Lunes, 19 de enero (HealthDayNews) -- Ingerir tu plato de pollo favorito podría exponerte a mayores niveles de arsénico de lo que piensas, según investigadores gubernamentales.

Los niveles de arsénico en pollos jóvenes pudieran ser tres o cuatro veces mayor que los otros pollos y carnes, reportaron en la edición de enero de Enviromental Health Perspectives.

Aunque la cantidad de arsénico que ingieren las personas al comer pollo muy bien pudiera estar por debajo de los niveles de consumo diario tolerable, es mayor que los previamente reconocido y pudiera requerir que agencias gubernamentales reevalúen la exposición total de arsénico, concluyeron los autores.

El estudio es el primero en evaluar los niveles de arsénico en pollos y luego calcular cuánto de la sustancia las personas están ingiriendo cuando consumen diferentes cantidades de pollo.

El arsénico es un suplemento alimentario aprobado que los granjeros usan para controlar los parásitos intestinales en animales, particularmente en pollos jóvenes.

"Si estamos tomando más en los pollos, entonces en cierto modo existe menos espacio para el arsénico que tomamos del agua", explicó el autor del estudio Tamar Lasky, anteriormente epidemiólogo en el Departamento de Agricultura y quien ahora labora con los Institutos Nacionales de la Salud.

El pollo es un elemento básico en la dieta estadounidense. Entre 1970 y el 2000, el consumo per cápita casi se duplicó; de un promedio de 40 libra (18 kg) por año a aproximadamente 78 libras (35 kg) por año, informó el Concilio Nacional del Pollo.

El arsénico es un elemento que se produce de modo natural y se encuentra en alimentos, en agua potable y en el ambiente. Pero altos niveles de exposición en la forma inorgánica, tales como la encontrada en preservativos de la madera, insecticidas y herbicidas, puede ser mortal.

Estudios han vinculado la exposición al arsénico al tomar agua con cáncer de la vejiga, pulmones, piel, riñones, vías nasales, hígado y próstata, de acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés). También se asoció con problemas cardiovasculares, pulmonares, inmunológicos, neurológicos y endocrinos.

"Este estudio hace mucho escándalo por nada", indicó Richard Lobb, un portavoz para el Concilio Nacional del Pollo. Los artículos hace numerosas presunciones que no son basadas en datos en el estudio acerca de los niveles de arsénico en el tejido muscular y el hígado de los pollos así como la relación entre arsénico orgánico e inorgánico, sostuvo.

El arsénico en los alimentos avícolas, que representa la forma orgánica menos tóxica, "es utilizada segura y responsablemente por los productores de pollos", añadió Lobb.

Lasky y sus colegas del Servicio de Inspección y Seguridad de Alimentos del Departamento de Agricultura utilizó datos que examinan el arsénico en muestras de hígado de pollo para estimar la cantidad presente en el tejido muscular, la parte que se consume con mayor frecuencia.

Desde 1994 al 2000, la concentración promedio de arsénico en los pollos jóvenes comprende de 0.33 a 0.43 partes por millón.

Los autores multiplicaron sus estimados de arsénico en el tejido muscular del pollo por diferentes niveles de consumo del ave.

Una persona que come una cantidad promedio de pollo cerca de 2 onzas (57 g) por día; podría ingerir 3.6 a 5.2 microgramos de arsénico inorgánico y 5.6 a 8.1 microgramos del total de arsénico al día, encontró.

Por el contrario, el máximo 1 por ciento de la población que consume aproximadamente 12 onzas de pollo al día recibiría más de la sustancia: unos 21 a 31 microgramos de arsénico inorgánico por día y 33 a 47 microgramos de arsénico total por día.

Para alguien que pesa 154 libras (70 kg), esto representa 0.30 a 0.4 microgramos por kilogramo por día de arsénico inorgánico; muy por debajo del consumo diario de 2 microgramos por kilogramos por día, pero aún así una considerable porción del total.

Un comité experto dirigido en conjunto con la Organización de Cultura y Alimentos de las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud determinó el consumo tolerable de arsénico.

"Este artículo en realidad produce el surgimiento de muchas interrogantes para futuras investigaciones, sostuvo Lasky. Es razonable que los consumidores digan, Queremos saber más acerca de esto".

Más información

Conoce más acerca del arsénico de la Agencia Federal de Protección Ambiental, mientras puedes aprender a comer de una forma segura en el portal del gobierno de los Estados Unidos FoodSafety.

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ