See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La obesidad es un obstáculo significativo para una buena vida sexual

Estudio señala que el exceso de peso acaba con el deseo y el desempeño

VIERNES 19 de noviembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Recientes investigaciones confirman los peores temores de quienes se preocupan por aumentar de peso, que las personas con serio exceso de peso tienen muchas más posibilidades de reportar una vida sexual poco satisfactoria.

En algunos puntos de sus vidas sexuales, los obesos informan que tienen 25 veces más problemas que las personas con pesos considerados saludables. Tanto los hombres como las mujeres sufrieron de ausencia de apetito sexual y gozo, además de un desempeño dificultoso. Muchos informaron que evitaban el sexo del todo.

Los resultados del estudio sugieren que muchas personas con exceso de peso comparten retos similares en el campo sexual, aseguró el coautor del estudio Martin Binks, psicólogo clínico y director de ciencias del comportamiento del Centro para la Dieta y el Buen Estado Físico de la Universidad de Duke. "Es importante para las personas saber que no es algo malo en ellas. Es algo que otras personas experimenten. No están solos".

Binks y sus colegas encuestaron a 1,210 personas de la región de Durham, Carolina del Norte. Muchos se habían sometido a tratamiento en el centro de dieta de Duke y todos, menos 282, eran obesas, con índice de masa corporal promedio de 41. Este índice indica si el peso de una persona es proporcional a su estatura, en donde una persona de 5 pies 5 pulgadas (1,63 m) que pesa 250 libras (113 kilos) tendría un IMC 41.

Binks presentó sus hallazgos el 17 de noviembre en la reunión anual de la North American Association for the Study of Obesity en Las Vegas.

La mitad de los que buscan tratamiento para la obesidad dijeron que a veces, casi nunca o nunca sintieron ganas de tener relaciones sexuales, comparados con apenas dos por ciento de aquellos que no eran obesos. Cerca de cuatro de cada diez personas que buscaron tratamiento informaron acerca de problemas físicos con el sexo y el 41 por ciento dijo que lo evitaba. Por contraste, apenas el 2.5 por ciento de las personas no obesas aseguraron que se mantenían lejos de las actividades sexuales.

Las personas obesas que no buscaron tratamiento informaron acerca de mayor satisfacción sexual, pero siguieron teniendo menos posibilidades de informar acerca de vidas sexuales normales que los que no eran obesos.

Las dificultades sexuales entre quienes eran obesos eran "un problema más común de lo que podría esperarse, y necesitan un tratamiento", relató Binks. Especuló que los asuntos relacionados con la autoestima podrían contribuir a los problemas sexuales que enfrentan los obesos, que aumentan constantemente.

"La gente sabe muy bien que está en riesgo de diabetes, enfermedad cardiovascular, hipertensión y demás [si es obesa]", sostuvo. Pero el riesgo de problemas sexuales "no se está contemplando igualmente".

En otro estudio dado a conocer en la reunión sobre la obesidad, los investigadores hallaron que altos niveles de grasa en el área abdominal (barriga abotagada) conllevan los mismos problemas en cuanto a discapacidad que la obesidad general.

Los investigadores examinaron un estudio con 16,000 personas en Mississippi, Maryland y Minnesota con edades entre 45 y 64. Hallaron que las personas obesas con forma de manzana (a diferencia de los que tienen forma de pera, cuya grasa se distribuye debajo de la cintura) tenían 1.6 veces más posibilidades de realizar las actividades diarias, como cocinar y los oficios de la casa que los que no tenían exceso de peso que tenían bajos niveles de grasa abdominal. Tenían 2.5 veces más posibilidades de tener problemas con actividades como vestirse y alimentarse.

"En mujeres, la forma de pera es más común. En hombres, la forma de manzana es más común, pero ésta se observa en ambos sexos", aseguró la autora del estudio, Denise Houston, quien trabajó en la investigación mientras era estudiante de postgrado de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. Ahora es asociada de investigación de la Universidad Wake Forest.

La investigación es otra razón sobre la importancia de la pérdida de peso, dijo, y da un mensaje a los médicos acerca de la importancia de entender el peligro de la grasa abdominal. "Si una persona tiene forma de manzana, pueden tener más riesgos para la salud, no sólo por discapacidad sino por afecciones crónicas", aseguró Houston.

Más información

Para calcular su índice de masa corporal, visite la calculadora en línea del National Heart, Lung, and Blood Institute.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Martin Binks, Ph.D., clinical psychologist and director, behavioral science, Diet and Fitness Center, Duke University, Durham, N.C.; Denise Houston, Ph.D., R.D., research associate, Wake Forest University, Winston-Salem, N.C.; Nov. 15-17, 2004, presentations, North American Association for the Study of Obesity annual meeting, Las Vegas
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined