Tasa de cesáreas récord en los Estados Unidos

Preocupación entre los médicos de que la comodidad sea la causa

JUEVES 17 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- El alumbramiento por medio de cesárea ha alcanzado cifras récord en los Estados Unidos, a pesar de los esfuerzos realizados por las autoridades federales en materia de salud de reducir el porcentaje al 15 por ciento para el año 2010.

Según el National Center for Health Statistics, en el año 2004 se contabilizaron casi 1.2 millones de cesáreas, el 29.1 por ciento del total de nacimientos, en los Estados Unidos. En 1996, la tasa fue del 20.7 por ciento.

Un nuevo informe del la Agencia de investigación y calidad de la atención médica del Departamento de servicios de salud y humanos de los EE.UU. encontró lo siguiente:

  • La realización de cesáreas aumentó un 38 por ciento desde 1997, cuando la quinta parte de los niños estadounidenses nacían de esta manera. Ahora, más de 1 de cada 4 niños nacen por cesárea.
  • Este aumento fue acompañado por un descenso del 60 por ciento en la tasa de mujeres que dan a luz de forma vaginal después de haber sufrido una cesárea, y por un aumento del 33 por ciento en la tasa de repetición de cesáreas.
  • El costo total nacional por alumbramientos fue de $34,000 millones en 2003, de los que casi la mitad ($15,000 millones) se ocasionaron por estancias hospitalarias debidas a cesáreas.
  • Medicaid, el programa estatal-federal para los más pobres, pagó el 43 por ciento de los alumbramientos totales y el 41 por ciento de las cesáreas en particular.

Algunos expertos opinan que si bien la cesárea es a veces necesaria desde el punto de vista médico, factores como la comodidad están haciendo que la tasa se eleve demasiado. Este método de dar a luz conlleva riesgos que no son aceptables si la cesárea no es necesaria para preservar la salud de la madre o del hijo, según los médicos.

Según el doctor John Zweifler, jefe del Departamento de medicina familiar y comunitaria de la Universidad de California, en San Francisco-Fresno, varias son las causas que explican el aumento de cesáreas según deduce de una amplia investigación que realizó sobre cesáreas y partos vaginales tras una cesárea (VBAC, por sus siglas en inglés).

Una de las causas es la preferencia de la paciente, que desea una cesárea por comodidad, como adecuar el momento del parto a sus trabajos o al cuidado del bebé por otros miembros de la familia. "En nuestra sociedad, todo es a la carta", dijo Zweifler, añadiendo que las cesáreas pueden ser "cómodas para nuestro estilo de vida, el del médico y el de la paciente".

El Dr. Lawrence M. Leeman, médico especializado en medicina familiar, obstetricia y ginecología en la Universidad de Nuevo México, dijo que "hay una especie de normalización de las cesáreas. A medida que la tasa de cesáreas crece, cada vez más mujeres se someten a ella y ya no es tan temida como antes". También dijo que muchas mujeres tienen un parto inducido por decisión propia y que esto aumenta las probabilidades de tener una cesárea.

Algunos expertos sostienen que la epidemia de obesidad puede ser en parte causa de la elevada tasa de cesáreas. La explicación es que las mujeres con sobrepeso están en mayor riesgo de padecer alta presión sanguínea y diabetes gestacional, lo que hace que los médicos recomienden un nacimiento por cesárea.

La cesárea se considera cirugía mayor, ya que el médico abre el abdomen de la madre para extraer al bebé. La infección es un riesgo, así como la mayor pérdida de sangre y una menor función intestinal. Y el tiempo de recuperación es típicamente mayor. "Puede tomarse de cuatro a seis semanas para que el tejido sane", apuntó Zweifler.

Tras un parto vaginal, "el útero necesita tiempo para volver a su tamaño original". Pero aún así, muchas mujeres retoman sus actividades normales a los pocos días tras un parto vaginal, mientras que las que han sufrido una cesárea suelen necesitar más tiempo, a veces hasta 6 semanas, debido al dolor e incomodidad.

Entre las razones válidas para tener una cesárea, están que el bebé venga en posición de nalgas, que haya gemelos que no estén alineados, o que haya evidencias de sufrimiento fetal o hemorragia en la madre.

Tanto Zweifler como Leeman sugieren que las mujeres no deberían considerar la cesárea sólo por comodidad, especialmente si quieren tener luego más hijos. Las cesáreas repetidas aumentan el riesgo de problemas en la vejiga o intestinos.

Leeman dijo que "la mayoría de las mujeres no quieren una cesárea. Quieren un parto vaginal".

"El nacimiento es un proceso de gran poder para las mujeres", añadió Zweifler. Tener una cesárea "es pasar este poder de la mujer a las manos de un cirujano en un ambiente muy estéril. Si se encuentra en un caso que amenace la vida o hay sufrimiento fetal, la cesárea puede preservar la vida. Pero hacerla de forma rutinaria cuando no hay riesgo para la madre o el niño, puede causar daños, y se necesita ser muy cuidadoso".

Las mujeres que quieren evitar una cesárea deberían buscar un médico, comadrona u hospital con una baja tasa de nacimientos por cesárea, aconseja Leeman. También deberían considerar contratar a una doula, una persona de apoyo que permanece junto a la madre en el momento del trabajo de parto y alumbramiento. Se ha demostrado que esta asistencia reduce la necesidad de cesáreas.

Más información

Para más información sobre el alumbramiento, visite Childbirth.org.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: John Zweifler, M.D., M.P.H., chief, University of California, San Francisco-Fresno Family and Community Medicine Department; Lawrence M. Leeman, M.D., M.P.H., department of Family and Community Medicine, University of New Mexico, Albuquerque; National Center for Health Statistics
Consumer News in Spanish