Averiguan por qué los flavonoides protegen al corazón

Un metaanálisis muestra efectos cardiovasculares específicos del chocolate, la proteína de soya y el té verde

JUEVES, 10 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Durante años, los científicos han sabido que los flavonoides, antioxidantes que se encuentran en los alimentos tan diversos como las frutas, las verduras, las hierbas, los granos y el chocolate, son cardiosaludables.

Ahora, los investigadores que estudian los efectos de los alimentos ricos en flavonoides sobre los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares como la presión arterial alta han asociado ciertos alimentos con beneficios específicos.

Los beneficios de salud asociados con los flavonoides han sido reportados durante décadas, pero aún resulta difícil para los expertos hacer recomendaciones específicas respecto a qué flavonoides comer para obtener determinados beneficios de salud, debido a la falta de datos. Los antioxidantes ralentizan o evitan el proceso oxidativo causado por sustancias llamadas radicales libres, que pueden causar disfunción celular y la aparición de enfermedad cardiaca y otros problemas de salud.

En el nuevo estudio, el Dr. Lee Hooper, catedrático de la Universidad de East Anglia en Norwich, Reino Unido y colegas rebuscaron en 133 estudios para encontrar asociaciones entre diferentes subclases de flavonoides y alimentos ricos en flavonoides sobre distintos factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular, como colesterol poco saludable, presión arterial alta y flujo sanguíneo.

Algunos de los hallazgos:

  • Comer chocolate o cacao aumentó una medida llamada dilatación mediada por flujo, que es una buena indicación del flujo sanguíneo en las venas. También redujo la presión arterial, tanto la sistólica (la cifra superior, que refleja la presión máxima ejercida cuando se contrae el corazón) en casi 6 puntos como la diastólica (la cifra inferior, que refleja la presión máxima cuando el corazón está en reposo), en cerca de 3.3 puntos. Pero no pareció tener un efecto sobre el así llamado colesterol LDL "malo".
  • La proteína de soya redujo la presión arterial diastólica en casi 2 puntos de mercurio y mejoró el colesterol malo pero no mejoró el colesterol HDL, conocido como "el bueno". Pero esos efectos sólo se encontraron en la proteína aislada de la soya y no en otros productos de soya.
  • El hábito de tomar té verde redujo los niveles de colesterol malo, pero beber té negro mejoró la presión sistólica y diastólica en 5.6 y 2.6 puntos, respectivamente.

A medida que estén disponibles más investigaciones sobre los flavonoides, es probable que ninguno emerja como "alimento milagroso, sino que muchos pueden contribuir a nuestra salud cardiovascular", dijo Hooper, cuya revisión fue publica en la edición de julio de la revista The American Journal of Clinical Nutrition.

La nueva revisión ayuda a definir el papel de los alimentos ricos en antioxidantes, apuntó la Dra. Johanna Geleijnse, epidemióloga nutricional de la Universidad de Wageningen en los Países Bajos, y coautora de un editorial que acompaña el informe.

"Cada vez hay más evidencia de que estas sustancias son más importantes para la salud cardiovascular que la vitamina C y E", y el análisis más reciente sugiere de manera contundente buenos efectos sobre la presión arterial y la función de los vasos sanguíneos, señaló.

Pero aún hay mucho qué investigar, agregó.

Mientras tanto, ¿qué se puede hacer? Comer una buena combinación de alimentos ricos en flavonoides, dijo Hooper. "Para mí sería incluir muchas frutas, pequeñas cantidades de chocolate negro (al menos 70 por ciento de cacao), más alimentos básicos como la cebolla, el té verde y beber de manera ocasional una copa de vino tinto".

Más información

Para aprender más sobre los flavonoides, vaya a la American Dietetic Association.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Johanna M. Geleijnse, Ph.D., nutritional epidemiologist, Wageningen University, the Netherlands; Lee Hooper, Ph.D., S.R.D., lecturer, research synthesis and nutrition, University of East Anglia, Norwich, U.K.; July 2008, The American Journal of Clinical Nutrition
Consumer News in Spanish