La exposición al resfriado común podría ayudar a proteger de la COVID

covid coronavirus
Adobe Stock

LUNES, 10 de enero de 2022 (HealthDay News) -- La vacunación sigue siendo la mejor forma de proteger a alguien de la COVID-19, pero una nueva investigación sugiere que la activación de las células T del sistema inmunitario que ocurre en el resfriado común podría ofrecer cierta protección cruzada.

El estudio también podría ofrecer un plan de acción para una vacuna universal de segunda generación que podría prevenir la infección con las variantes actuales y futuras, señaló el equipo de la investigación.

"La exposición al virus SARS-CoV-2 no siempre resulta en una infección, y hemos estado ansiosos de enterarnos de por qué. Encontramos que unos niveles altos de células T preexistentes, creadas por el cuerpo cuando se infecta con otros coronavirus humanos, como el resfriado común, pueden proteger de la infección con la COVID-19", comentó la primera autora del estudio, la Dra. Rhia Kundu, del Instituto Nacional del Corazón y los Pulmones del Colegio Imperial de Londres, en Reino Unido.

"Aunque este descubrimiento es importante, no es la única forma de protección, y enfatizaría que nadie debe confiar solo en esto", añadió Kundu en un comunicado de prensa del colegio. "Más bien, la mejor forma de protegerse contra la COVID-19 es vacunarse por completo, lo que incluye ponerse la dosis de refuerzo".

El estudio comenzó en septiembre de 2020, cuando muchas personas no se habían infectado ni vacunado, e incluyó a 52 personas de Reino Unido que vivían con alguien que tuvo una infección con el SARS-CoV-2 y que se habían expuesto. Los participantes se sometieron a pruebas de PCR tras la exposición, y de nuevo de cuatro a siete días más tarde.

Las muestras de sangre se tomaron de uno a seis días tras la exposición, de forma que los investigadores pudieran analizar los niveles de células T preexistentes que tenían por infecciones anteriores con el resfriado común que también reconocían de forma cruzada a las proteínas del SARS-CoV-2.

El equipo de la investigación encontró unos niveles significativamente más altos de estas células T con reactividad cruzada en las 26 personas que no se infectaron, frente a las 26 que sí.

Para proteger de la infección con el SARS-CoV-2, las células T se dirigían a unas proteínas internas del virus, en lugar de la proteína de pico de la superficie del virus que lo ayuda a vincularse con las células humanas.

Entre las limitaciones del estudio se encuentran que la mayoría de los participantes fueron europeos blancos. Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 10 de enero de la revista Nature Communications.

Las vacunas actuales contra la COVID-19 no inducen una respuesta inmunitaria a estas proteínas, de forma que esto ofrece un nuevo objetivo vacunal que podría proveer una protección duradera, sugirieron los investigadores. Las respuestas de las células T persisten más tiempo que las respuestas de anticuerpos, que menguan en unos meses tras la vacunación.

"Nuestro estudio provee las evidencias más claras hasta la fecha de que las células T inducidas por los coronavirus del resfriado común tienen un rol protector contra la infección con el SARS-CoV-2. Estas células T proveen protección al atacar a las proteínas del interior del virus, en lugar de la proteína de pico de su superficie", aclaró el autor sénior del estudio, Ajit Lalvani, director de la Unidad de Investigación en Protección de la Salud contra las Infecciones Respiratorias del NIHR del Colegio Imperial.

"La proteína de pico tiene una inmensa presión inmunitaria de los anticuerpos inducidos por la vacuna, lo que fomenta la evolución de mutantes que escapen de la vacuna. Al contrario, las proteínas internas a las que se dirigen las células T que identificamos mutan mucho menos", añadió Lalvani en el comunicado de prensa. "Por consiguiente, su conservación es muy alta entre las distintas variantes del SARS-CoV-2, incluso en la ómicron".

Más información

La Organización Mundial de la Salud ofrece más información sobre la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Imperial College London, news release, Jan. 10, 2022

Consumer News in Spanish