Según la FDA, tres niños murieron por la codeína después de una cirugía

Los niños que metabolizan el analgésico más rápidamente de lo usual están en riesgo, advierten los expertos

MIÉRCOLES, 15 de agosto (HealthDay News) -- Tras las muertes de tres niños y un cuarto que casi murió, las autoridades de salud de EE. UU. advierten sobre los riesgos de administrar el analgésico codeína a ciertos niños tras una cirugía.

La Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de EE. UU. dijo que los cuatro niños, todos de 2 a 5 años de edad, recibieron las dosis normales de codeína tras una extracción de amígdalas o de adenoides como tratamiento para la apnea obstructiva del sueño, un trastorno que se caracteriza por interrupciones en la respiración durante el sueño. El niño que no murió sufrió una depresión respiratoria casi letal.

Los niños desarrollaron reacciones adversas en un plazo de uno o dos días de comenzar a tomar el fármaco recetado, y los investigadores sospechan que eran "metabolizadores ultrarrápidos".

La codeína, un narcótico que también se usa para la tos, se convierte en morfina en el hígado, y en algunas personas esa conversión ocurre de forma más rápida y completa que en otras, debido a su conformación genética. Administrar codeína a esos niños tras una amigdalotomía y/o una adenoidectomía podría aumentar su riesgo de problemas respiratorios y muerte, advirtió el miércoles la FDA en una declaración.

"[La] FDA desea que los padres y cuidadores tengan en cuenta las señales de advertencia que podrían indicar que sus hijos tienen problemas para respirar debido a este nivel más alto de morfina", señaló la agencia.

Entre una y siete personas de cada cien se consideran como "metabolizadores ultrarrápidos", señalaron los investigadores. Aunque rara, esta variación genética es más común en ciertos grupos étnicos. Las poblaciones norafricanas y etíopes conforman el 29 por ciento de los "metabolizadores ultrarrápidos", mientras que de 1 a 2 por ciento de los europeos del norte son afectados.

La única forma en que las personas pueden saber si son metabolizadores ultrarrápidos es someterse a una prueba genética.

La FDA emitió las siguientes directrices para padres y cuidadores:

  • Administrar la codeína solo según sea necesario para aliviar el dolor, no según un horario fijo.
  • Recetar la dosis de codeína más baja posible durante el menor tiempo posible.
  • Nunca administrar a los niños más de seis dosis de codeína al día.
  • Observar a los niños con cuidado tras la cirugía por señales de sobredosis de morfina, lo que incluye somnolencia, confusión, respiración poco profunda, ruidosa o con problemas, y labios azulados o color azul alrededor de la boca.

Los padres que noten estos síntomas deben llamar al 911 y buscar atención médica de inmediato, aconsejaron los investigadores.

"Lo más importante es que los cuidadores deben decir al operador del 911 o al personal del departamento de emergencias que su hijo ha tomado codeína y tiene problemas para respirar", señaló el Dr. Bob Rappaport, director de la División de Productos de Anestesia, Analgesia y Adicción del Centro para la Evaluación e Investigación de Fármacos de EE. UU.

"Actualmente, la FDA lleva a cabo una revisión de reportes de eventos adversos y otras informaciones para determinar si hay casos adicionales de sobredosis involuntarias o muertes en niños que toman codeína, y si esos eventos adversos ocurren durante el tratamiento de otros tipos de dolor, como el dolor postquirúrgico tras otros tipos de cirugías o procedimientos", apuntó Rappaport.

Los padres deben hablar con el médico de sus hijos sobre cualquier preocupación que tengan sobre el uso de codeína, señaló la FDA.

Más información

Los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. tienen más información sobre la codeína.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo
FUENTE: U.S. Food and Drug Administration, news release, Aug. 15, 2012
Consumer News in Spanish