La cafeína le mantiene alerta durante mucho tiempo

Una opción eficaz para los que deben mantenerse despiertos y atentos por largo tiempo

MARTES 11 de mayo (HealthDayNews) -- ¿Necesita estar despierto y alerta? Según una reciente investigación, pequeñas y frecuentes dosis de una vieja amiga, la cafeína, harán el milagro.

Entre las personas que padecen falta de sueño, los que toman frecuentemente pastillas de cafeína en pequeñas dosis tienen menos probabilidades de sufrir episodios de sueño "accidentales". Y dieron mejores resultados en pruebas cognitivas comparados con los que no consumían cafeína, afirmaron los investigadores.

James Wyatt, investigador jefe del proyecto, es director del laboratorio del Centro de trastornos del sueño en el Centro médico de la Universidad Rush en Chicago. Afirmó que el estudio contó con el patrocinio de la U.S. Air Force's Office of Scientific Research.

"Tenían mucho interés por conseguir de alguna manera que los pilotos se mantuvieran atentos mientras estuviesen realizando misiones de larga duración", afirmó Wyatt. La Fuerza Aérea estaba preocupada al respecto porque durante la primera Guerra del Golfo, los pilotos habían utilizado anfetaminas y otros estimulantes para mantenerse despiertos, señaló.

Para ver cómo funcionaría la cafeína, el equipo de Wyatt evaluó a 16 hombres que gozaban de buena salud, entre los 18 y los 30 años. Los sometieron a una jornada de 43 horas, en las que debían estar despiertos durante 28.5 horas y dormidos durante 14.25 horas.

Esto permitió a los investigadores mantener despiertos a los sujetos evaluados un periodo de tiempo mayor del habitual, y también despiertos y dormidos en una variedad de periodos biológicos. "Es como una privación del sueño, mezclada con jet lag y combinada a su vez con un horario de trabajo", afirmó Wyatt.

La mitad de los evaluados recibieron pequeñas dosis de pastillas de cafeína cada hora, durante las horas que estaban despiertos, y a la otra mitad se le administró un placebo, según el informe publicado en la edición de mayo de Sleep. La cantidad de cafeína suministrada era igual a aproximadamente un cuarto de taza de café o media lata de soda, apuntó Wyatt.

Este régimen fue diseñado para tener en cuenta los dos procesos contrarios aunque interactivos que controlan el sueño. El primero es nuestro propio reloj biológico (denominado sistema circadiano) que estimula el sueño de forma cíclica. El segundo proceso es el sistema homeostático, que produce el deseo de dormir el mayor tiempo posible cuando uno está despierto, explicó Wyatt.

Según los investigadores, la cafeína bloquea el receptor de adenosina, un azúcar que tiene un papel de suma importancia en el estímulo homeostático del sueño.

"A pesar de que la cafeína es la sustancia para combatir el sueño más utilizada del mundo, y se ha estado usando desde hace miles de años, ésta es la primera vez que se ha estudiado científicamente intentando hacerla compatible con la biología corporal que está intentando contrarrestar", afirmó Wyatt.

Además, cuando los evaluados estaban despiertos, se estudiaron sus funciones cognitivas cada dos horas con una serie de pruebas de rendimiento mental. Por otro lado, cada media hora, se les preguntaba cuánto sueño tenían o qué tan alertas se sentían.

Al utilizar el régimen de cafeína en bajas dosis, el equipo de Wyatt pudo compatibilizar la fisiología cerebral y anular muchos de los deterioros provocados por la privación del sueño en el rendimiento mental. Los hombres que recibieron cafeína seguían teniendo un buen comportamiento en las pruebas de función cognitiva, comparado con los que no consumían cafeína, afirmó Wyatt.

Sin embargo, a pesar de que los que consumían cafeína estaban más despiertos y atentos que sus homólogos, afirmaban sentirse más somnolientos. Esto sugiere que los efectos de la cafeína no sustituyen los efectos beneficiosos del sueño, afirmaron los investigadores.

Para las personas que tienen que estar normalmente despiertas durante un periodo de más de 16 horas (como técnicos médicos de emergencia, bomberos, médicos residentes y militares), la cafeína puede ser una "contramedida muy eficaz para mejorar el rendimiento en personas que sufren daños provocados por falta de sueño", apuntó Wyatt.

El Dr. Clifford B. Saper, profesor James Jackson Putnam de Neurología y Neurociencia de la Escuela de Medicina de Harvard, afirmó, "El estudio indica que se pueden minimizar muchos déficits cognitivos con continuas y pequeñas dosis de cafeína".

Sin embargo, "cualquier estudiante conoce este efecto desde tiempos inmemoriales", añadió Saper.

Este estudio respalda el papel del estímulo homeostático en la disminución cognitiva asociada con la somnolencia. Sin embargo, no explica la función que tiene la cafeína a la hora de reducir los efectos de los ritmos circadianos del sueño, afirmó.

"No hay ninguna prueba que demuestre que este efecto de la cafeína esté inducido por la adenosina. Más bien, las pruebas nos llevan a pensar que el efecto de la cafeína puede ser un estímulo generalizado, más que un cambio de un impacto de la adenosina en el rendimiento" afirmó Saper.

Más Información

¿Tiene dificultades para dormir? Consulte el National Center on Sleep Disorders Research. Y el International Food Information Council tiene más información sobre la cafeína.

FUENTES: James Wyatt, Ph.D., laboratory director, Sleep Disorder Center, Rush University Medical Center, Chicago; Clifford B. Saper, M.D., Ph.D., James Jackson Putnam Professor of Neurology and Neuroscience, Harvard Medical School, and chairman, Department of Neurology, Beth Israel Deaconess Medical Center, both in Boston; May 1, 2004, Sleep
Consumer News in Spanish