See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Comunidad de transplante de órganos enfrenta obstáculos éticos

¿Cuando cruzan la línea los esfuerzos para solicitar órganos de donantes?

MIÉRCOLES 3 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- Cuando una ejecutiva de relaciones públicas de 31 años cayó enferma el mes pasado por necesitar un transplante completo del hígado, colegas bien intencionados publicaron un comunicado de prensa para atraer la atención pública a su apremiante situación.

Pero esta petición en beneficio de su compañera de trabajo, Shari Kurzrok, quien permanece hospitalizada en el Centro Médico de la Universidad de Nueva York, ¿viola las fronteras éticas o incita a que otros crucen la línea?

"Creo que es justo decir que algunas de las actividades que se llevaron a cabo fueron tal vez un poco demasiado lejos", reconoció Kym White, directora gerencial de Ogilvy Public Relations Worldwide en Nueva York, que publicó el comunicado de prensa y ayudó a colocar un pequeño anuncio impreso para buscar un donante de hígado con sangre Tipo A o Tipo O.

White señaló que algunas de las actividades en que las personas se involucraron eran inapropiadas, aunque insiste en que la campaña nació de buenas intenciones.

Como la demanda de órganos donados en los Estados Unidos sigue superando la oferta, cada vez más personas recurren a Internet o a la publicación de anuncios para encontrar donantes de órganos. Y a medida que la seguridad de la cirugía de trasplante mejora, cada vez más donantes vivos dan un paso al frente para ofrecer uno de sus riñones o un lóbulo del hígado o pulmón.

Todo esto plantea nuevos dilemas éticos, de acuerdo con los escritores de tres artículos acompañantes en la edición del 4 de agosto del New England Journal of Medicine. ¿Quién decide, por ejemplo, si un donante con vida está psicológicamente o físicamente preparado para donar un riñón? ¿Y cómo el sistema de trasplante de órganos del país puede asegurar la justa distribución de órganos para aquéllos que más lo necesitan, y que no siempre son los que más gritan?

En una declaración preparada, la United Network for Organ Sharing (UNOS), un grupo privado que se encarga conjuntamente con el gobierno federal de la administración del Organ Procurement and Transplantation Network (OPTN, Red de adquisición y transplante de órganos) del país, declaró que se compromete a ofrecer información detallada sobre los riesgos y beneficios de los donantes en vida. Además, señaló, que la OPTN ha establecido criterios para programas de trasplantes de donantes con vida.

Mientras tanto, una propuesta con respecto a las solicitudes de donantes fallecidos se presentará ante el consejo de directores de OPTN/UNOS este noviembre, anunció UNOS en la declaración.

El caso de Kurzrok ejemplifica lo que es una práctica conocida como "donación directa". En vez de esperar por el sistema de trasplante de órganos del país para identificar y procurar un hígado, familiares y amigos de la nativa de Great Neck en N.Y. asumieron ese trabajo para ayudar a encontrar un donante.

El Dr. Robert Steinbrook, corresponsal a nivel nacional para el New England Journal of Medicine, señaló que "La donación directa de órganos procedentes de pacientes fallecidos puede ser muy problemática".

El comentario de Steinbrook nos recuerda el caso de un hombre de 32 años de Houston con cáncer de hígado que recibió un hígado directo el año pasado luego de publicar un anuncio en los periódicos, en un sitio Web y en dos vallas de autopistas pero que murió ocho meses después del trasplante.

"Su controversial campaña pudo haber motivado una donación que de otra manera no hubiera ocurrido, o privó el hígado a alguien con mayores posibilidades de supervivencia a largo plazo", cuenta Steinbrook.

Al mismo tiempo, las donaciones directas de donantes vivos, especialmente de riñones, seguirán siendo una fuente importante de órganos, apuntó.

En todo el país, cerca de 89,000 personas estaban en listas de espera para recibir un trasplante de órgano el mes pasado, y de ese grupo, 62,500 pacientes esperaban un trasplante de riñón. Pero sólo un cuarto de ellos espera recibir un trasplante el próximo año.

La donación de personas vivas está ayudando a cubrir la diferencia entre la oferta y la demanda. En 2004, se realizaron más de 27,000 trasplantes de órganos, incluyendo 6,991 que involucraron a donantes vivos, señaló la UNOS. Desde 1988, el número de donantes vivos se ha más que triplicado.

El uso ampliado de donantes vivos también ha propiciado la aparición de métodos controversiales de solicitud, tales como la compañía inicial de 2004 MatchingDonors.com, un punto de encuentro para conectar a pacientes con donantes vivos potenciales.

"Lo que a MatchingDonors le interesa es permitir que las personas en necesidad de trasplantes de órganos tengan una manera de encontrar un donante de órgano vivo", explicó el Dr. Jeremiah Lowney, director médico del sitio Web. "Estamos intentando ayudar a reducir el número de personas en las listas (de espera)".

Pero como los servicios de citas, MatchingDonors no dispone de ningún tipo de mecanismo para asegurar la precisión de la información suministrada por donantes y receptores potenciales, anotó el Dr. Robert D. Truog, profesor de ética médica y anestesiología en la Facultad de Medicina de Harvard y autor de uno de los artículos del boletín. "Dadas las consecuencias de vida o muerte de este procedimiento, la donación de órganos no debería estar regulada por la ética de la doctrina caveat emptor", observó.

Se deben tomar grandes precauciones en la evaluación de los beneficios y riesgos del donante vivo, urgió la Dra. Julie R. Ingelfinger, nefróloga pediátrica, subeditora del New England Journal of Medicine. Una donación entre personas vivas podría ser apropiada si alguien está dispuesto a ofrecer un órgano y es evaluado como un candidato apropiado por un equipo de profesionales, incluido un psiquiatra capacitado en medicina de trasplantes, apuntó.

Pero supongamos que una mujer de 23 años que está a punto de casarse y espera tener hijos insiste en donar un riñón, aunque sufre de nefritis familiar, una enfermedad genética que causa una insuficiencia renal progresiva.

"Creo que cuando médicamente no es seguro, los médicos están obligados a no causar ningún daño", explicó.

Más información

La U.S. Health Resources and Services Administration tiene más información sobre la donación de órganos.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Robert Steinbrook, M.D., national correspondent, and Julie R. Ingelfinger, M.D., deputy editor, New England Journal of Medicine, Boston; Kym White, managing director, Ogilvy Public Relations Worldwide, New York City; Dr. Jeremiah Lowney, medical director, MatchingDonors.com, Canton, Mass.; Aug. 4, 2005, New England Journal of Medicine
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined