Motrin y un riesgo mayor de 14 por ciento que los pacientes que no tomaban medicamentos antiinflamatorioas.

Solomon dijo que no está sorprendido de los hallazgos. "Es un consistente con los hallazgos del estudio VIGOR, que fue un estudio al azar que encontró un incremento cuatro veces mayor en ataques cardiacos", sostuvo.

En cuando a por qué el riesgo fue elevado en los primeros 90 días, sostuvo Solomon, "No puedo contestar con nivel alguno de certeza".

Una explicación potencial, añadió, era que las personas quienes son susceptibles a los efectos secundarios van a presentarlos temprano.

Tampoco está claro qué mecanismos biológicos podrían explicar por qué un inhibidor cox-2 tuvo efectos secundarios diferentes a otros.

"Son moléculas diferentes, estructuras diferentes. Y sabemos por la evaluación de epidemiología de otros medicamentos y otras condiciones que a veces una droga en una clase podría comportarse levemente diferente que otros miembros", sostuvo Solomon. "Exactamente qué está haciendo en la biología del cuerpo y por qué uno podría tener un riesgo elevado de ataque cardiaco no está completamente claro".

Blake considera que las propensiones del estudio eran una explicación más probable. "En este estudio la terapia hormonal se asoció con un riesgo reducido", señaló. De hecho, la Iniciativa de Salud de la Mujer ha demostrado que la terapia hormonal no se asoció con un riesgo reducido de enfermedades cardiovasculares.

Más información

Conoce más sobre la osteoartritis en la Fundación de Artritis.

Fuentes: Daniel Solomon, M.D., médico asociado, Brigham and Women's Hospital, y profesor auxiliar, medicina, Escuela Médica de Harvard, Boston; Mary Elizabeth Blake, portavoz, Merck & Co. Inc., Upper Gwynedd, Pa; 19 de abril de 2004, Circulation
Consumer News in Spanish