Comer más reduce el colesterol

Ingerir varias pequeñas comidas al día es beneficioso, encuentra un estudio británico

Jueves 29 de noviembre (HealthDayNews) -- Una buena manera de reducir el colesterol es ingerir pequeñas comidas durante el día en lugar de uno o dos banquetes, encontró un estudio británico.

El estudio realizado a casi 15,000 personas mayores encontró que quienes comían al menos seis veces al día, sus niveles de colesterol eran aproximadamente 5 por ciento menores que quienes sólo ingerían una o dos comidas, señaló un reportaje en la edición del primero de diciembre de "British Medical Journal".

Eso es casi la misma reducción que se puede alcanzar por los cambios dietéticos que aspiran a reducir el consumo de grasa y colesterol, y se puede reducir el riesgo de cardiopatía en un 10 por ciento a más de un 20 por ciento, indicaron los investigadores.

"Si se aplica la sabiduría popular, tales reducciones podrían tener un impacto sustancial, particular en personas mayores, quienes tienen índices absolutamente mayores de cardiopatía", publicaron.

Es un hallazgo que ha sido reportado en pruebas de laboratorio y pequeños estudios en humanos, indicó la Dra. Kay-Tee Khaw, profesora de gerontología en el Instituto de Salud Pública de la Universidad de Cambridge y directora del grupo investigativo. "Ahora demostramos que esto ocurre en una población humana común y corriente", añadió.

No se sabe por qué comer alimentos más pequeños afecta los niveles del colesterol en la sangre, aseveró Khaw. Una posibilidad es que ingerir grandes comidas motiva a que cambie el metabolismo del cuerpo, activando enzimas hepáticas involucradas en el metabolismo del colesterol, argumentó. Podría ser un mecanismo defensivo que permitiera al cuerpo almacenar la grasa cuando una gran fuente alimentaria se torna asequible.

La investigación utilizó datos recopilados para un estudio europeo sobre el cáncer. Los investigadores de Cambridge se concentraron en los residentes cuyas edades fluctuaban entre los 45 y 75 años, en la ciudad de Norfolk. Estos llenaron cuestionarios detallados sobre factores de riesgo de cardiopatía tales como el peso corporal, el hábito de fumar, la actividad física y la dieta, además se les preguntó con respecto a los hábitos alimentarios.

Más de la mitad de los participantes reportaron ingerir tres o cuatro alimentos al día, con un pequeño número que declaró que comían sólo una o dos y un número mayor que reportó al menos seis comidas. Hubo una disminución constante en los niveles del colesterol en la sangre con el número incrementado de comidas diarias, declararon los investigadores.

Ese hallazgo es "particularmente impactante" ya que las personas que comen frecuentemente ingieren más calorías y más grasa en general que quienes se limitan a una o dos comidas, expusieron.

"Necesitamos considerar no sólo lo que comemos sino con cuánta frecuencia lo comemos", concluyeron.

Los resultados británicos guardan coherencia con los del estudio californiano realizado a mediados de los 1980, señaló la Dr. Elizabeth L. Barrett-Connor, profesora de epidemiología en la Universidad de California, San Diego, quien realizó el estudio anterior.

"Tenemos evidencia persistente del valor de alimentos más frecuentes", argumentó. "Ahora bien, ¿Cómo obtenemos la atención de las personas?"

Una de las formas sería demostrar que la reducción del colesterol disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares, y el estudio británico guarda la promesa de hacer eso, comentó Barrett-Connor.

"Es lo suficientemente prolongado de manera que puedan ver a tiempo si los patrones alimentarios van a afectar la muerte por cardiopatía", expresó. "Es importante demostrar eso".

Qué hacer

"Nuestro consejo a las personas es incrementar primero su ingestión de frutas y vegetales; segundo, reducir el consumo de grasas saturadas, y en adición ampliar a varias comidas el consumo de sus alimentos, en lugar de sólo una para poder derivar beneficios adicionales", recalcó Khaw. "Sería la usual dieta saludable ampliada en pequeñas comidas durante el día".

Para información definitiva sobre la buena alimentación, consulta la Asociación Americana del Corazón, el Instituto Nacional del Corazón, Sangre y Pulmones.

Fuentes: entrevistas con Kay-Tee Khaw, M.D., profesora de gerontología clínica, Instituto de Salud Pública de la Universidad de Cambridge, Cambridge, Inglaterra; Elizabeth L. Barrett-Connor, M.D., profesora de epidemiología, Universidad de California, San Diego; "British Medical Journal", 1 de diciembre de 2001
Consumer News in Spanish