Los complementos de vitamina D podrían reducir las probabilidades de enfermedades autoinmunes

supplements and heart and cancer risks
Adobe Stock

JUEVES, 27 de enero de 2022 (HealthDay News) -- Tomar complementos de vitamina D podría ayudar a evitar la psoriasis, la artritis reumatoide, el lupus y otras enfermedades autoinmunes, sugiere un nuevo estudio.

Investigaciones anteriores han apuntado a esta conexión, pero el nuevo estudio es el primer ensayo aleatorio controlado que observa lo que sucede cuando se administran complementos de vitamina D a las personas, y les dio seguimiento para ver si desarrollan una enfermedad autoinmune, señalaron los autores del estudio. Se considera que los ensayos aleatorios y controlados son el estándar de excelencia de la investigación clínica.

En el nuevo estudio, las personas que tomaron 2,000 unidades internacionales al día (UI/día) de vitamina D, con o sin un gramo de aceite de pescado, durante poco más de cinco años, redujeron su riesgo de desarrollar una enfermedad autoinmune en un 22 por ciento, en comparación con sus contrapartes que tomaron una pastilla de placebo ("falsa").

"Parece que administrar vitamina D previene la enfermedad autoinmune, algo que es de verdad emocionante", planteó la autora del estudio, la Dra. Karen Costenbader, reumatóloga del Hospital Brigham and Women's, en Boston.

No faltan mecanismos para explicar este hallazgo. "La vitamina D se vincula con receptores de las células del sistema inmunitario que activan a una variedad de genes implicados en la función del sistema inmunitario", aclaró.

Las enfermedades autoinmunes ocurren cuando el sistema inmunitario se implica en un "fuego amigo" contra las partes del propio cuerpo.

La vitamina D se conoce como la "vitamina del sol" porque nuestros cuerpos la producen al exponerse a la luz del astro. Resulta difícil obtener la cantidad que necesitamos a partir de los alimentos, de forma que la mayoría de las personas necesitan complementos. El Instituto de Medicina recomienda que las personas de 1 a 70 años tomen 600 UI/día y que los adultos de a partir de 70 años se propongan tomar 800 UI/día. Otros grupos médicos fijan un objetivo incluso más alto.

El nuevo estudio, llamado Ensayo sobre la vitamina D y los omega 3 (VITAL, por sus siglas en inglés), incluyó a casi 26,000 adultos, con una edad promedio de 67 años. Estas personas no tenían deficiencias de vitamina D, y no se consideraba que tuvieran un riesgo alto de desarrollar enfermedades autoinmunes.

Los participantes se asignaron al azar a recibir 2,000 UI/día de vitamina D con un complemento de ácido graso omega 3 de 1 gramo, vitamina D con un placebo, el ácido graso omega 3 con un placebo, o solo un placebo. Entonces, los participantes contestaron a preguntas sobre los nuevos diagnósticos de enfermedades autoinmunes, y unos médicos revisaron sus expedientes para confirmar estos diagnósticos.

Las personas que tomaron vitamina D y vitamina D más ácidos grasos omega 3 tuvieron unas tasas más bajas de enfermedades autoinmunes que las personas que tomaron un placebo o solo ácidos grasos omega 3, tras poco más de cinco años de seguimiento, y estos efectos fueron más pronunciados tras dos años.

Los ácidos grasos omega 3 solos no redujeron la incidencia de enfermedades autoinmunes de forma significativa. Muchas enfermedades autoinmunes se caracterizan por la inflamación, y se sabe que el aceite de pescado ayuda a aliviar la inflamación.

Costenbader y sus colaboradores planifican continuar dando seguimiento a los participantes durante algunos años más. "Deseamos ver quiénes son los más beneficiados en términos de cuáles enfermedades autoinmunes se previnieron, y si la vitamina D funciona igual de bien o mejor en las personas que tienen un riesgo alto de una enfermedad autoinmune", anotó.

Esto es importante, dado que hay más de 80 enfermedades autoinmunes, explicó.

La vitamina D y el aceite de pescado son seguros, dijo Costenbader. "Sugiero 2,000 UI/día de vitamina D, y 1 g/día de ácidos grasos omega tres marinos (aceite de pescado), las mismas dosis que se utilizaron en el VITAL", añadió.

Se puede obtener toda la vitamina D necesaria al exponerse al sol 15 minutos cada día. Pero "esto es complicado, porque mucha exposición al sol conduce al cáncer de piel", advirtió.

Aun así, Costenbader advirtió que no todo el mundo debe tomar un complemento de vitamina D. "Algunas personas deben evitar la vitamina D porque tienen antecedentes de cálculos renales u otras enfermedades", señaló. "Consulte al médico antes de comenzar a tomar complementos".

VITAL se diseñó pare ver si la vitamina D podría reducir el riesgo de desarrollar cáncer, enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular. El riesgo de desarrollar enfermedad autoinmune era otro punto final del ensayo.

El informe aparece en la edición en línea del 26 de enero de la revista BMJ.

El Dr. Michael Holick ha dedicado su carrera al estudio de la vitamina D. Holick es profesor de medicina, fisiología, biofísica y medicina molecular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston.

"Hay muchas evidencias que sugieren que la vitamina D ayudaría a reducir el riesgo de enfermedad autoinmune, y este estudio confirma que el estatus de la vitamina D, incluso si se tiene suficiente vitamina D, se asocia con una reducción en el riesgo de desarrollar enfermedades autoinmunes", comentó Holick, que no está vinculado con la nueva investigación.

Esto tiene sentido, afirmó. "La vitamina D es un importante modulador de la función inmunitaria, a todos los niveles".

Aumentar la ingesta de vitamina D no plantea ninguna desventaja, y sí muchas ventajas, añadió. Los estudios han vinculado la deficiencia de vitamina D con una variedad de enfermedades y afecciones, entre ellas la enfermedad cardiaca, la diabetes, la osteoporosis (una enfermedad en que los huesos se vuelven frágiles), ciertos tipos de cáncer y la depresión.

Más información

La Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics) ofrece más información sobre los beneficios de la vitamina D.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Karen Costenbader, MD, rheumatologist, Brigham and Women's Hospital, Boston; Michael Holick, MD, PhD, professor, medicine, physiology, biophysics and molecular medicine, Boston University School of Medicine; BMJ, Jan. 26, 2022, online

Consumer News in Spanish