Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Buenas noticias para los amantes del chocolate

Estudios descubren que ayuda al corazón y las arterias, al contrario de la cafeína

VIERNES 21 de mayo (HealthDayNews/HispaniCare) -- Amantes del chocolate negro y la cocoa, tómense esta afirmación a pecho: su pecaminosa adicción podría mejorar su salud cardiovascular.

Según dos presentaciones realizadas esta semana en la reunión anual de la American Society of Hypertension en Nueva York, el chocolate ayuda al corazón y las arterias, mientras que la cocoa hace lo mismo en los adultos de mayor edad.

Sin embargo, otro estudio presentado en la misma reunión no le da la misma bendición al café. Sugiere que el café descafeinado es más suave con su corazón que el que contiene cafeína.

En el estudio sobre el chocolate, el Dr. Charalambos Vlachopoulos, cardiólogo del Hospital Hippokration de la Escuela de Medicina de Atenas en Grecia, y su equipo le dieron a 17 voluntarios una dosis de 100 miligramos de chocolate negro un día y un placebo al siguiente, o bien primero el placebo y luego el chocolate.

"Medimos la rigidez en las arterias mediante su reflexión de onda", explicó Vlachopoulos. "La onda es el la oleada de sangre bombeada por el corazón. Entre mayor sea la onda reflejada, más rígidas estarán las arterias".

Resulta que las arterias rígidas predicen el riesgo de enfermedad cardiovascular.

"Encontramos que la reflexión de onda se reducía tres horas después de comer el chocolate, pero no el placebo", declaró. Esto significa, explicó, que las arterias están más relajadas.

El chocolate contiene flavonoides, un grupo de compuestos químicos antioxidantes que protege el corazón. Todavía es muy pronto para promocionar el chocolate como una comida saludable, aclaró Vlachopoulos, "pero un poquito de chocolate estaría bien". Sólo asegúrese de que sea chocolate negro, agregó.

En el estudio de la cocoa, la Dra. Naomi Fisher, endocrinóloga de la Escuela de Medicina de Harvard, y su equipo le suministraron a 27 sujetos sanos, de entre 18 y 72 años, cocoa que había sido procesada especialmente por el patrocinador del estudio, Mars Inc., para que los beneficiosos flavonoides no fueran destruidos en el proceso de fabricación, como suele suceder, declaró Fisher.

Fisher dijo que el equipo realizó la hipótesis de que las personas de mayor edad responderían mejor a los flavonoides presentes en la cocoa que los más jóvenes. En el estudio, 13 sujetos eran mayores de 50 y 14 menores de 50. Luego de administrar la cocoa, midieron el flujo sanguíneo hacia el dedo, como una manera de medir la salud de las arterias. "En las personas de mayor edad, el flujo casi se duplicó", dijo Fisher.

Pero antes de aprovisionarse de cocoa, advirtió Fisher, tenga en cuenta que "la mayoría de las cocoas disponibles en el mercado han sido despojadas de los beneficiosos flavonoides". Sin embargo, sospecha que los fabricantes de dulces podrían desarrollar nuevos productos que agreguen o preserven los flavonoides.

Desafortunadamente para los amantes del café, otro estudió mostró que el café con cafeína tenía efectos desfavorables en el funcionamiento de las células endoteliales que recubren los vasos sanguíneos y controlan la capacidad de los mismos para dilatarse y prevenir la formación de coágulos.

El Dr. Konstantinos Aznaouridis, cardiólogo del Hospital Hippokration de la Escuela de Medicina de Atenas en Grecia, y su equipo le dieron a 17 voluntarios sanos una taza de café corriente con 80 miligramos de cafeína o una taza de una bebida descafeinada con menos de dos gramos de cafeína.

Luego tomaron una medida de un índice llamado dilatación mediada por el flujo, el cual estima el desempeño de la función endotelial. Entre mayor sea el valor de la dilatación mediada por el flujo, mejor será la función.

"Luego de consumir café corriente, el valor disminuyó hasta una hora después de tomar el café. Cuando la función endotelial disminuye, comienza la arterosclerosis, o endurecimiento de las arterias", aclaró.

"Todavía no conocemos los efectos del consumo crónico", dijo. "Un estudio anterior mostró que aquellos que tomaban más de cuatro tazas al día tenían un aumento de 2.5 veces en episodios cardiovasculares", agregó. Pero otros estudios posteriores obtuvieron hallazgos contradictorios, advirtió.

"Es muy pronto para decirle a la gente que deje de tomar café", dijo.

Otro experto familiarizado con estos tres estudios dijo que la investigación es interesante, pero que es prematuro sugerir a los consumidores que cambien sus hábitos alimenticios de acuerdo con estos hallazgos.

"Creo que los tres estudios le añaden a lo que ya sabemos", dijo Daniel Lackland, profesor de epidemiología y medicina de la Universidad médica de Carolina de sur en Charleston. "Pero los resultados son todos muy graves, sucedieron en un lapso muy corto. Es importante que estos estudios se realicen para mostrar reacciones inmediatas. Pero no responde a la pregunta de si causa o previene enfermedades en el largo plazo".

Los estudios no deberían lanzar el mensaje de que cantidades ilimitadas de chocolate son buenas para el corazón, añadió Lackland. "No crea que estos estudios están diciendo 'consígase una caja de Whitman's Samplers y disfrute'", dijo. El exceso de peso que puede surgir de comer mucho chocolate puede aumentar el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas, anotó.

Más Información

Para saber más sobre el chocolate, visite el Field Museum, que también tiene una página sobre el lado saludable de la confitería. CNN.com tiene más información sobre los beneficios para el corazón del chocolate.

FUENTES: Naomi Fisher, M.D., assistant professor, medicine, Harvard Medical School, and director, hypertension services, Brigham and Women's Hospital, Boston; Daniel Lackland, Dr.P.H., professor, epidemiology and medicine, Medical University of South Carolina, Charleston; Konstantinos Aznaouridis, M.D., cardiologist, Hippokration Hospital at Athens Medical School, Greece; Charalambos Vlachopoulos, M.D., staff cardiologist, Hippokration Hospital at Athens Medical School, Greece; May 19-21, 2004, presentations, American Society of Hypertension annual meeting, New York City
Consumer News in Spanish