By Amanda Gardner HealthDay Reporter

Updated on June 12, 2022

MARTES 13 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- La mayor parte de los gastos de Emergency Medicaid en Carolina del Norte cubre el embarazo y las complicaciones del parto de inmigrantes indocumentadas, una tendencia que probablemente se esté dando en otros estados, según encontró un estudio reciente.

Los hallazgos constituyen uno de los primeros exámenes cercanos a las necesidades de atención de salud de las crecientes cifras de inmigrantes en los Estados Unidos y parecen cuestionar los costos monetarios de excluir a los inmigrantes indocumentados de atención de salud rutinaria, sobre todo atención prenatal.

Otros expertos estuvieron de acuerdo.

"Proporcionar atención prenatal por valor de un dólar puede ahorrar $3 de atención postnatal", afirmó Mara Youdelman, directora del Proyecto nacional de defensa de acceso al lenguaje del National Health Law Program en Washington, D.C. "Usar Emergency Medicaid para pagar los nacimientos prematuros, los bebés nacidos con bajo peso y las complicaciones postnatales es mucho más costoso".

La investigación aparece en la edición del 14 de marzo del Journal of the American Medical Association, que contiene una serie de artículos sobre la atención de salud.

Se calcula que los inmigrantes indocumentados dan cuenta del 29 por ciento del total de la población de nacidos de extranjeros en los Estados Unidos. Muchos estados que tienen "nuevo crecimiento" que anteriormente no tenían grandes poblaciones inmigrantes, como Carolina del Norte, están recibiendo a muchos recién llegados. Estos estados de "nuevo crecimiento" podrían estar menos preparados para satisfacer las necesidades de atención de salud de los recién llegados, sugirieron los autores del estudio.

En Carolina del Norte, la población total de nacidos a extranjeros aumentó en 274 por ciento durante los 90 e incluía a unos 300,000 inmigrantes indocumentados para 2004. Tales inmigrantes se enfrentan a una serie de barreras para el acceso a la atención de salud, de las cuales la ley federal no es de los más pequeñas.

Los inmigrantes indocumentados y los inmigrantes legales que han estado en los Estados Unidos menos de cinco años por lo general son excluidos de los beneficios de Medicaid. Pero pueden recibir atención médica de emergencia (conocida como Emergency Medicaid) si son niños, mujeres embarazadas o familias que tengan niños dependientes o ancianos y discapacitados.

Para las mujeres embarazadas, los fondos de Emergency Medicaid cubren el parto, pero no la atención prenatal rutinaria.

En el estudio, los investigadores de la Universidad de Carolina del Norte analizaron los datos de solicitudes de reembolso administrativas de Emergency Medicaid, que mostraban que 48,391 personas del estado recibieron atención de emergencia entre 2001 y 2004.

Dentro de ese grupo, 99 por ciento de los pacientes eran inmigrantes indocumentados, el 93 por ciento eran hispanos, el 95 por ciento eran mujeres y el 89 por ciento tenía entre 18 y 40 años.

Además, los datos mostraron que alrededor del 82 por ciento del gasto de Emergency Medicaid en 2004 fue para el parto y las complicaciones del embarazo, que dieron cuenta del 91 por ciento de las hospitalizaciones.

Alrededor de una tercera parte de los fondos restantes se gastaron en problemas de "inicio súbito", como lesiones y envenenamiento. (Los inmigrantes hispanos dan cuenta de una cantidad desproporcionada de lesiones y muertes en el lugar de trabajo en los Estados Unidos y las lesiones por vehículos automotores son la principal causa de muerte entre los hispanos de Carolina del Norte). También se gastaron recursos considerables en complicaciones de enfermedades crónicas, como la insuficiencia renal.

El estudio encontró que los mayores aumentos en los gastos ocurrieron entre inmigrantes indocumentados que eran mayores y discapacitados.

El gasto en las mujeres embarazadas aumentó en 22 por ciento durante el periodo del estudio, en 70 por ciento para las familias con niños dependientes, en 82 por ciento para los pacientes discapacitados y en 98 por ciento para los pacientes ancianos.

Aún así, sólo una pequeña proporción de la población de indocumentados parece estar usando Emergency Medicaid. Los 16,106 pacientes que utilizaron Emergency Medicaid en 2004 representaron a sólo el 5 por ciento de la población estimada total de inmigrantes indocumentados de Carolina del Norte. Emergency Medicaid representó menos del uno por ciento del presupuesto total de Medicaid del estado, apuntaron los autores.

Los autores del estudio escribieron que "la disponibilidad de atención primaria asequible que sea apropiada en cuanto al lenguaje y la cultura, sin embargo, constituirá un determinante crítico tanto de la efectividad como de la rentabilidad de la atención de salud para los inmigrantes en las áreas de nuevo crecimiento".

Pero sin Emergency Medicaid, muchas instituciones médicas y personas pobres estarían perdidas.

"Nos alegra mucho que Emergency Medicaid cubra a las mujeres, sobre todo a las que están de parto, de lo contrario no tendríamos fondos. Estaríamos sin un centavo", afirmó el Dr. Leo B. Twiggs, presidente de obstetricia y ginecología de la Facultad de medicina Miller de la Universidad de Miami y jefe de servicios clínicos del Hospital Jackson Memorial. Jackson es el hospital de red de seguridad para Miami y el condado de Dade en Florida y da servicio a muchas inmigrantes indocumentadas que dan a luz.

"Es lo correcto", afirmó Twiggs.

Más información

Para más información sobre las opciones de atención de salud de los inmigrantes, visite el Departamento de servicios de salud y humanos de los EE.UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ