Una infección de garganta por estreptococos podría haber sido la causa de la muerte de Mozart

Una nueva exploración de los récords históricos apuntan a una epidemia en la época

LUNES, 17 de agosto (HealthDay News/Dr. Tango) -- Se trata de uno de los misterios duraderos de la música clásica: ¿qué, o quién, mató a Mozart a los 35 años de edad, cuando estaba en la cima de su potencia creativa?

Ahora, hay una nueva teoría: murió debido a complicaciones a causa de una infección de garganta por estreptococos.

Esta hipótesis más reciente carece del drama inherente a un asesinato por parte de un rival o el suicidio, ambos sugeridos como causas de la muerte de Mozart. Pero Andrew Steptoe, coautor de un diagnóstico histórico que aparece en la edición del 18 de agosto de la revista Annals of Internal Medicine, afirmó que lo que más sentido tiene es una infección, si se toman en cuenta los registros médicos de la época, o sea Viena en 1791.

"Por primera vez, hemos analizado las causas de muerte que eran prevalentes durante el periodo en que murió", aseguró Steptoe, epidemiólogo del Colegio Universitario de Londres. "Esto nos dio algunas ideas de cuáles eran los problemas médicos comunes en la época y hemos podido relacionarlo con los hechos conocidos sobre la muerte de Mozart".

Wolfgang Amadeus Mozart, considerado como uno de los compositores más brillantes del mundo, murió en 1791. "En los meses anteriores a su muerte, estaba ocupado y tenía éxito, y 'La Flauta Mágica' llenaba los escenarios, así como otras obras maestras, entre ellas el concierto para clarinete", señaló Steptoe. "Murió tras una breve enfermedad, y lo enterraron con lo mínimo, en una ceremonia muy sencilla".

Si Mozart no hubiera muerto, los trabajos comisionados "seguramente habrían resultado en algunas piezas musicales increíbles, y gran parte de lo que fomenta la continua reconsideración del tema probablemente sea la imaginación de esta pérdida" con su muerte, aseguró Neal Zaslaw, especialista en Mozart y profesor de música de la Universidad de Cornell.

Con los siglos, han emergido incontables teorías sobre el tema, entre ellas juego sucio (un asesinato cometido por el compositor Salieri, como sugirió la película "Amadeus", ganadora de varios premios Oscar) y el suicidio. El listado de las causas naturales propuestas es largo, entre ellas fiebre reumática, una sobredosis de sales de mercurio usadas para tratar la sífilis y una triquinosis causada por comer chuletas de cerdo sin la temperatura adecuada, dijo el coautor del nuevo estudio, el Dr. R.H.C. Zegers, oftalmólogo de la Universidad de Ámsterdam en los Países Bajos.

Zegers, Steptoe y Andreas Welgl, de la Universidad de Viena, examinaron los registros de las muertes en Viena durante el mes en que murió Mozart, y del mes anterior y posterior. También compararon los registros con los de otros años para ve si podían encontrar algo inusual.

Encontraron muchas muertes atribuidas a una acumulación de fluidos en el cuerpo, que sufrió Mozart al morir. Los autores del estudio sospechan que esto fue causado por una infección de garganta por estreptococos, que a su vez pudo deberse a la propagación de una epidemia menor de un hospital militar cercano.

Las complicaciones podrían haber llevado a problemas renales, y las sangrías, un tratamiento común de la época, podrían haber causado otra infección, señaló Zegers.

Pero los autores advierten que su diagnóstico es tentativo. Afirman que la fiebre escarlatina es una posibilidad alternativa, aunque menos probable.

Zaslaw, profesor de música, también ha estudiado la muerte de Mozart y dijo que es difícil sacar conclusiones dada la falta de documentación confiable de la época. Aún así, dijo que los hallazgos recientes "nos dan la posibilidad de reinterpretar esos documentos dentro de un contexto más rico y matizado".

Más información

El Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de EE. UU. tiene más información sobre la infección de garganta por estreptococos.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Andrew Steptoe, D.Sc., professor, psychology, and deputy head, Department of Epidemiology and Public Health, University College London; R.H.C. Zegers, M.D., Ph.D., ophthalmologist, University of Amsterdam, the Netherlands; Neal Zaslaw, Ph.D., professor, music, Cornell University, Ithaca, N.Y.; Aug. 18, 2009, Annals of Internal Medicine
Consumer News in Spanish