EE.UU.: País de los faltos de sueño

Expertos aseguran que existen terapias eficaces para tratar el insomnio

DOMINGO 17 de julio (HealthDay News/HispaniCare) -- Millones de estadounidenses están durmiendo menos de las siete a nueve horas de sueño recomendadas cada noche, lo que causa comportamiento irritable, problemas de concentración y somnolencia diurna.

De hecho, una reciente encuesta de la National Sleep Foundation halló que el 54 por ciento de los estadounidenses experimentan al menos un síntoma de insomnio algunas noches a la semana o más. Más de un tercio de los 1,500 adultos encuestados aseguró que se despertaba con la sensación de no haber dormido lo suficiente. El treinta y dos por ciento informó despertarse varias veces durante la noche.

¿Qué causa que el país pierda tanto el sueño?

"La respuesta simple es que es algo psicológico", aseguró el Dr. William C. Dement, profesor de psiquiatría y medicina del sueño de la Universidad de Stanford en Palo Alto, California, y director de la Clínica de Trastornos del Sueño de la Stanford.

Esta condición de falta de sueño es, principalmente, voluntaria e impuesta por el ambiente, explicó. En otras palabras, la gente se acuesta tarde por estar haciendo lo que le gusta y mientras trabaja muchísimas horas para cumplir con sus obligaciones, como la escuela o el trabajo.

Además de causar fatiga durante el día, la falta de sueño puede tener consecuencias graves para la salud y la seguridad, según indica la encuesta de la fundación del sueño. El estudio señala que uno de cada cuatro está en riesgo de apnea del sueño, un trastorno relacionado con la hipertensión y la apoplejía. El sesenta por ciento de los adultos con licencia para conducir informaron sentirse soñolientos durante el año anterior y el 4 por ciento tuvo un accidente o casi lo tuvo por esa somnolencia al volante.

"Sí, las estadísticas son alarmantes y están empeorando", concurrió Dement, quien ha hecho lobby en el congreso para establecer una institución de educación sobre el sueño, cuyo objetivo sería una sociedad "consciente del sueño". Las personas principalmente no conocen sus requisitos de sueño individuales y no saben la carga que la falta del mismo ejerce sobre sus vidas, explicó.

Pero, ¿será que los informes sobre la falta de sueño en EE.UU. son exagerados?

"A mí no me parece que tengamos tanto sueño", sostuvo Michael Perlis, profesor asociado de psiquiatría y psicología de la Universidad de Rochester en Nueva York y director del Laboratorio de Investigación sobre el Sueño y Servicio de Medicina del Sueño Conductual de la universidad. "Este rumor circula mucho por falta de buenos datos", aseguró.

Los brotes ocasionales de insomnio agudo en realidad pueden ser una bendición, insistió Perlis, particularmente para quienes tienen miles de cosas por hacer. "No se angustie, le permitirá contar con tiempo adicional", recomendó

Es cuando la somnolencia se vuelve crónica que es una maldición, agregó. Cualquiera que experimente insomnio tres o más días de la semana durante más de dos a cuatro semanas debería consultar a un médico. No sólo puede ser un problema en sí mismo sino que puede ser un factor de riesgo para otras enfermedades.

"Si usted padece de insomnio crónico, tiene un riesgo entre 3 y 12 veces mayor de aparición o recurrencia de depresión", agregó Perlis.

Afortunadamente, existen muy buenas y muy seguras ayudas para dormir. Una de ellas, Lunesta, de Sepracor Inc., es la primera del mercado sin una restricción de uso de siete a diez días, lo que significa que los médicos pueden recetar este medicamento para uso prolongado. El único problema inmediato con Lunesta es que fue autorizado para su comercialización por la FDA hace algunos meses y es posible que no esté disponible todavía por todos los EE.UU.

Estudios señalan que la terapia de comportamiento cognitivo para el insomnio, un tipo de intervención que enseña a los pacientes a modificar sus comportamientos de sueño, también funciona sumamente bien. Por el momento, apenas un puñado de centros para el sueño cuentan con especialistas entrenados que pueden ofrecer este servicio, pero la American Academy of Sleep Medicine está trabajando fuertemente para que haya más clínicos certificados, anotó Perlis.

Entretanto, si tiene dificultades para conciliar o para mantener el sueño, Perlis tiene un consejo.

  • No se vaya a la cama temprano, no duerma hasta tarde y no tome siestas. Aunque suene contraintuitivo, el objetivo es restablecer un patrón normal de sueño. Véalo de esta manera, si come tentempiés todo el día antes de un banquete, no sentirá hambre cuando llegue la cena. Si toma una siesta, no sentirá sueño a la hora de irse a la cama.
  • No beba hasta quedarse dormido. Quienes utilizan el alcohol como sedante muchas veces terminan despertándose a las 3 ó 4 de la mañana. No es una ayuda eficaz para dormir.
  • Si no puede dormir, salga de la habitación. Pase su tiempo de vigilia en otra parte. La idea es evitar que su organismo asocie automáticamente la habitación con sensaciones de terror o angustia que conlleva el insomnio.

Más información

La National Sleep Foundation tiene más información sobre el insomnio.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ