Written by Steven Reinberg

Updated on June 12, 2022

LUNES 12 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- En vista del pánico causado por los productos contaminados que han afectado a los consumidores estadounidenses desde septiembre, las autoridades de salud de los EE.UU. han publicado un borrador con las directrices propuestas para el procesamiento comercial de las verduras y frutas frescas.

Las directrices voluntarias elaboradas por la U.S. Food and Drug Administration sugieren formas en que los procesadores industriales de alimentos pueden minimizar la contaminación de los productos listos para comer con bacterias dañinas que son comunes en el procesamiento de estos productos.

"Los brotes recientes indican claramente que es necesario hacer mucho más para minimizar el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos", dijo durante una teleconferencia de la FDA el Dr. David W.K. Acheson, director de la Oficina de protección alimentaria, comunicación y respuesta de emergencia del Centro de seguridad alimentaria y nutrición aplicada de la FDA. "En teoría, la gran mayoría de las enfermedades transmitidas por alimentos se pueden prevenir".

El pasado septiembre, un brote de contaminación bacteriana por E. coli 0157:H7 en espinacas de California acabó con la vida de tres personas y enfermó a casi 200 en 26 estados de EE.UU. y Canadá. Más tarde durante ese mismo mes, tomates contaminados con salmonella causaron enfermedad grave en 183 personas de 21 estados y Canadá.

En diciembre, las autoridades de salud federales rastrearon otro brote de E. coli en lechugas iceberg usadas en los restaurantes de Taco Bell de todo el noroeste. Ese brote afectó a más de 70 personas en cinco estados.

Las directrices que fueron dadas a conocer el lunes no son obligatorias; la FDA tratará que la industria alimenticia las adopte de forma voluntaria. Las directrices voluntarias son más fáciles de implementar que intentar aprobar una regulación, señaló Nega Beru, director de la Oficina de seguridad alimentaria de la FDA, durante la teleconferencia. "Pero no descartamos la creación de normas", agregó.

Debido a que la mayoría de las empresas de la industria alimenticia ya siguen estas directrices, no existen garantías de que vayan a tener un impacto en lo que parece ser un riesgo creciente de contaminación en los productos listos para consumir, señaló Beru.

"De 1996 a 2006, el 25 por ciento de todos los brotes asociados con productos frescos han estado relacionados con productos listos para consumir", apuntó. "El procesamiento de los productos para transformarlos en alimentos listos para el consumo puede incrementar el riesgo de contaminación bacteriana al romper la barrera natural exterior del producto. Además, el alto grado de manipulación puede incrementar el riesgo de contaminación cruzada".

Parte de la razón del número de brotes observados en los productos listos para consumir es que ahora se producen y consumen en mayor cantidad que en el pasado, dijo Beru.

"Según los datos de los U.S. Centers for Disease Control and Prevention (CDC), el número total de brotes relacionados con productos entre 1998 y 2004 ha sido esencialmente constante", señaló Acheson. "Pero ahora observamos una tendencia en la implicación más frecuente de los alimentos listos para consumir".

Las nuevas directrices, Guide to Minimize Microbial Food Safety Hazards of Fresh-cut Fruits and Vegetables (Guía para minimizar los peligros microbianos en la seguridad alimentaria de frutas y verduras listas para consumir), ofrecen una orientación a los procesadores de tales productos como lechuga picada, tomates en rodajas, ensaladas mixtas, zanahorias tiernas peladas, cogollitos de brócoli, cogollitos de coliflor, tallos de apio cortados, repollo picado, melones cortados, rodajas de piña y pomelo (toronja) en gajos.

Las directrices abarcan la producción, cosecha y procesamiento del producto e incluyen recomendaciones para la salud e higiene personal, operaciones de higienización, y controles de producción y procesamiento desde la especificación del producto hasta el empaquetado, almacenamiento y transporte, señaló Beru.

La FDA también recomienda que los procesadores traten de adoptar las prácticas de seguridad a lo largo de la cadena de suministro, incluidos los horticultores, empacadores, distribuidores, transportistas, importadores, exportadores, minoristas, operadores de servicios de comida, y consumidores.

Acheson señaló que era necesario entender mejor cómo la E. coli y otras bacterias dañinas llegaban al producto fresco así como la mejor forma de evitar la contaminación. "Las directrices se basan en la ciencia actual", dijo. "Pero todavía no tenemos todas las respuestas".

De acuerdo con los CDC la cepa de E. coli O157:H7, la que estuvo asociada al brote de Taco Bell, es una de las cientos de cepas de la bacteria Escherichia coli. Aunque la mayoría son inofensivas, ésta produce una toxina poderosa que puede causar una enfermedad grave.

El germen se encuentra en la mayoría de granjas de ganado vacuno, y la carne puede contaminarse durante el proceso de matanza. Otras posibles fuentes de infecciones transmitidas por alimentos son la lechuga, los germinados, la espinaca, el salami, la leche y los jugos sin pasteurizar.

La infección por E. coli O157:H7 causa a menudo diarrea sanguinolenta grave y cólicos abdominales. Algunas veces, causa diarrea sin sangre o no presenta síntomas. Típicamente, esta enfermedad desaparece a los 5 ó 10 días, de acuerdo con los CDC.

Los consumidores pueden reducir el riesgo de contraer enfermedades a través de productos listos para consumir mediante la refrigeración del producto después de la compra; lavarse las manos, usar utensilios o platos limpios en la preparación del producto; y tirar el producto cuando haya vencido la fecha de caducidad, señaló la FDA.

El viernes, la FDA anunció que el retiro del mercado de la mantequilla de cacahuate (maní) que causó la salmonella y que es procesada por una planta en Georgia aún no ha finalizado. La agencia destacó que se ha ampliado la lista de productos a retirar del mercado para incluir toda la mantequilla de cacahuate de las marcas Peter Pan y Great Value fabricadas por la planta ConAgra en Sylvester desde octubre de 2004. Ambas marcas portan el código de producto 2111, aseguró la FDA.

La FDA no ha dado ninguna razón para la ampliación de la retirada del mercado en la alerta al consumidor del 9 de marzo, aparte de que ha sido el resultado de la información obtenida en su investigación continua acerca de las infecciones por salmonella que han enfermado a más de 400 personas en 42 estados desde mediados de febrero.

Más información

Para más información sobre la seguridad de los alimentos, visite la U.S. Food and Drug Administration.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ