Los avances de salud de los EE.UU. comienzan a hacerse más lentos, según plantea un estudio

Las tasas de muerte prematura, atención prenatal y tabaquismo han permanecido estables en años recientes; la obesidad ha aumentado mucho

LUNES 12 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- La salud general de los estadounidenses, desde las tasas de mortalidad infantil y el tabaquismo hasta la vacunación, ha aumentado 18.4 por ciento desde 1990, pero la tasa de mejora está ahora haciéndose considerablemente más lenta.

Durante los 90, la salud de los estadounidenses mejoró a una tasa anual del 1.5 por ciento. Pero desde 2000, esa tasa se ha hecho 0.3 por ciento más lenta anualmente.

"Esto nos preocupa a todos los que formamos parte de la comunidad de la atención sanitaria y debería preocupar por igual a todos los estadounidenses", afirmó el Dr. Georges Benjamin, director ejecutivo de la American Public Health Association. "Debemos encontrar maneras de revertir esta tendencia negativa".

Benjamin realizó sus declaraciones en una conferencia de prensa el lunes para anunciar los resultados del 16 informe anual America's Health Rankings, 2005 (Clasificación de la salud estadounidense, 2005), publicado por la United Health Foundation, la American Public Health Association y la Partnership for Prevention.

Los Estados Unidos está detrás de muchos otros países en una variedad de indicadores y tiene el puesto 28 en las expectativas de vida saludable. En Japón, que tiene la mayor expectativa de vida saludable, un recién nacido puede esperar vivir cinco años saludables adicionales comparado con un niño nacido en los Estados Unidos.

"Claramente, tenemos mucho por hacer", señaló Benjamin.

El informe evalúa el país como un todo y además cada estado, usando 18 medidas de salud. Entre las medidas se encuentran el tabaquismo, las tasas de mortalidad infantil, el gasto en salud per cápita y las tasas de inmunización.

Es el segundo informe en menos de una semana que sopesa la salud de los estadounidenses. La semana pasada, Health, United States, 2005 (Salud, Estados Unidos, 2005), del Departamento de Servicios de Salud y Humanos de los EE.UU. publicó un mensaje similar: Los avances en salud y bienestar continúan, pero a un paso más lento que antes.

El informe encontró que si bien la expectativa de vida es más alta que nunca, los de la generación de la posguerra, en la cúspide de sus años de Medicare, se enfrentan a crecientes problemas con la presión arterial alta y la obesidad.

Según el nuevo informe, la muerte prematura (los años de vida potencial perdidos antes de la edad de 75 años por cada 100,000 personas) disminuyeron 15 por ciento de 8,716 en 1990 a 7,398 en 2000. Sin embargo, entre 2000 y 2005, la muerte prematura aumentó.

Una de las peores noticias del informe es el aumento en la prevalencia de la obesidad, de 11.6 por ciento de la población en 1990 a 23.1 por ciento en 2005.

"Eso es un aumento de más del doble en las personas obesas", afirmó el Dr. Reed Tuckson, vicepresidente de la United Health Foundation. "Esto tiene una significación extraordinaria".

Ha habido una disminución del 30 por ciento en la prevalencia del tabaquismo desde 1990 y la mayor disminución ocurrió a principios de los 90. De 1993 a 2003, hubo pocas mejoras perceptibles. Hoy en día, el tabaco sigue siendo la principal causa prevenible de muerte y enfermedad en los Estados Unidos y casi el 21 por ciento de estadounidenses aún fuma.

Los avances en la atención prenatal han seguido una trayectoria similar, con mejoras entre el inicio y mediados de los 90, y estabilizándose para 2000. Desde el año pasado, el porcentaje de mujeres que reciben atención prenatal adecuada aumentó en sólo 0.7 por ciento.

La tasa de embarazos de adolescentes disminuyó en 28 por ciento entre 1990 y 2000. La tasa de nacimientos en adolescentes disminuyó en 33 por ciento de 1991 a 2004, alcanzando su punto más bajo.

La mortalidad infantil en los Estados Unidos era de 6.7 por 1,000 nacimientos vivos, en comparación con 2.3 en Hong Kong y 3.0 en Japón. "Éstas son cifras dramáticamente diferentes", apuntó Tuckson. "Realmente tenemos que actuar".

Desde el informe del año pasado, el número de niños que viven en la pobreza aumentó en 25 estados y el porcentaje de individuos sin seguro aumentó en 26 estados. Hoy en día, más del 15 por ciento de la población de EE.UU. no tiene seguro de salud.

Las tasas de graduación de secundaria han disminuido de 72.9 por ciento en 1990 a 68.3 por ciento en 2005. Misisipí, Alabama y Kentucky tenían los mayores porcentajes de niños que viven en la pobreza. Se considera que tales medidas socioeconómicas están relacionadas con el estado de salud, afirmaron los investigadores.

En cuanto a lo positivo, desde 1990, el país ha experimentado una disminución del 40 por ciento en la tasa de muertes por vehículos motorizados y en la incidencia de enfermedades infecciosas, una disminución del 24 por ciento en el crimen violento y una disminución de 18 por ciento en la tasa de muertes por enfermedad cardiovascular.

Minnesota encabezó la lista como el estado más saludable, seguido por Vermont, New Hampshire, Utah, Hawai y Dakota del Norte.

Los estados menos saludables fueron Tennessee (48), Luisiana (49) y Misisipí (50).

Veintinueve estados, incluidos Tennessee, Oklahoma y Carolina del Sur, están por detrás de la tasa nacional de mejora.

Oregón, Vermont, California, Alaska y Nueva York han mejorado más del 25 por ciento desde 1990.

"Realmente consideramos que este informe define que la salud es un producto de una combinación de un número de fuerzas que trabajan en conjunto", apuntó Tuckson.

Benjamin añadió que "nuestra esperanza es que los datos encontrados en este informe sean usados como un llamado a la acción para movilizar a los individuos, empleadores, líderes comunitarios, autoridades sanitarias y otros a desempeñar un papel creciente en la protección y el avance de su propia salud y la del país en general".

Más información

Vea el informe completo en United Health Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Dec. 12, 2005, press conference with Reed Tuckson, M.D., vice president, United Health Foundation, Minnetonka, Minn., and Georges Benjamin, M.D., executive director, American Public Health Association, Washington, D.C.
Consumer News in Spanish