Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Mejoran los hábitos alimentarios de los estadounidenses

Pero todavía queda un largo trecho para evitar enfermedades transmitidas por alimentos

Viernes, 27 de septiembre (HealthDayNews) -- Echa un vistazo en la cocina estadounidense, y es más probable que veas personas utilizando termómetros de carnes y lavando sus manos antes de tocar el pollo o la carne cruda.

Sin embargo, todavía hay muchos alimentos potencialmente peligrosos como hamburguesas rosadas, huevos y pescado crudos que se sirven en la mesa.

Estos son los resultados de la Encuesta de Seguridad Alimentaria de la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés), un sondeo telefónico a casi 4,500 adultos a través de todo Estados Unidos. La encuesta encontró un progreso general en las prácticas de seguridad alimentaria de 1993 a 2001.

Todavía falta mucho por mejorar.

"Aunque los consumidores reportaron que son más conscientes con respecto a la seguridad de los alimentos y han mejorado sus prácticas en el manejo de alimentos seguros, en realidad, algunos consumidores continúan llevando a cabo prácticas que no son seguras", sostuvo Elsa Murano, subsecretaria para la seguridad de los alimentos del Departamento de Agricultura, que colaboró con la FDA en la investigación.

Dichas prácticas no seguras pueden dar total libertad a una variedad de gérmenes que se transmiten por la comida incluyendo, botulismo, E.coli y salmonela que pueden producir problemas de salud que van desde vómitos y diarrea hasta la muerte.

Los hallazgos de la encuesta reflejaron que:

  • En 1993, 71 por ciento de las personas lavaban sus manos luego de tocar las carnes crudas. En el 2001, 85 por ciento lo hizo.
  • En 1993, 34 por ciento dijo que lavaba sus manos luego de romper huevos crudos. En el 2001, 45 por ciento lo hizo.
  • En 1993, 28 por ciento no lavaba el picador luego de usarlo para carne cruda. En el 2001, ese número había descendido a 13 por ciento.
  • No obstante, el porcentaje de personas que comieron hamburguesas rosadas, filete tártaro (Steak Tartar) y huevos crudos fue relativamente estable. Y más personas reportaron comer pescado, ostras y almejas crudos en el 2001 que en el 1998, la vez pasada que la encuesta fue conducida.
Aunque la mayoría de las noticias son alentadoras, algunos expertos en alimentos creen que los que respondieron a la encuesta pudieron no estar diciendo la verdad.

Estudios de observación, en los cuales se vigila a las personas mientras preparan comidas, desmotaron que el manejo no seguro de alimentos es más predominante de lo que sugeriría una encuesta, señaló Dan Henroid, especialista en seguridad alimentaria en la Iowa State University Extension.

"Existe una gran diferencia entre lo que informan y lo que hacen", argumentó Henroid.

Un ejemplo es lavarse las manos.

"Cuando me lavo las manos, uso jabón y agua caliente", dijo Henroid. "Me froto las manos durante 20 segundos, utilizo una toalla pequeña y no toco mi llave con las manos limpias. Alguna otra persona podría pasar sus manos en agua fría por unos segundos, y luego usar el paño de secar platos al lado del fregadero".

Otra preocupación de los expertos en seguridad alimentaria es "la contaminación cruzada", usualmente del mal manejo de carnes crudas de pollo, pescado o res, indicó Althea Zanecosky, una dietista certificada y portavoz de la Asociación Dietética Americana.

Estás en riesgo de esparcir patógenos que se transportan por alimentos si no te lavas las manos luego de tocar carnes crudas. También es importante lavar bien los platos, los utensilios y el picador de carnes crudas o pescado antes de usarlo para alguna otra cosa.

"Enjuagarlo no es suficiente", expresó Zanecosky. Otra área de preocupación es ingerir alimentos mal cocinados. Para estar seguros de que la carne ha alcanzado una temperatura segura, usa un termómetro para carnes. "Aunque algo ya no tenga el color rosado, no necesariamente significa que está listo", sostuvo Henroid.

Un estudio encontró que una de cada cuatro hamburguesas que aparentaban estar cocinados no habían alcanzado la temperatura interna apropiada para matar las bacterias que ocasionan enfermedades, dijo.

Tocar la carne con el dedo, probarla y saborearla no son formas confiables de saber si algo está listo, añadió.

Que una gran cantidad de personas se enferma en establecimientos de comidas rápidas o en un banquete de bodas, atrae a la prensa. Sin embargo, muchos más casos de envenenamiento por alimentos ocurren en los hogares, indicó Zanecosky.

Qué hacer

Lee los Diez pasos de una cocida saludable de Iowa State University Extension . El Departamento de Agricultura de los EE.UU. tiene más sobre el manejo seguro de alimentos.

Fuentes: Dan Henroid, M.S., R.D., especialista en seguridad alimentaria, Iowa State University Extension, Ames, Iowa; Althea Zanecosky, R.D., portavoz, Asociación Dietética Americana, Filadelfia
Consumer News in Spanish