El huracán Katrina hubiera podido ser peor, según un informe de los EE.UU.

Pero los expertos afirman que es probable que el número de personas que necesiten atención de salud mental aumente

JUEVES 19 de enero (HealthDay News/HispaniCare) -- Aunque el huracán Katrina devastó a Nueva Orleáns y otras áreas de la Costa del Golfo el 29 de agosto, la destrucción y pérdida de vidas pudo haber sido peor si no hubiese sido por las advertencias y las evacuaciones, afirma un nuevo informe federal.

Sin embargo, el informe añade que todavía no se ha sacado totalmente la cuenta de la devastación emocional.

Los hallazgos se encuentran en cinco nuevos estudios sobre las respuestas de salud pública en Luisiana en los dos meses luego de Katrina. Los hallazgos aparecen en la edición del 20 de enero del Morbidity and Mortality Weekly Report, de los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.

Un segundo informe de los CDC, que debe ser publicado en marzo, se concentrará en un área más amplia de la Costa del Golfo y el impacto más abarcador del peor huracán de la historia de los EE.UU.

Los índices preliminares de mortalidad revelaron aproximadamente 1,000 muertes en Luisiana, 200 en Misisipí, y 20 en Florida, Alabama y Georgia. La mayoría de las muertes fueron causadas por los ataques de la tormenta en las costas de Misisipí y Luisiana, y las inundaciones en el área de Nueva Orleáns, según el informe. Además, más de 200,000 personas se vieron varadas en centros de evacuación.

Casi dos meses luego de Katrina, el 20.2 por ciento de las casas aún no tenía agua, el 24.5 por ciento no tenía electricidad, y el 43.2 por ciento no tenía servicio telefónico.

Y el 49.8 por ciento de los adultos presentaba niveles de cansancio emocional que indicaban una necesidad potencial de servicios de salud mental.

"Encontramos que los residentes tienen una variedad de necesidades ambientales, médicas y de salud mental", afirmó el Dr. Randolph Daley, un epidemiólogo veterinario de los CDC. "El impacto del huracán fue muy grande y algunas de esas necesidades ya se han satisfecho, pero hay muchas necesidades que continuarán".

"La necesidad de servicios de salud mental continuará durante bastante tiempo", añadió Daley.

Los hallazgos de los CDC fueron publicados el jueves, justo después de informes noticiosos que afirmaban que más de 3,200 personas todavía no se han encontrado en los cuatro estados más afectados por Katrina. La cifra oficial de muertes es ahora de 1,302. Los estimados afirman que más de un millón de personas fueron evacuadas y las cuentas de los daños van desde $70 mil millones hasta $130 mil millones.

Según el informe de los CDC, es posible que algunos de los desaparecidos fueran arrastrados hacia el cercano Lago Pontchartrain y otros cuerpos podrían estar aún enterrados en los escombros de la ciudad. En semanas recientes, por lo menos una familia que regresaba a su casa en ruinas encontró los restos de un familiar dentro, informó la Associated Press.

Otro informe en el MMWR se enfocó en las visitas a departamentos de emergencia luego de Katrina, para determinar el impacto de la tormenta según el tipo de visita.

"Entre el 8 y el 25 de septiembre, tuvimos más de 17,000 visitas al departamento de emergencia que ocurrían en las instalaciones participantes", afirmó la autora del informe Sukhminder Sandhu, una autoridad de información de epidemias de los CDC.

"La proporción de los trabajadores de auxilio con eventos respiratorios agudos y las lesiones involuntarias fue más alta en comparación con la de los residentes", añadió. "En comparación, los residentes tuvieron un número más alto de choques con vehículos motores que los trabajadores de rescate a medida que los residentes regresaban a la ciudad".

La mayoría de visitas al departamento de emergencia fueron por problemas médicos no relacionados al huracán, apuntó Sandhu. "La mayoría fue por enfermedad", afirmó.

Y si bien no hubo brotes de cólera, como se había temido, relacionados al huracán Katrina ni al Rita, el cual atacó las costas el 24 de septiembre, un sistema establecido para monitorear las condiciones de salud en los centros de evacuación encontró que una enfermedad parecida a la influenza y erupciones cutáneas fueron los síndromes de enfermedades contagiosa más reportados.

Pero, según el informe de los CDC, la mayoría de estos casos se debía a "reportes excesivos".

"Por ejemplo, luego de una investigación telefónica, se determinó que un grupo de infestación cutánea de 60 casos se trataba de cuatro casos confirmados de ácaros y el resto se trataba de residentes del centro de evacuación tratados profilácticamente", indicó el informe.

Las dolencias médicas crónicas conformaban hasta el 31 por ciento de los problemas médicos en los centros. Además, los problemas de salud mental, ya fueran diagnosticados previamente como la depresión o recién reconocidos como la ansiedad, conformaban el 9 por ciento de los problemas de los pacientes, informaron los CDC.

Un informe final de los CDC resaltó la necesidad de que los residentes de Nueva Orleáns se protegieran del moho a medida que reconstruían su ciudad, señalando que una evaluación ambiental encontró que el 46 por ciento de los hogares evaluados tenían moho visible al nivel o por encima del nivel asociado con problemas de salud.

Sin embargo, los residentes y los trabajadores no han usado constantemente protección respiratoria apropiada, anotó el informe.

Para manejar este problema, los CDC solicitan más educación pública sobre el peligro del moho y cómo pueden protegerse las personas.

Un experto opina que la situación pudo haber sido mucho peor.

"Es bastante sorprendente que no vimos más lesiones y más enfermedades infecciosas", afirmó John C. Pine, director de ciencias y gestión de desastres de la Universidad Estatal de Luisiana. "La naturaleza de esta tormenta había alertado a la comunidad de salud pública. Todos pensábamos que este desastre podía tener resultados catastróficos".

Pero a Pine le preocupa los efectos a largo plazo en la salud mental de las personas que perdieron sus hogares y trabajos.

"Hay una enorme carga de salud mental, aún ahora", afirmó Pine. "Tendemos a medir cosas que podemos contar, como el número de muertos. Pero es probable que aumente el número de los que necesitan atención de salud mental".

Más información

La U.S. Environmental Protection Agency puede darle más información sobre las repercusiones de Katrina.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Randolph Daley, expert veterinary epidemiologist, D.V.M., M.P.H., U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Atlanta; Sukhminder Sandhu, Ph.D., epidemic intelligence officer, CDC, Atlanta; John C. Pine, Ph.D., director of disaster science and management, Louisiana State University, Baton Rouge; Jan. 20, 2006, CDC's Morbidity and Mortality Weekly Report
Consumer News in Spanish