See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El régimen de la píldora de la mañana siguiente puede mantener a raya el SIDA

Pero los controversiales efectos secundarios limitan el uso del tratamiento

Martes, 1 de enero (HealthDayNews) -- ¿Tuviste relaciones sexuales sin protección? Llama a tu doctor en la mañana, prepárate para tomar una costosa cantidad mensual de píldoras potencialmente desagradables, y puede ser que sólo puede ser que evites el SIDA.

Durante varios años, ese ha sido el consejo silente de algunos doctores quienes tratan a personas en riesgo de obtener SIDA debido a encuentros sexuales sin protección.

Es el mismo régimen de medicamentos endosado por el gobierno federal que está diseñado para prevenir la mortal enfermedad en trabajadores médicos quienes pudieran haberse infectado con VIH en el trabajo.

Pero la terapia de la mañana siguiente para sexo sin protección sigue siendo una opción poco conocida por una variedad de razones.

Para comenzar, los críticos cuestionan la eficacia del régimen del medicamento; estudios han demostrado que no es infalible. Los que se oponen también se preguntan si la terapia es un uso sabio del dinero y los recursos. Lo más preocupante, añaden, es la potencialidad de que más personas se involucren en sexo no seguro si saben que existe una píldora que pueden tomar posteriormente que podría protegerlos. "Es más importante practicar el sexo seguro regularmente que tener esta idea de una píldora de recaída que probablemente no funcione", indicó Greg Gonsalves, el director de defensa de tratamiento de Gay Mens Health Crisis, una organización principal de SIDA con base en la ciudad de Nueva York.

A finales de los 1980, los científicos se preguntaban si los entonces nuevos medicamentos de SIDA surtirían efecto. Ahora conocidos como inhibidores de proteasa, ayudarían a combatir la enfermedad en los profesionales de la salud quienes se habían contagiado accidentalmente con la sangre de pacientes VIH positivo. Desde entonces, estudios han mostrado que la medicina parece prevenir el SIDA en muchos casos, manifestó Michael Allerton, director de política de operaciones para el Grupo Médico Permanente en California del Norte.

Pero el tratamiento no está garantizado. Un estudio ampliamente citado publicado en "The New England Journal of Medicine" demostró que funcionaba en 80 por ciento de las veces. "No es a toda prueba, pero es lo mejor que tenemos y parece tener un efecto", expresó Allerton.

El gobierno federal ha publicado una guía para el tratamiento de trabajadores al cuidado de la salud. La terapia, conocida como "profilaxis de post-exposición" debe comenzar inmediatamente luego de la posibilidad de infección, y no más de 72 horas luego.

Con el tiempo, algunos oficiales médicos se preguntaban si el régimen del medicamento funcionaría para personas posiblemente expuestas al VIH mediante sexo sin protección o compartiendo agujas infectadas. Hace dos años, funcionarios en San Francisco terminaron un estudio de 400 personas quienes tomaron el tratamiento luego de tener sexo sin protección. Luego de seis meses, ninguno se había infectado con VIH, el virus que causa el SIDA.

Pero el resultado podría haber sido el mismo sin importar si tomaron los medicamentos ya que no todo encuentro sexual sin protección resultará en infección de VIH, informó el doctor Joshua Bamberger, un director médico quien labora con el Departamento de Salud Pública de San Francisco. La principal lección del estudio fue la consejería intensiva acerca de las prácticas sexuales seguras es la mejor forma de reducir los índices de infección, opinó Bamberger.

Las personas bajo el tratamiento de SIDA tanto si trabajan para el cuidado de la salud como si no usualmente toman una costosa cantidad mensual de medicamentos al día a un precio que puede ascender hasta tanto como $1,400.

Los mayores inconvenientes del régimen son los serios efectos secundarios, que pueden incluir, náusea, dolor de cabeza, vómitos y diarrea. Algunos se tornan tan enfermos que paran de tomar el medicamento antes de que el mes termine. En una reciente edición de la revista "New York", el escritor Glenn Gordon describió su experiencia con los medicamentos luego de haber tenido encuentros sexuales sin protección con un turista homosexual. Recordó episodios de vómitos y diarrea. Sin embargo, los efectos secundarios más perturbadores fueron las vívidas pesadillas.

Pero los críticos como Gonsalves cuestionan si las personas como Gordon quien no se infectó debieron ingerir el medicamento después de todo. Su gran preocupación es que las personas puedan abandonar el sexo seguro si saben que existe un medicamento que pueden tomar si las cosas andan mal. " ¿Se utilizará cada vez que tengas sexo sin protección?", preguntó Gonsalves. "¿Vas a ir a obtener estas píldoras en cada ocasión?"

Pero muchos profesionales médicos como Bamberger piensan que cualquiera puede ser capaz de obtener el tratamiento.

"Ningún departamento de salud ni cuerpo gubernamental debe obstaculizar la forma de un individuo de tener acceso a un medicamento que puede salvarle la vida", planteó Bamberger. "Hay una clara contradicción de que se recomienda para personas quienes reciben pinchazos en un ambiente ocupacional, pero [a veces] no se ofrece a personas quienes se exponen sexualmente o comparten agujas contaminadas".

En este artículo de "New York", Gordon escribió que no anticipa una disminución en las prácticas de sexo seguro si el régimen del medicamento se tornase popular: "Puedo confirmar que un mes utilizando medicamentos contra el SIDA es una expectativa mucho más desalentadora que usar un condón".

Qué hacer

Como siempre, las mejores formas de evitar el SIDA son mediante la abstinencia, la monogamia o el uso de condones. Si tienes sexo sin protección, sería prudente que contactaras a tu doctor inmediatamente para discutir el régimen del medicamento contra el SIDA, si tu doctor no está familiarizado con este método, busca información en tu organización de SIDA más cercana.

Puedes leer esta hoja informativa del régimen de SIDA del proyecto New Mexico AIDS Infonet.

Muchas personas continúan creyendo que no se pueden infectar con VIH durante el sexo oral. Pero la investigación ha demostrado que esto no es cierto. Para aprender más, visita este sitio la Red de los Centros de EE.UU. para la Prevención y el Control de Enfermedades. (Para leer el informe, necesitarás Adobe Acrobat Reader. Para instalarlo, presiona aquí.)

Fuentes: entrevistas con Michael Allerton, director de política de operaciones de VIH, Grupo Médico Permanente de California del Norte, Oakland; Joshua Bamberger, M.D., MPH, director médico para la salud de vivienda y urbana, Departamento de Salud Pública de San Francisco; Greg Gonsalves, director de defensa de tratamiento, Gay Mens Health Crisis, ciudad de Nueva York
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined