Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

El consumo de cafeína no aumenta el riesgo general de cáncer de mama

Un estudio de gran tamaño sí descubrió una relación con enfermedades benignas de la mama o con tumores de mayor tamaño

LUNES, 13 de octubre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Beber café o consumir otros alimentos que contienen cafeína no parece elevar el riesgo de cáncer de mama, según plantea una investigación reciente.

La cafeína "no parece estar asociada con el riesgo general de cáncer de mama", apuntó uno de los coautores del estudio, el Dr. Shumin M. Zhang, de la división de medicina preventiva en el departamento de medicina del Hospital Brigham and Women's y la Facultad de medicina de Boston.

"Sin embargo", advirtió Zhang, "cuando se consumen grandes cantidades de cafeína o cuatro o más tazas de café al día, existe la posibilidad de un mayor riesgo de cáncer de mama para las mujeres con enfermedades benignas de la mama, o de desarrollar ciertos subtipos de tumores de mama que tienen un pronóstico menos favorable".

El estudio, financiado por los National Institutes of Health, fue publicado en la edición del 13 de octubre de la revista Archives of Internal Medicine.

Los autores anotaron que se cree que la cafeína, encontrada en el café, el chocolate, el té y refrescos así como en varios medicamentos, es la droga más comúnmente consumida en el mundo.

Dicho esto, una investigación reciente que se centró en mujeres diagnosticadas con enfermedad de mama no cancerosa reveló que eliminar el consumo de cafeína en la dieta podría mejorar los síntomas entre esas pacientes. En vista de que se considera que las enfermedades benignas de la mama son un factor de riesgo para desarrollar una forma maligna de la enfermedad, este hallazgo planteó el problema de que la cafeína podría elevar también el riesgo de cáncer de mama maligno.

Para explorar esta posibilidad, Zhang y colegas de la Universidad de Medicina para la Mujer de Tokio en Japón estudiaron las dietas de un grupo de casi 39,000 mujeres de 45 años en adelante durante un periodo de cuatro años entre 1992 y 1995. Todas las mujeres trabajaban como profesionales de atención de la salud, y tres cuartas partes de ellas eran enfermeras registradas.

El equipo de investigación observó que cerca de un cuarto no había tomado café nunca y otro cuarto tomaba una o dos tazas al día. Cerca de un tercio consumía entre dos y tres tazas al día, mientras un poco más del 15 por ciento tomaba cuatro tazas o más diariamente.

Después de aproximadamente una década del momento en que se recopiló la información de la dieta, cerca de 1,190 mujeres desarrollaron cáncer de mama invasivo.

Aún así, el consumo de cafeína en cualquiera de sus formas no estuvo asociado de manera significativa al riesgo de cáncer de mama.

Sin embargo, entre las que tenían un historial de enfermedad de mama benigna, las que consumían cafeína en el punto más alto de la escala tenían "un margen de riesgo significativamente mayor" para un cáncer maligno. Una relación positiva similar se encontró entre el consumo de cafeína y el riesgo de desarrollar tumores con un tamaño superior a dos centímetros. La cafeína elevó el riesgo de esos tumores en 79 por ciento, encontraron Zhang y su equipo.

Igualmente, el riesgo de desarrollar ciertas formas de cáncer de mama, conocido como cáncer de mama con receptor negativo al estrógeno y/o progesterona, también aumentó con el consumo de cafeína en 68 por ciento, apuntaron los investigadores.

El equipo destacó que dado que esos tipos de cáncer y/o tumores de mama superen los dos centímetros esté asociado con malos resultados clínicos, es importante seguir con la investigación para determinar si la cafeína tiene verdaderamente un impacto negativo en el desarrollo continuo de tipos de cáncer de mama específicos, aún si el riesgo general es insignificante.

El Dr. Alan Astrow, director de la división de hematología/oncología del Centro médico Maimonides en la ciudad de Nueva York, sugirió que los hallazgos son tanto reconfortantes como preliminares.

"En general, los resultados de este estudio deberían tranquilizar a las mujeres que están preocupadas por su riesgo de cáncer de mama y que toman también cafeína con moderación", aseguró. "Sin embargo, el campo de la dieta y el riesgo de cáncer de mama sigue siendo uno de los más activos, y los resultados de estos tipos de investigaciones no siempre son fáciles de interpretar. Es posible que los estudios futuros muestren un resultado diferente".

El Dr. Larry Norton, subdirector médico de los Programas para el cáncer de mama del Centro oncológico memorial Sloan-Kettering de la ciudad de Nueva York, estuvo de acuerdo.

Los hallazgos "podrían motivar la realización de otros estudios [como los que proponen los autores], pero no son definitivos en sí mismos", señaló. "Por lo tanto, nada en este trabajo sugiere que en este momento una mujer no debería consumir cafeína por temor a un incremento en su riesgo de cáncer de mama".

Más información

Para más información sobre la dieta y el cáncer, visite la American Cancer Society.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Shumin M. Zhang, M.D., Sc.D., division of preventive medicine, department of medicine, Brigham and Women's Hospital and Harvard Medical School, Boston; Alan Astrow, M.D., director, division of hematology/oncology, Maimonides Medical Center, New York City; Larry Norton, M.D., deputy physician-in-chief, Breast Cancer Programs, Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, New York City; Oct. 13, 2008, Archives of Internal Medicine
Consumer News in Spanish