Expertos instan a reducir el consumo de trans-grasas en la dieta

No se recomienda un límite superior seguro

Miércoles, 10 de julio (HealthDayNews) -- Los estadounidenses consumen demasiado de una forma de grasa que aumenta los niveles de colesterol "malo" e incrementa el riesgo de ataque cardiaco.

Pero debido que la sustancia está omnipresente en los alimentos, eliminarla de la dieta estadounidense es casi imposible -- y puede tener consecuencias adversas a la salud si las personas involuntariamente dejan de consumir nutrientes clave.

Esa es la conclusión de un panel de expertos asignado por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) mientras evaluaba los llamados trans-ácidos grasos. La FDA ha estado combatiendo unas reglas propuestas para establecer guías para las trans-grasas. Pero aunque la Academia Nacional de Ciencias (NAS, por sus siglas en inglés) dijo que los estadounidenses deben reducir la ingesta de las sustancias lo más posible, no recomendaría un límite superior seguro.

En 1999 la FDA propuso una regla que requería etiquetas para informar acerca del contenido de ácidos trans-ácidos. Para ese tiempo, la agencia sugirió que los fabricantes combinen las grasas saturadas y el contenido de los ácidos trans-grasos en una sola unidad, que podría incluirse tanto en gramos como en porcentaje de ingesta diaria recomendada. La regulación nunca se concluyó.

Christine Lewis Taylor, funcionaria de la FDA a cargo de la nueva regla, dijo que el documento de NAS "nos da la dirección que necesitamos" para completar la regulación. Pero dijo que la agencia ha decidido convertir los ácidos trans-grasos en una nueva categoría.

Taylor dijo que la regla final debe aparecer dentro de seis u ocho meses. La información publicada en el sitio Web de la agencia dijo que la regla prevendría 6,300 a 12,800 casos de enfermedades cardiacas y 2,100 a 4,200 muertes al año.

Alice H. Liechtenstein, experta en nutrición en Tufts University y miembro del panel de NAS, dijo que combinar grasas saturadas trans-grasas en una sola línea sería una solución apropiada. "Aunque el mensaje sobre cómo tratarlas sigue siendo el mismo, quieres proveer un mensaje lo más simple posible y es disminuir el consumo", dijo. "No creo que el consumidor haga algo diferente si se identificara en dos líneas aparte".

La actual guía de etiquetas de consumo de grasas saturadas como las que se encuentran en carnes rojas es 20 gramos diarios, de un total de grasa de 65 gramos diarios.

El grupo de Lichtenstein presenta la Referencia de Consumo Dietético en una variedad de nutrientes, que incluyen grasas, fibra, carbohidratos y proteínas. Las guías estarán disponibles a fines de verano.

Los ácidos trans-grasos son una forma de grasas insaturadas lo que significa que su estructura molecular cuenta con espacio disponible para átomos de hidrógeno encontrados naturalmente en productos lácteos y carnes. Los fabricantes de alimentos los crean cuando procesan aceites en margarina y manteca de pastelería, además también se encuentra en alimentos fritos y horneados.

Una vez considerado relativamente benigno, estudios en la última década han demostrado que comer trans-grasas produce aumento en la lipoproteína de baja densidad (LDL) el colesterol "malo", y aumenta el total de colesterol. Además puede disminuir la lipoproteína de alta densidad (HDL) la grasa "buena" de la sangre, aunque el panel señaló que la evidencia no es consistente.

Debido a que el LDL alto y el total de colesterol están relacionados con enfermedades cardiacas, científicos creen que las personas que consumen alimentos ricos en ácidos trans-grasos son más vulnerables a ataques cardiacos, derrame cerebral y otros problemas cardiovasculares.

El panel revisó una plataforma de estudios sobre ácidos trans-grasos y salud, concentrándose en los que lidian con los efectos de las sustancias en el colesterol y enfermedades cardiacas.

El doctor Walter Willett, experto en nutrición en la Escuela de Salud Pública de Harvard dijo que el mensaje en el reporte de NAS "difícilmente puede ser claro" y la regla de la FDA, cuando llegue, beneficiará a los consumidores. "Si añaden la cantidad específica de trans-grasas en la etiqueta dará a los consumidores información muy valiosa".

Sin embargo, Willet advirtió que algunos fabricantes han comenzado a utilizar las palabras "manteca vegetal" para disfrazar la presencia de aceites parcialmente hidrogenados. "Lo hace muy fácil" para que las personas sepan lo que comen, dijo.

Regina Hildwine directora sénior de rotulación de alimentos y estándares en la Asociación Nacional de Procesadores de Alimentos un grupo conocido en Washington D.C., dijo en el reporte que el informe contenía sorpresas.

Hildwine dijo que los miembros de su grupo no se han opuesto a la inclusión de trans-grasas en la rotulación de empaques. Y añadió que en la última década muchas compañías han dado pasos para reducir las sustancias en sus productos, incluyendo ciertos productos horneados y comestibles para untar.

La mayoría de las trans-grasas en alimentos se produce por aceites parcialmente hidrogenados en sólidos. Así que aparecen búscalos en las etiquetas de los alimentos que compres.

Qué hacer

Para más sobre trans-grasas, visita la Asociación Americana del Corazón o la Administración de Drogas y Alimentos.

Fuentes: Alice H. Lichtenstein, D.Sc. profesora de nutrición, Tufts University, Medford, Mass.; Christine Lewis Taylor, Ph.D., directora de la oficina de productos nutricionales, rotulación y suplementos dietéticos, Administración de Drogas y Alimentos, Rockville, Md.; Regina Hildwine, directora sénior, rotulación de alimentos y estándares, Asociación Nacional de Procesadores de Alimentos, Washington, D.C., Walter Willett, M.D., Dr.P.H., profesor, Escuela de Salud Pública de Harvard, Boston; reporte de la Academia Nacional de Ciencias, 10 de julio de 2002
Consumer News in Spanish