See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Aprenda más sobre el sueño para descansar mejor

Setenta millones de estadounidenses padecen de algún tipo de trastorno del sueño

LUNES 5 de julio (HealthDayNews) -- Para muchos estadounidenses ni siquiera existe el Sueño de una noche de verano.

Cerca de setenta millones de estadounidenses padecen algún tipo de trastorno del sueño, desde dificultades para conciliarlo hasta levantarse demasiado pronto, según la National Sleep Foundation. La mayoría de las personas que tiene problemas para dormir nunca busca ayuda médica, afirma el grupo.

Esa es una tendencia que la industria farmacéutica quisiera variar. Las ayudas para dormir se están volviendo un buen negocio. Un artículo que apareció recientemente en Business Week decía que se espera que el mercado de medicamentos para el sueño alcance los cinco mil millones de dólares para 2010, en comparación con los $2.5 millones de hoy en día.

Algunos detractores sostienen que los fabricantes de medicamentos son responsables de haber creado el mercado de ayudas para dormir y que la gente no necesita medicarse para superar el insomnio.

"Se equivocan", afirma el Dr. Tom Roth, director del centro de trastornos del sueño del Hospital Henry Ford de Detroit.

Aunque es cierto que no todas las personas que padecen de insomnio necesitan ayudas para dormir o deberían tomarlas, para muchos pacientes resultan esenciales. Los medicamentos son el tratamiento más común para el insomnio, según la National Sleep Foundation. Uno de cada cuatro estadounidenses consume algún tipo de medicamento para el sueño en cualquier año determinado, según el grupo.

Por otro lado, según Roth, no hay evidencia concluyente de que los medicamentos funcionen mejor que otras ayudas no farmacológicas, como cambiar las horas de irse a la cama y de levantarse o alterar las concepciones que tenga alguien acerca del sueño.

El Valium y el Xanax fueron quizás los medicamentos de venta bajo fórmula médica más conocidos durante años. Estos medicamentos pertenecen a la familia de las benzodiacepinas. Son efectivos para el insomnio, pero conllevan el riesgo de efectos secundarios graves, como depresión, agresión y problemas de memoria. También son adictivos y su uso a largo plazo puede llevar a la tolerancia de los medicamentos.

Las benzodiacepinas han sido desplazadas por dos nuevos medicamentos de venta bajo receta médica, Ambien y Sonata, los cuales dominan el mercado de las ayudas para dormir. Ninguno es una benzodiacepina, aunque no carecen de efectos secundarios.

Ambien, fabricado por Sanofi-Synthelabo, puede causar somnolencia diurna, mareo y dificultades de coordinación. Además, el fabricante no recomienda operar equipos pesados o realizar tareas que requieran coordinación extrema.

Sonata, de Wyeth-Ayerst Laboratories, tiene los mismos efectos secundarios que Ambien. No parece tan efectiva para incrementar el tiempo total de sueño del paciente como su competidora. Sonata tampoco reduce el número de veces en las que el paciente despierta luego de quedarse dormido.

Los científicos todavía no saben si Ambien y Sonata son adictivos o si continúan funcionando con el correr del tiempo. Los médicos recomiendan que los pacientes tomen medicamentos cada noche únicamente para insomnios que duran uno o dos semanas.

Se espera que dos nuevos medicamentos obtengan aprobación en las regulaciones en un futuro no muy lejano. Uno de ellos es Estorra, de Sepracor. El otro es Indiplon, de Neurocrine Biosciences Inc.

Tanto Indiplon como Estorra tienen la misma estructura química que Ambien y Sonata, así que los pacientes deben esperar efectos secundarios parecidos de los nuevos medicamentos si resultan aprobados, sostuvo Roth. "No conozco ningún medicamento de ninguna clase que no tenga efectos secundarios", afirmó. "Esa es la naturaleza de los medicamentos".

Acerca de los nuevos medicamentos, Joyce Walsleben, directora del Centro de Trastornos del Sueño de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York, comentó: "Me parece que entre más haya, mejor. No todos los medicamentos son para todo el mundo".

Walsleben considera que modificar los comportamientos del sueño resulta en una solución más sólida para los trastornos del sueño que la medicación. "Hay evidencias de que la terapia del comportamiento es mejor a largo plazo. Pero la combinación [de medicamentos y cambio de hábitos] es estupenda", comentó. Y "claramente, hay momentos en que la medicación es el único camino que hay".

En su propia clínica, Walsleben ve "muy pocos" efectos secundarios con Ambien y Sonata. Sonata no siempre funciona, sin embargo, y Ambien a veces produce confusión. "En condiciones normales, durante la vigilia, luego de haber tomado algún sedante, es muy posible que se le olvide lo que está haciendo", agregó.

Muchas personas con dificultades para dormir buscan ayuda en los medicamentos de venta sin fórmula médica y remedios alternativos. Pero el Dr. Richard Schwab, codirector del centro de sueño del Centro Médico de la Universidad de Pensilvania, afirmó que las personas que utilizan estos productos deben hacerlo con cuidado.

"En mi experiencia, las ayudas para dormir vendidas según receta médica son más efectivas que las ayudas que no necesitan recetas" como el benadril y la melatonina.

Schwab prescribe Ambien, Sonata y la benzodiacepina que se vende como Restoril a sus pacientes con insomnio. También recomienda la terapia del comportamiento, aunque ese enfoque toma "mucho tiempo. Se necesita un médico o un psicólogo que se siente a hablar con usted cada semana o cada dos semanas" durante meses para cambiar hábitos inadecuados de sueño, dice.

Más Información

La National Sleep Foundation tiene una muy buena explicación de por qué la gente no puede dormir.

FUENTES: Tom Roth, M.D., director, Sleep Disorders Center, Henry Ford Hospital, Detroit; Richard Schwab, M.D., co-director, sleep center, University of Pennsylvania Medical Center, Philadelphia; Joyce Walsleben, director, Sleep Disorders Center, New York University School of Medicine, New York City; Jan. 26, 2004, Business Week
Consumer News in Spanish