See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Un donante de órganos con rabia provoca la muerte de 3 receptores

No se realizó ninguna prueba para evaluar la presencia de este virus poco común

JUEVES 1 de julio (HealthDayNews) -- Tres personas han fallecido de rabia después de recibir órganos de un hombre que estaba infectado con este virus y que no mostraba ningún signo aparente de padecer esta enfermedad cuando murió a causa de una hemorragia cerebral.

Es la primera vez que la rabia se transmite a través del trasplante de un órgano sólido.

Los representantes de los U.S. Centers for Disease Control and Prevention señalaron el jueves que un cuarto receptor de un órgano del mismo donante falleció en la mesa de operaciones y no tuvo tiempo para desarrollar la enfermedad. La rabia es siempre mortal en el momento en que aparecen los síntomas, pero se puede prevenir si una persona recibe un tratamiento con inyecciones justo después de haber estado expuesta a un animal potencialmente rabioso.

Según los CDC, al donante no se le hizo una prueba para ver si estaba infectado de rabia en el momento en que falleció.

Aunque la transmisión entre humanos es extremadamente rara, los representantes sanitarios están haciendo un gran esfuerzo para localizar miembros de su núcleo familiar, trabajadores de la rama sanitaria y otras personas que hayan podido entrar en contacto con las víctimas. A cualquier sospechoso de haber estado expuesto al virus se le aconsejará que se someta al tratamiento con inyecciones de inmediato.

El virus de la rabia se suele trasmitir a los humanos por un mordisco o un rasguño de un animal infectado, generalmente un murciélago. Se dieron ocho casos de transmisión anteriormente a través de trasplantes de cornea, sólo uno de ellos en EE.UU.

En este caso, el donante de los órganos era un varón aparentemente saludable residente en Arkansas que llegó al Hospital Christus St. Michael de Texarkana, Texas, con "cambios graves en su estado mental" y fiebre baja. Un examen neurológico reveló posteriormente una hemorragia cerebral, y el hombre falleció 48 horas después. Su familia accedió a donar los órganos, y se le realizaron las pruebas y los controles habituales que se realizan a cualquier candidato a ser donante de órganos.

Los representantes no quisieron revelar la identidad o la edad del donante y también declinaron aportar datos sobre el género, la edad y las identidades de los receptores.

El jueves, durante una conferencia de prensa que en ocasiones resultó confusa, el Dr. Mitch Cohen, director del centro de coordinación de enfermedades infecciosas de los CDC, afirmó no estar seguro del momento en que falleció el donante, pero que tenía que haber sido poco antes del 4 de mayo, momento en que se realizaron los trasplantes.

Los pulmones se trasplantaron a un paciente de Alabama, una operación realizada por un grupo de doctores de la Universidad de Alabama en Birmingham. Este paciente falleció durante la operación del 4 de mayo, sin tiempo suficiente para que se desarrollara la rabia.

Los otros tres recibieron el hígado y cada uno de los dos riñones durante operaciones realizadas en en Centro Médico Baylor de Dallas. El receptor del hígado vivía en Oklahoma. Los tres pacientes desarrollaron subsecuentemente síntomas de letargo, ataques, hipertensión, problemas respiratorios y trastornos neurológicos por lo que fueron hospitalizados en centros médicos de los estados en los que vivían. El receptor del hígado murió el 7 de junio, el receptor del primer riñón el 8 de junio y el receptor del segundo riñón el 21 de junio. Posteriormente, las pruebas de laboratorio realizadas confirmaron que los tres habían sido infectados con un tipo de rabia que suele ser común en murciélagos.

No se donó ningún otro órgano ni tejido de este donante.

Dado que el virus es tan poco común entre humanos, "las pruebas de rabia no se realizan de forma rutinaria", señaló Virginia McBride, especialista en donación de órganos en instituciones sanitarias públicas de la Health Resources and Services Administration. En EE.UU. sólo se registran entre uno y tres casos en seres humanos cada año.

Las posibilidades de una transmisión entre seres humanos son incluso menores, sin embargo, los representantes estatales están intentando determinar quién entró en contacto con los tres receptores y con el donante. Aunque no confirmaron el número de personas que pudieron estar en contacto con estas personas, hay cinco hospitales involucrados en el caso: el Centro Médico Universitario Baylor, el Hospital de la Universidad de Alabama en Birmingham, el Hospital Christus St. Michael, el Centro Médico Regional Watley, también en Texarkana y el Centro Médico Good Shepherd en Longview, Texas.

"El riesgo de transmisión asociada con el personal de atención sanitaria se considera extremadamente bajo, y nunca se ha documentado la transmisión del virus de la rabia de pacientes a personal sanitario", apuntó Cohen. "Entre los miembros del núcleo familiar, también es muy poco común, y sólo se han reportados dos casos (ambos en Etiopía) y en ninguno de los casos se confirmó en el laboratorio que se tratara de rabia".

La transmisión se podría dar si hubiera algún contacto entre la saliva del paciente (el virus no se transporta en la sangre) y una herida o una membrana mucosa, como los ojos o la nariz.

La mayoría de los casos de la enfermedad aparecen en los primeros meses de exposición, pero algunos pueden aparecer incluso un año después, afirmó Cohen. Se necesita administrar inyecciones antes de que aparezcan los síntomas porque después, la enfermedad "es bastante cercana a ser cien por cien mortal", afirmó Cohen.

Es demasiado pronto para saber si a los donantes de órganos se les deberá realizar una prueba de rabia, afirmó Cohen, que hizo hincapié en la seguridad general que conlleva un transplante.

"Estamos aprendiendo sobre la marcha, a medida que aparece nueva información", señaló Cohen. "Esto nunca había pasado anteriormente".

Los expertos habían mostrado su sorpresa al descubrir en el pasado que los donantes de órganos pueden pasar peligrosas alergias alimentarias e incluso, melanoma, muchos años después del transplante.

Más Información

Los U.S. Centers for Disease Control and Prevention tienen más información sobre la rabia.

Traducido por HispaniCare

FUENTES: July 1, 2004, news conference with Mitch Cohen, M.D., director, coordinating center for infectious diseases, U.S. Centers for Disease Control and Prevention, and Virginia McBride, R.N., M.P.H., public health organ donation specialist, Health Resources and Services Administration
Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.