JUEVES 30 de septiembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- A los pacientes con infecciones de las vías urinarias (IVU) se les dice frecuentemente que beban jugo de arándanos para prevenir futuros problemas de la vejiga. Este consejo es más bien vago, ya que no hay datos que muestren cuánta cantidad de la agria bebida deben tomar las personas con fines preventivos.

Ahora, hay pruebas preliminares que sugieren que tomar más es mejor que tomar menos, según un estudio piloto que será presentado en la reunión anual del 1 de octubre de la Infectious Diseases Society of America en Boston.

Los taninos contenidos en los arándanos interactúan con pequeñísimas protuberancias parecidas al pelo en la bacteria E. coli, la causa más común de las IVUs. Las bacterias causantes de la infección pierden su adherencia y, en lugar de adherirse a las paredes de la vejiga y causar infección, se eliminan en la orina.

En el estudio, los investigadores encontraron que beber ocho onzas del jugo logró una reducción del 71 por ciento de la cantidad de la bacteria E. coli que se adhería a las paredes de la vejiga, mientras que una porción de cuatro onzas produjo una reducción de la bacteria del 33 por ciento.

"Básicamente, ocho onzas funcionaron el dos veces mejor que cuatro", afirmó la Dra. Kalpana Gupta, investigadora principal y profesora asistente de medicinas y enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale.

Sin embargo, anotó, dos onzas de jugo de arándano no tenían ningún efecto en prevenir la adherencia de la E. coli. "En nuestro estudio, parece que por lo menos se necesitan cuatro onzas", afirmó Gupta, quien condujo la investigación cuando trabajaba en la Universidad de Washington en Seattle, con fondos obtenidos principalmente de un premio de avance de carrera de los National Institutes of Health.

El efecto preventivo del jugo de arándanos parece depender de la dosis. Los investigadores ya han lanzado un estudio de mayor tamaño sobre este hallazgo, que involucrará muchos más participantes y comparará varias dosis diferentes del jugo.

Aún en esta etapa preliminar, la información da a los médicos una pista sobre qué decir a sus pacientes con IVUs. "No parece haber una cantidad estándar de jugo de arándanos recomendada, así que la información de este estudio de que 'más es mejor' es útil", señaló el Dr. James Cummings, profesor y jefe de la división de urología de la Facultad de Medicina de la Universidad de St. Louis.

Más investigaciones sobre la conexión con el arándano podría ayudar a millones de estadounidenses que sufren de IVUs, especialmente las mujeres, que son más propensas a contraerlas. Las IVUs fueron responsables de más de 8 millones de visitas al médico en 1997, según los datos más recientes de la National Kidney and Urologic Diseases Information Clearinghouse.

La mayoría de personas con IVUs experimentan síntomas, como una urgencia frecuente de orinar y una dolorosa sensación de ardor durante la micción. El problema se trata con medicamentos antibacteriales. Para las mujeres con infecciones recurrentes, los médicos pueden recomendar que beban bastante agua, que orinen cuando sientan ganas, que higienicen el área genital antes del coito y que tomen duchas en lugar de baños para prevenir infecciones futuras. Y algunos médicos sugieren beber jugo de arándanos.

Los investigadores evaluaron las dosis de arándano recolectando orina de tres voluntarios sin síntomas antes de que consumieran cantidades predeterminadas de jugo de arándanos y entre cuatro y seis horas después. El jugo que usaron fue un cóctel de jugo de arándano con un 27 por ciento de jugo de arándanos, del tipo que comúnmente se encuentra en los supermercados.

Luego, los investigadores incubaron E. coli en las muestras de orina y lo combinaron con células de la vejiga humana para ver qué tan bien prevenía el jugo de arándanos que la bacteria se adhiriese a esas células. Ocho onzas del jugo tenían un efecto dos veces mayor que cuatro onzas.

¿Significa esto que las personas que sufren de IVU deben empezar a beber este jugo? "Es demasiado temprano para dar estos consejos", concluyó Gupta.

Estudios de revisión que involucraban principalmente mujeres jóvenes saludables han mostrado que el jugo de arándanos puede ser efectivo, apuntó. Pero todavía no está claro exactamente cuánto jugo es beneficioso, con qué frecuencia deben beberlo las personas que sufren de IVU para evitar recurrencia, si es efectivo en otras poblaciones o qué productos de jugo contienen la cantidad apropiada de taninos activos necesarios para prevenir la infección.

El National Center for Complementary and Alternative Medicine (NCCAM), una unidad de los National Institutes of Health, está patrocinando una serie de estudios que prometen ayudar a responder a algunas de estas preguntas. Gail D. Anderson, profesora de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Washington, está liderando uno de estos estudios, el cual examinará si el jugo de arándanos interactúa con los antibióticos usados para tratar las IVUs. Otros estudios patrocinados por la NCCAM examinarán asuntos relacionados con la eficacia y la seguridad.

El artículo de Gupta es el primero de lo que se espera que sean muchos estudios para determinar la dosis óptima y la eficacia del cóctel de jugo de arándanos, afirmó Anderson.

Por ahora, Gupta sugiere que las personas que buscan prevenir las IVUs hablen sobre beber jugo de arándanos con sus médicos.

Consumir demasiado de la agria bebida no es algo de que preocuparse, ya que la mayoría de profesionales sanitarios afirman que el jugo de arándanos es seguro. Pero la tolerancia es un problema anotó Anderson, ya que "no a todo el mundo le gusta el sabor del jugo de arándanos".

Más Información

Visite la National Kidney and Urologic Diseases Information Clearinghouse para obtener más información sobre las infecciones de las vías urinarias.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ