Píldoras de calcio: No funcionan para riesgo de embarazo

Las píldoras de calcio no evitan la preeclampsia, un aumento peligroso en la presión sanguínea, pero el calcio dietético podría ayudar

Jueves, 18 de octubre (HealthDayNews) He aquí más evidencia que de la madre naturaleza conoce lo que es mejor: Tomar píldoras de calcio no protegerá a una mujer embarazada de una forma peligrosa de presión sanguínea alta, pero comer alimentos ricos en calcio bien podrían hacerlo, dijo un nuevo estudio.

Esto añade una voz al coro de estudios que muestran que los suplementos de calcio se quedan cortos como tratamiento para la preeclampsia, un riesgo, debido a la presión sanguínea, que amenaza la vida, y que puede ocurrir en el tercer trimestre de embarazo. La investigación se presentó en la reciente asamblea anual del Concilio para Investigación de Presión Sanguínea Alta, celebrada en Chicago.

"Podemos añadir nuestra investigación al creciente grupo de datos que indican que las mujeres quienes padecen de hipertensión crónica antes del embarazo no reducirán su riesgo de complicaciones relacionadas con la presión sanguínea durante el embarazo simplemente tomando suplementos de calcio", indicó la autora del estudio, Dra. Phyllis August, Presidenta de la división de hipertensión en New York Weill Cornell Medical Center.

Aunque las mujeres quienes no padecen de hipertensión crónica pueden desarrollar preeclampsia, August dijo que la mujeres cuya presión ya es alta, al entrar al embarazo tienen un riesgo mucho más alto de la condición.

"Esta es una de las razones por las que es tan importante tener la presión sanguínea bajo control antes de concebir", indicó August.

La noción de que los suplementos de calcio podrían ayudar se remonta a varios años, cuando las teorías lo sugirieron por primera vez podría tener un efecto positivo en los vasos sanguíneos, que a su vez podría afectar la presión.

"Desgraciadamente, la idea de que el calcio pudo reducir el riesgo de preeclampsia realmente nunca se apoyó y parece que este estudio ahora sella el destino del calcio. No funciona", señaló el Dr. Michael Silvestein, profesor de obstetricia y ginecología en New York University Medical Center.

Sin embargo, para un número pequeño de mujeres en el estudio, un incremento en calcio dietético pareció tener algunos efectos protectores. Los investigadores informaron que ellos no pueden explicar los hallazgos.

Pero Silverstein cuestionó cualesquiera conclusiones que se pudieran sacar del estudio.

"Este fue un estudio relativamente pequeño, y el problema aquí es que hubo pobre concordancia con el récord dietético, así que no estoy seguro que se haya evaluado apropiadamente", expresó.

El estudio involucró 116 mujeres, todas las cuales habían sido diagnosticadas con presión alta crónica antes de embarazarse. Al comienzo de la 13 semana de embarazo, la mitad del grupo tomó suplementos de calcio en cantidades de 2 gramos por día, mientras la otra mitad tomó un placebo.

Para el final de los embarazos, casi 28 por ciento de la mujeres desarrolló preeclampsia, y otro 7 por ciento desarrolló un rápido ascenso en la presión sanguínea con indicaciones de preeclampsia.

"Cuando se combinaron las dos condiciones, las mujeres en ambos grupos las que tomaron el suplemento de calcio y las que tomaron placebo tuvieron riesgos casi idénticos de preeclampsia", dijo August. Para ayudar a garantizar la precisión de los hallazgos, el estudió controló las razas y la cantidad de hijos previos factores que pudieron haber afectado el resultado.

Los investigadores señalaron que los expedientes dietéticos para los tres días antes de que comenzara el estudio mostraron que las mujeres quienes tenían un consumo bajo de alimentos ricos en calcio terminaron desarrollando preeclampsia, mientras que aquellas con un consumo más alto tuvo un riesgo reducido. Desgraciadamente, sólo un tercio de las mujeres en el estudio fueron capaces de recordar su dieta de pre-entrada, así que estadísticamente los hallazgos permanecen incompletos.

Los factores de riesgo para preeclampsia que arrojaron luz en el estudio incluyeron la presión sanguínea sistólica (cuando el corazón se contrae) mayor de 140 en las 20 semanas de embarazo, y un historial previo de preeclampsia de otro embarazo.

También haciendo una diferencia, expresó August, eran mayores los niveles normales de tres cuerpos químicos a nivel de la semana 20: ácido úrico, hormona paratiroides y niveles celulares de calcio.

Qué hacer

Aunque los suplementos de calcio pueden no ayudar a evitar la preeclampsia, los doctores te recuerdan que continúan desempeñado una función importante en ayudar a las mujeres en alcanzar el calcio requerido durante el embarazo que es aproximadamente 1,500 mg al día.

"Digo a mis pacientes que necesitan cinco porciones de calcio al día cerca de 300 mg por porción", dijo Silverstein. Obtener calcio de fuentes lácteas bajas en grasa es importante, indicó, pero no puedes consumir suficiente, los suplementos de calcio pueden ser muy útiles.

Para más sobre la presión sanguínea y el embarazo, visita la Fundación de Preeclampsia aquí.

Para aprender más acerca de los beneficios a la salud del calcio incluyendo las mejores fuentes dietéticas, presiona aquí.

Para más información sobre suplementos de calcio, presiona aquí. Para más sobre tratamientos para la presión sanguínea, presiona aquí.

FUENTES: entrevistas con Phyllis August, M.D., autora del estudio, directora de División de Hipertensión, New York Weill Cornell Medical Center; Michael Silverstein, M.D., profesor de obstetricia y ginecología, New York University Medical Center, presentación de estudio en la asamblea anual del Council for High Blood Pressure Research, septiembre 2001, Chicago, Illinois
Consumer News in Spanish