See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Baby boomers necesitan ayuda para rebajar

Expertos ofrecen consejos sobre perder peso

Domingo, 4 de agosto (HealthDayNews) -- Agrandado.

Compra dos galletas, y llévate una gratis.

¿Algún postre con su café?.

Donde quiera que voltees, parece que alguien te está invitando, incluso suplicándote, a comer. En realidad, a que te des un banquete. ¿Por qué comer sólo dos galletas si puedes comer tres por el mismo precio? ¿Por qué ingerir porciones pequeñas cuando puedes despachar la comida de un hambriento?.

Combina estos ágiles anuncios del mercado en masa con nuestra tendencia para ejercitarnos menos de lo que deberíamos, y nuestra batalla con la báscula no es sorprendente. Con razón 61 por ciento de los adultos estadounidenses están clasificados hoy día como en sobrepeso u obesos.

Y si estás del lado de mayores de 49 un trabajo agitado de un boomer (persona nacida en la posguerra) , familia y otras exigencias para ti probablemente es más difícil que para los más jóvenes, cuyo metabolismo no ha comenzado a menguar. Los problemas de peso incrementan con la edad, alcanzado el máximo entre los 45 y 65 años, antes de declinar un poco después, de acuerdo con el Centro Nacional para Estadísticas de Salud.

De forma no sorprendente, la industria alimenticia se torna a la defensiva cuando se le inculpa del ensanchamiento de la cintura de la nación.

Hablando en la reciente asamblea anual del Instituto de Tecnólogos de los Alimentos en Anaheim, Calif., Sheila Cohn, una dietista que labora para la Asociación Nacional de Restaurantes, dijo que los restaurantes sólo están dando a los comensales estadounidenses las alternativas que desean; especialmente desde que ahora gastamos 46.1 por ciento de cada dólar de alimentos en tarifa del restaurante.

En una encuesta de la Asociación Nacional de Restaurantes, 43 por ciento de los encuestados dijeron pedir una gran porción de manera que puedan llevar a su casa y "volver a saborear" la experiencia del restaurante. Según indicó Cohn, sí hay opciones; puedes ordenar la mitad de la porciones, aperitivos como cena, o pedir una parte para llevar.

Sin embargo, otros dietistas indicaron que muchos de nosotros estamos ordenando tamaños más grandes, olvidando todo y limpiado nuestros platos; y eso puede significar una gran cantidad de caloría en exceso.

"La cantidad promedio de calorías para una comida de restaurante sin pan, bebida o postre es de 1,000 a 2,000 calorías", indicó Evelyn Tribole, una dietista quien es autora de numerosos libros, incluyendo "More Healthy Homestyle Cooking", que está por salir en su edición de bolsillo en noviembre.

Por lo tanto, ¿hay alguna manera de filtrar los mensajes de come-come-come, reduciendo el consumo de calorías y viendo una gran diferencia en la balanza? Sí, opinan los dietistas como Tribole, quien aconseja a clientes a perder peso, opinión que comparten los investigadores quienes han estudiado perdedores de peso exitosos. He aquí sus mejores consejos:

  • Come en casa con más frecuencia. "Haz que comer en casa sea una prioridad", sugiere Pamela Anderson, dietista que labora en Santa Monica-UCLA Medical Center. Compra bolsas grandes de zanahorias y otros vegetales que son lavados y pelados y sólo necesitan hervirse al vapor, sugiere Anderson. Obtén ensalada empacada lista para comer que ni siquiera necesite lavarse. Planea comidas antes de tiempo de manera que no te veas tentado a tomar una bolsa de patatas y hacer esa cena.
  • Vuelve a conocer el tamaño apropiado de las porciones. "Los estadounidenses están acostumbrado a agrandarlo todo"., dijo Anderson. Por ejemplo, una porción de tres onzas de carne debe ser aproximadamente del tamaño de un paquete de naipes; una porción de una onzas de queso es casi del tamaño de un dedo pulgar, de acuerdo con la Guía Completa de Nutrición y Alimentos de la Asociación Dietética Americana.
  • Reduce sólo un poco. Come 500 calorías menos al día, Anderson aconseja a sus clientes, y esto se traducirá en una libra (0.45 kg) de menos en una semana, ya que 3,500 calorías quemadas equivale a una libra.
  • Si lo necesitas, busca ayuda profesional. Pide a un doctor la referencia de dietista, sugirió Anderson. Visita el portal de la Asociación Dietética Americana que tiene una sección de "Encuentre un Dietista", por código postal, ciudad y área de especialidad. Cuando te reúnas con un dietista, discute cualquier asunto psicológico que pudieras tener en cuanto a los alimentos, tal como comer cuando te sientas ansioso.
  • Evalúa cómo comes y dónde. "Los boomers y otros se identifican por que realizan múltiples tareas", indicó Tribole. "Comen frente la computadora mientras revisan el correo electrónico. Comen y observan el televisor". Las probabilidades de comer en exceso son altas cuando se realizan dos cosas a la vez, planteó. Come primero. Luego, revisa el correo electrónico.
  • No esperes demasiado para comer. ¿Te encargas de todos los recados en el trabajos y cuando llegas al restaurante o a tu casa estás tan hambriento que te comerías el mantel? Tribole ha escuchado una historia una y otra vez. "En ese punto, el hambre es tanta que ¿a quien le importa?", indicó. Si el desayuno está en la mesa, vas a ir por él. Tal vez todo. Deténte antes que realizar el último recado, antes de que el hambre se torne insaciable, sugirió.
  • Concéntrate en la fibra. "Realmente no puedo destacar suficientes alimentos altos en fibra", dijo Alicia Moag-Stahlberg, una consultora de nutrición y instructora clínica adjunta en el Departamento de Medicina Preventiva de la Escuela Médica de Northwestern University. "Comenzar el desayuno con cereal y manzanas o arándanos (blueberries) ayuda a mantenerte lleno hasta el almuerzo". Desalienta a los Boomers de "pastar" ingerir varias mini-comidas al día porque es demasiado fácil comer en exceso".
  • Aprende de los que han perdido peso. En 1993, investigadores de la Universidad de Colorado y de la Universidad de Pittsburg establecieron una base de datos de personas que tuvieron éxito con la dieta Registro Nacional de Control de Peso y han estado incrementándola desde entonces. Hoy día, hay 2,000 personas recién ingresadas. Cada uno ha perdido al menos 30 libras (13.6 kg) y no las han aumentado en por lo menos un año. Sus estrategias comunes: tomaron en promedio 1,400 calorías al día, 24 por ciento de esas de la grasa, y quemaron 400 calorías al día ejercitándose, por lo general caminando.
Qué hacer

Para más información sobre estrategias de pérdida de peso exitosas, visita el Registro Nacional de Control de Peso. Para recomendación para un dietista, visita la Asociación Dietética Americana.

Fuentes: Pamela Anderson, R.D., dietista, Santa Mónica-UCLA Medical Center, Santa Monica, California.; Evelyn Tribole, R.D., dietista, Irvine, Calif.; Alicia Moag-Stahlberg. R.D., consultora de nutrición Escuela Médica de Northwestern University. Evanston, Ill.; presentación, 18 de junio de 2002, presentación, asamblea anual del Instituto de Tecnólogos de los Alimentos, Anaheim, Calif.; Registro Nacional de Control de Peso
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined