Preocuparse por los costos sanitarios aumenta la tasa de mortalidad

Una actitud de agobio hacia el dinero produce peores resultados en los pacientes cardiacos

LUNES 17 de mayo (HealthDayNews/HispaniCare) -- Según un estudio recientemente publicado, preocuparse por los gastos en atención sanitaria parece aumentar el riesgo de muerte después de sufrir un problema cardiaco.

Las personas que respondieron "sí" a la pregunta, "¿han supuesto un problema económico sus gastos médicos en el último año?" son mucho más propensos a morir en los 12 meses siguientes después de someterse a una angioplastia para abrir las arterias cardiacas o una cirugía de bypass, según un informe presentado el 16 de mayo en un fórum científico de la American Heart Association celebrado en Washington D.C.

Ha habido "un gran número de estudios" que demuestran que el estado monetario y socioeconómico tiene una gran influencia sobre los resultados médicos, afirmó la presentadora del informe, Carole J. Decker, gerente de proyecto de resultados cardiacos en el Mid America Heart Institute del Saint Luke's Hospital de Kansas City, Mo.

Pero éste es el primer estudio que evalúa la cuestión de la actitud de un paciente hacia los costos médicos, afirmó.

Más de un cuarto de los 2,097 pacientes interrogados sobre este tema se describieron desde "un poco" a "muy" agobiados, apuntó Decker.

La tasa de muerte después de un año en este grupo fue de un 5.9 por ciento, comparado con el 3.5 por ciento de los que se describieron como "tranquilos", señaló.

Se dio una inevitable correlación entre el estado económicos y los malos resultados, correlación que ya se había encontrado en estudios anteriores, afirmó Decker, pero también algunas sorpresas.

"En su mayor parte, los pacientes con ingresos más bajos se mostraban agobiados", apuntó. "Pero un paciente presentó unos ingresos de más de $100,000 al año y afirmó que sus costos médicos eran agobiantes".

Otra parte del estudio, no presentada en la reunión, encontró generalmente peores resultados en términos de frecuencia de síntomas y limitaciones físicas entre los pacientes que se describieron como preocupados por sus gastos médicos, dijo Decker.

Un siguiente paso del estudio consistirá en obtener una idea más clara de la relación entre actitud hacia los gastos médicos y salud, apuntó. Quizás las preocupaciones sobre el dinero evitaban que la gente buscara ayuda médica o tomara medicación que necesitaba, afirmó. En general, los pacientes con preocupaciones económicas tenían una peor salud y eran más propensos a sufrir enfermedades como diabetes, infartos y alta presión sanguínea.

Es necesario realizar más estudios en otros hospitales para verificar los resultados, añadíó Decker. Si la relación sigue existiendo, podría ayudar a identificar pacientes que necesitan ayuda especial, como servicios sociales o acción más agresiva de los doctores.

"También necesitamos entender mejor en qué consiste la carga real", afirmó. "¿Es la medicación, el desplazamiento al centro sanitario, el tiempo perdido en el trabajo?" En ese caso, sólo la sociedad puede dar los pasos necesarios para reducir la carga y posiblemente tener un impacto en la supervivencia del paciente.

Más Información

Puede leer un informe gubernamental sobre los efectos socioeconómicos en la medicina en el U.S. Department of Health and Human Services. Además, la American Heart Association tiene información sobre un estilo de vida más saludable para el corazón.

FUENTES: Carole J. Decker, R.N., Ph.D., project manager, cardiovascular outcomes, Mid America Heart Institute, Saint Luke's Hospital, Kansas City, Mo.; May 16, 2004, presentation, American Heart Association annual scientific forum, Washington, D.C.
Consumer News in Spanish