See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los fines de semana no son buenos para la dieta

Un estudio halla que el sábado es el día más difícil para los que tratan de perder peso

VIERNES, 25 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Todo aquel que haya evitado los controles de peso un lunes por la mañana conoce esa verdad inalterable: los fines de semana no son amigos de los que hacen dieta.

Ahora, los investigadores tienen evidencia científica que respalda la queja de las personas a dieta de que los fines de semanas son su talón de Aquiles. La mayoría de la gente come más los fines de semana, aún cuando intenta bajar de peso.

"Las indulgencias de los fines de semana pueden causar estragos en el control del peso, dando lugar al aumento de peso o, si estamos a dieta para bajar de peso, entorpeciendo nuestros esfuerzos para perder peso", afirmó la autora del estudio Susan Racette, profesora asistente de la Universidad de Washington en San Luis. La investigación fue publicada en línea recientemente en la revista Obesity.

Racette y sus colegas dieron seguimiento a 48 hombres y mujeres durante un año para determinar los efectos de los fines de semana sobre los esfuerzos para perder peso.

Asignaron a los participantes, cuyo estado oscilaba entre saludable o al borde de la obesidad, a uno de tres grupos: Los controles no modificaron la dieta ni los niveles de actividad; el grupo con restricción de calorías redujo su ingesta en 20 por ciento, y el grupo de actividad física aumentó su actividad física para cada día en 20 por ciento. Los participantes registraban los alimentos que comían en un diario y portaban dispositivos para medir su nivel de actividad.

Sin embargo, incluso antes de que empezara la intervención, Racette recopiló datos sobre el peso, ingesta de alimentos y actividad física diarios, y encontró que durante los fines de semana la gente era más indulgente.

"En la línea base, antes de que nos propusiéramos dar seguimiento a la dieta o al plan de ejercicio, hallamos que durante los fines de semana, la gente aumentaba de peso", destacó. A lo largo de la semana, se perdía peso. Pero el efecto del fin de semana era potente. "Si lo trasladamos a un año, estaríamos hablando de un incremento de 9 libras (unos 4 kilos)".

Antes de la intervención, los participantes ingerían un promedio de 2,257 calorías los sábados, en comparación con apenas 2,021 durante la semana. Sin embargo, la actividad media de los fines de semana en general no difería mucho de la de los días de la semana. Por tanto, la comida, y no la falta de actividad, era la culpable, dijo Racette.

Racette dio seguimiento a los participantes durante un año tras iniciar la intervención, y las indulgencias de los fines de semana seguían vigentes. El grupo de restricción calórica dejó de perder peso los fines de semana, mientras que el grupo de actividad física aumentó ligeramente de peso, cerca de 0.17 libras (0.08 kilos). En el grupo de control no hubo cambios significativos en el peso durante los fines de semana.

Las indulgencias del fin de semana ayudan a explicar por qué muchas personas a dieta pierden menos peso que lo esperado, destacó Racette. "Los fines de semana están menos estructurados para muchas personas, lo que puede ocasionar estragos", dijo. "Un pequeño exceso se convierte en uno grande. Para las personas que desean bajar de peso o mantener su peso actual es muy importante que se mantengan vigilantes los fines de semana", apuntó.

Más información

Para más información sobre las dietas, visite la American Dietetic Association.

Las personas a dieta pueden ganar la batalla a los fines de semana

Haga frente a los fines de semana sin miedo a comer en exceso con estos consejos de Connie Diekman, directora de nutrición universitaria en la Universidad de Washington en San Luis:

  • Coma dentro de un plazo de una hora después de levantarse. "Luego, programe sus comidas para cada tres o cuatro horas", destacó. De esta manera no estará tan hambriento ni tendrá la tentación de comer en exceso.
  • Coma más frutas, granos integrales y verduras a principios del día; harán que se sienta lleno durante más tiempo.
  • Cuando salga a comer fuera, haga un trato con su acompañante para compartir el plato principal, de esta manera podrá controlar el tamaño de las porciones. "Limite o sáltese el pan en las comidas para que pueda disfrutar del postre", agregó.
  • Alterne una bebida alcohólica con otra no alcohólica o sin calorías para reducir la cantidad de calorías.

Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Connie Diekman, M.Ed., R.D., director, university nutrition, Washington University, St. Louis, and past president, American Dietetic Association; Susan Racette, Ph.D., assistant professor, Washington University, St. Louis; June 12, 2008, Obesity, online
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined