See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La cirugía para bajar de peso alarga la vida

Expertos respaldan un mayor uso de la cirugía de derivación gástrica y de banda gástrica

MIÉRCOLES 22 de agosto (HealthDay News/Dr. Tango) -- Dos estudios confirman lo que los cirujanos han sabido por años, que las cirugías para la pérdida de peso reducen el riesgo de muerte prematura de los pacientes.

Un estudio estadounidense de unas 16,000 personas obesas halló que la mortalidad a largo plazo se redujo en 40 por ciento para quienes optaron por la derivación gástrica. Además, un estudio sueco de más de 4,000 personas obesas halló que los índices de mortalidad se redujeron en 29 por ciento para quienes habían tenido cirugías de derivación o de banda laparoscópica ajustable, en comparación con quienes no.

"Esto no constituye ninguna sorpresa, es una de las razones por las que he estado realizando estos procedimientos por tanto tiempo, porque he visto el beneficio real que tiene para la gente", aseguró el Dr. George Fielding, cirujano bariátrico pionero de la ciudad de Nueva York.

Fielding, profesor asociado de la Facultad de medicina de la Universidad de Nueva York, no participó en los estudios, que aparecen publicados en la edición del 23 de agosto del New England Journal of Medicine.

En 2003, se realizaron más de 120,000 cirugías para perder peso sólo en los EE.UU. Estos procedimientos, en esencia, reducen el tamaño del estómago con una técnica de derivación o con una banda ajustable para restringir la bolsa gástrica. Según los expertos, la seguridad de estas operaciones ha mejorado de manera dramática desde el advenimiento de las técnicas laparoscópicas mínimamente invasivas.

Aún así, aunque podría esperarse que una pérdida masiva de peso alargue la vida de los pacientes, no ha habido evidencia sólida de que así sea.

Existe un verdadero problema para los estadounidenses que buscan cobertura para estos procedimientos tan costosos, según aseguró un cirujano bariátrico.

"En los últimos cinco años, se ha producido un movimiento en este país por erigir obstáculos para [evitar] que los pacientes puedan hacerse la cirugía", aseguró la Dra. Anita Courcoulas, jefa de la sección de cirugía bariátrica y cirugía general mínimamente invasivas de la Facultad de medicina de la Universidad de Pittsburgh.

Como van las cosas, las directrices de expertos creadas en 1991 en una reunión de los U.S. National Institutes of Health relegan la cirugía bariátrica únicamente para los mórbidamente obesos (quienes tienen un índice de masa corporal de 40 ó más, cuando 30 es el umbral de obesidad) e incluso sólo si los pacientes han agotado todas las demás opciones para perder peso.

"Sin embargo, el problema es para la gente que tiene que perder más de 80 libras (36 kg) porque las dietas no van a funcionar a largo plazo", señaló Courcoulas. "La mayoría de estos pacientes hacen dieta durante muchos años, como exigen ahora con frecuencia las aseguradoras".

Pero sin evidencia sólida de que la cirugía bariátrica aumente la salud y extienda la vida, los expertos aseguran que a menudo ha sido una lucha convencer a las aseguradoras que le den cobertura al procedimiento.

Eso podría cambiar ahora, agregaron los expertos.

En el ensayo sueco, los investigadores de la Universidad de Gotemburgo y otros lugares le dieron seguimiento a unos 6,100 adultos muy obesos (cuyo IMC estaba por encima de 34) durante un promedio de 11 años. Cerca de las dos terceras partes de los participantes se habían sometido a algún tipo de cirugía para perder peso, mientras que otros habían intentado con métodos no quirúrgicos.

Según el equipo, los índices de mortalidad se redujeron en 29 por ciento en el grupo que se sometió a cirugía, en comparación con los que no. La mayoría de las muertes se relacionaron con la enfermedad cardiaca.

Los resultados fueron aún más dramáticos en el estudio estadounidense realizado en varios centros, que le dio seguimiento a 16,000 adultos cuyo IMC era de 33 ó más durante siete años. El equipo estadounidense calculó que se salvaron 136 vidas por cada 10,000 cirugías realizadas. Además, las estadísticas fueron bastante impresionantes. La muerte por cualquier causa se redujo en 40 por ciento para quienes se sometieron a cirugía de derivación gástrica, en comparación con los que no. Además, los índices de mortalidad por enfermedades específicas se redujeron aún más.

"La mortalidad por diabetes mejoró en un 92 por ciento, la enfermedad de la arteria coronaria en 56 por ciento y el cáncer en 60 por ciento", aseguró Ted Adams, investigador líder y profesor asociado adjunto de la división de genética cardiovascular de la Facultad de medicina de la Universidad de Utah en Salt Lake City.

La cirugía en sí parece tener pocos riesgos a corto plazo. El índice de mortalidad durante el año siguiente a la cirugía (0.53 por ciento) fue casi idéntico al de quienes no se sometieron al procedimiento, según los investigadores.

Aún así, hubo algunos riesgos a largo plazo relacionados con la pérdida rápida de peso, entre ellos un ligero aumento en las probabilidades de muerte por lesión y un aumento de las enfermedades psicológicas. "Algunos estudios señalan que algunos de los pacientes de cirugía bariátrica desarrollan ciertas dependencias a sustancias químicas", anotó Adams.

Eso significa que la consultoría en profundidad con un médico es crucial para asegurarse de que la cirugía para la pérdida de peso es lo adecuado para usted, anotó Adams.

Para muchas personas gravemente obesas, la cirugía para la pérdida de peso será la decisión correcta y entre más pronto, mejor, según los expertos.

"Elimina virtualmente su riesgo de diabetes si no la ha tenido. Además, si usted está mórbidamente obeso, con el tiempo tendrá diabetes", señaló Fielding.

Fielding habla desde su propia experiencia. Además de ser cirujano bariátrico, también se sometió al procedimiento hace ocho años.

"Pesaba entre 310 y 315 libras (141 y 143 kg) en ese momento y ahora peso 210 (95)", aseguró.

Antes de la cirugía, agregó, "tenía que tomar 11 medicamentos distintos, tenía una cantidad de enfermedades, menos diabetes", aunque ésta no estaba muy lejos.

Fielding anotó que el hecho de que algunas celebridades hayan divulgado haberse sometido a estas cirugías, como el meteorólogo del programa Today, Al Roker, y la cantante Carnie Wilson, está ayudando a reducir el estigma que rodea la operación.

Apenas el viernes pasado, Star Jones, abogada y presentadora de un programa de entrevistas, reveló que se había sometido a cirugía para la pérdida de peso hace cuatro años, aunque se había mostrado renuente a hacerlo en ese entonces. Le contó a Larry King de CNN que había perdido la mitad de su peso después de la cirugía y que no lo había vuelto a recuperar.

Fielding dijo que entendía la reticencia de Jones.

"Me parece que es normal no hablar de ello hasta sentirse seguro de que a uno le ha ido bien", dice. "Yo creo que muchos de nosotros esperamos que todo falle porque nada más ha funcionado nunca".

Los expertos estuvieron de acuerdo en que comer de manera sensata y hacer ejercicio después de la cirugía es la verdadera clave del éxito a largo plazo.

"La cirugía bariátrica es una herramienta. Los pacientes más exitosos, los que no vuelven a subir de peso durante mucho tiempo y mantienen controlados sus problemas de salud, son los que amalgaman esa herramienta con cambios en el estilo de vida", aseguró Courcoulas.

Más información

Para más información sobre la cirugía bariátrica, visite los U.S. National Institutes of Health.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Anita Courcoulas, M.D., M.P.H., associate professor, surgery, and chief, section of minimally invasive bariatric and general surgery, University of Pittsburgh School of Medicine; George Fielding, M.D., associate professor, surgery, New York University School of Medicine, New York City; Ted Adams, Ph.D., M.P.H., adjunct associate professor, division of cardiovascular genetics, University of Utah School of Medicine, Salt Lake City; Aug. 23, 2007, New England Journal of Medicine
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined