No deje de comer sano cuando esté de vacaciones

Los expertos señalan que seguir una rutina mantiene el peso bajo control durante las vacaciones

DOMINGO, 13 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Aunque estamos en pleno verano, los niños no deberían dejar sus hábitos alimenticios sanos, recomienda la Dra. Sarah Armstrong, pediatra del Centro médico de la Universidad de Duke.

"Las rutinas se descontrolan y tras un par de días de descanso en la piscina, los niños empiezan a dirigirse al refrigerador o a la cafetería, porque piensan que están hambrientos, cuando lo que están es aburridos", advirtió Armstrong en un comunicado de prensa de la universidad.

Si se añaden cosas como porciones regulares de helado extra para combatir el calor, hot dogs en el estadio y pastelitos de harina en las ferias, y tendrá un cúmulo de malos hábitos durante todo el verano que puede llevar al aumento de peso.

Armstrong ofreció a los padres varias formas de evitar que los niños acumulen peso extra este verano.

Asegúrese de que los niños duermen lo suficiente. La investigación muestra que ir a la cama muy tarde y levantarse tarde son factores de riesgo para el aumento de peso. "Cuando los niños se acuestan tarde, son más propensos a ver televisión y a comer alimentos poco nutritivos como refrigerio", añadió Armstrong.

Además, dormir poco limita la producción de leptina, una hormona que estimula la saciedad. Un menor nivel de leptina significa que los niños se despertarán más hambrientos y que buscarán más alimentos ricos en calorías y carbohidratos.

Cuando los niños se despierten, anímelos a comer un desayuno sano que incluya cosas como batidos de frutas, cereales ricos en fibra, sándwiches de mantequilla de cacahuete y mermelada con pan integral.

Dele un respiro a la comida rápida. En lugar de ir a un sitio de hamburguesas, haga un picnic con alimentos sanos como sándwiches de pavo y ensaladas y vaya al parque o a la playa. Armstrong dijo que es importante "incorporar una proteína en cada comida. Libera la insulina a menor velocidad y mantiene los azúcares en la sangre, y su nivel de energía, en un nivel constante a lo largo del día".

Los padres deberían de analizar el menú del campamento de verano de sus hijos. Si las comidas y los refrigerios no son aceptables, prepare un almuerzo sano para que el niño se lo lleve que incluya carnes magras, verduras crudas y galletas integrales.

Durante el verano, los padres también necesitan limitar el consumo de dulces de los niños y procurar que los niños se mantengan activos.

Más información

La Nemours Foundation tiene más información sobre los niños y la alimentación sana.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTE: Duke University, news release, June 24, 2008
Consumer News in Spanish