Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Hombres jóvenes en mayor riesgo de muerte prematura

Su tasa de mortalidad es tres veces mayor que la de las mujeres jóvenes

JUEVES 27 de mayo (HealthDayNews/HispaniCare) -- ¿Desea conocer los dos mayores factores de riesgo de muerte prematura? Qué le parece ser joven y hombre.

Esa es la conclusión de un nuevo estudio que encontró que el riesgo de muerte prematura es particularmente alto para los varones en los años que rondan la madurez sexual, pero que persiste también más allá.

"Ser hombre es en estos momentos el factor de riesgo demográfico más alto de muerte prematura en los países desarrollados", dijo Daniel Kruger, un psicólogo social del Instituto de Investigación Social de la Universidad de Michigan.

Es también coautor del estudio, que aparece en la edición de junio de Evolutionary Psychology. También presentará estos hallazgos en la reunión anual de la American Psychological Society en Chicago.

El peligro de ser hombre en vez de mujer se concentra en los años entre la adolescencia y la adultez, según el estudio. Durante esos años, la tasa de mortalidad para los hombres es casi tres veces más alta que para las mujeres.

Pero la diferencia persiste años más tarde. En los Estados Unidos, la tasa de mortalidad para los hombres de 50 años de edad es 60 por ciento más alta que para las mujeres. Aún a los 75 años de edad, la tasa de mortalidad en los hombres es 46 por ciento más alta. En general, los hombres estadounidenses tienen tasas de mortalidad más elevadas debido a 11 causas de muerte, que van desde enfermedad cardiaca hasta homicidios y suicidios, según el estudio.

"La magnitud de la diferencia por género es más descarnada cuando se resume por el número de muertes antes de los 50", dijo Kruger. "Por cada 10 mujeres que murieron prematuramente, 16 hombres lo hicieron".

Kruger y el Dr. Randolph Nesse, profesor de psiquiatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan, obtuvieron estos números del U.S. National Center for Health Statistics, la Organización Mundial de la Salud y la Human Mortality Database (base de datos de la mortalidad humana) global. Los datos de 20 países revelaron el mismo patrón: mortalidad masculina más alta, con un pico de diferencia a la edad de la madurez sexual.

La proporción general en los EE.UU. para las tasas de mortalidad masculinas a femeninas aumentó visiblemente durante la adolescencia, con un pico de 2.94 entre los 20 y los 24 años de edad, y descendiendo lentamente a 1.46 entre los 75 y los 79 años de edad, de acuerdo con el estudio.

La proporción más alta de mortalidad entre hombres y mujeres debido a una causa específica fue el suicidio, con 9.03 entre los 75 y los 79 años de edad, o sea, nueve hombres se suicidaron por cada mujer que se suicidó. La siguiente proporción más alta de mortalidad entre hombres y mujeres fue por homicidio, (5.72), y por accidentes no automovilísticos (4.91), entre los 20 y los 24 años de edad, según los investigadores.

Una razón para esta diferencia es tan vieja como el mundo, apuntó Kruger. Los hombres (en realidad los machos de todas las especies) "compiten por el estatus y los recursos para atraer la atención y ser elegidos por las mujeres", dijo. "Entre los machos, el nivel más alto de competencia por el apareamiento es la razón evolutiva por la que las hembras viven más en promedio en la mayoría de las especies animales".

"No todos los hombres tienen éxito en conseguir una pareja", añadió Kruger. "Debido a esto, los hombres están dispuestos a tomar un grado más alto de riesgo. El comportamiento de las mujeres está conformado por las necesidades de atención a los niños, de manera que tienen una tendencia disminuida a tomar riesgos".

Hay mucho por hacer para reducir el exceso de mortalidad masculina, apuntó Kruger, sobre todo persuadir a los hombres a seguir las reglas de un estilo de vida sano: una dieta apropiada, beber moderadamente y hacer ejercicio.

Algunos cambios en la sociedad también podrían ayudar a eliminar las causas de la muerte prematura masculina, dijo Kruger. Pero curiosamente, reducir el número de armas en manos del público estadounidense probablemente no ayudaría, dijo, porque la diferencia entre hombres y mujeres persiste en los países en que las armas de mano no están generalmente disponibles.

El nuevo informe también podría ayudar, dijo Kruger. Al llevar la diferencia de mortalidad a la atención pública, "las personas tendrían una mejor idea de lo que sucede y podrían prestar más atención a los problemas de salud masculinos", afirmó.

Si las tasas de muerte masculinas pudieran de alguna manera reducirse a ser como las de las mujeres, "un tercio de todas las muertes masculinas por debajo de los 50 años de edad podrían eliminarse", dijo Kruger.

Más Información

La National Library of Medicine tiene información sobre los más importantes problemas de la salud masculina.

FUENTES: Daniel Kruger, Ph.D., social psychologist, University of Michigan Institute for Social research, Ann Arbor; June 2004 Evolutionary Psychology
Consumer News in Spanish